Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

DESARROLLO del adolescente de 11 a 14 años. “Ampliando su mundo: conocimientos y relaciones”

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 23-10-2013

La adolescencia es una época de transición entre la infancia y la juventud.

Su duración es variable. Comienza con la aparición de los caracteres sexuales secundarios y termina con la conclusión del crecimiento (de los 12 a los 18 años aproximadamente).

Cambios físicos

La pubertad da lugar a la trasformación del cuerpo infantil en cuerpo de adulto. Dura unos 2,5 años.

El desarrollo sexual puede ocurrir a partir de los 8 años en chicas y 9 años en chicos. Antes de esa edad, se hablaría de pubertad precoz. Si no hay signos antes de los 14 años en chicas y los 15 años en chicos se llama pubertad retrasada.

Imagen corporal

Los cambios físicos, cambian la percepción de su propio cuerpo. Esto precisa una adaptación. Dependiendo de la atención que le preste el adolescente puede generar conflictos.

Aparecen los primeros impulsos sexuales. Su intensidad produce cierta angustia. Se encuentra inseguro ante sus sentimientos. Siente presión por la potencia de sus apetencias sexuales y se siente limitado por las normas y costumbres sociales.

La necesidad de contacto afectivo-sexual se encuentra amenazada por la percepción estética que tiene de su físico y el miedo a ser rechazado por el otro/a. 

Desarrollo intelectual

En la adolescencia la inteligencia alcanza su pleno desarrollo.

Se interesan por los problemas alejados de la realidad inmediata.

Son egocéntricos.

Su pensamiento es lógico. Tienen gran capacidad crítica.

Desarrollo afectivo

Es un periodo muy turbulento. Vuelven a salir a la superficie conflictos emocionales no resueltos en los periodos previos.

No es raro que vuelvan conductas de los primeros años de la infancia como glotonería o anorexia, suciedad, desaliño, obstinación, egocentrismo, rivalidad, celos etc.

Es muy sensible ante su propia autoestima. Soporta mal los descensos de la misma. Esto le causa gran angustia y trata de mejorarla. Pero muchas veces no sabe como conseguirlo y adopta conductas desafiantes, inadecuadas, rebeldes o ineficaces.

Tienen intensos sentimientos interiores ante los que se avergüenza, especialmente los de carácter afectuoso. Cuando siente aflorar esos sentimientos reacciona de manera brusca.

Comienza a definirse su personalidad.

Hay un conflicto entre dependencia-independencia. Tienen grandes necesidades de lograr su autonomía e identidad personal. Se dan cuenta de quiénes son distintos de su entorno familiar e inician la relación con otros de su edad generalmente del mismo sexo. Se distancian de los padres y familia. Los amigos y más tarde la pareja, comienzan a ser lo más importante para ellos.

Hablar con ellos puede hacerse difícil con fases de rebeldía y discusiones frecuentes

No es raro que se muestren desafiantes e incumplan órdenes y normas. Generalmente esta actitud provocadora con reacciones exageradas aparece de forma aislada y va mejorando con el tiempo.

Desarrollo social

Empiezan a entender el valor del grupo. Comienzan a asociarse, apuntarse a equipos, clubes. La dificultad de integración en grupos puede llevar al aislamiento o inclusión en otros grupos menos deseables (bandas, sectas).

Sentirse mayor, independiente, ser aceptado por un grupo, querer experimentar les lleva a veces a fumar el primer pitillo o empezar a beber. Aquí los padres juegan un papel importante en la prevención. El consumo inicial de estas drogas “socialmente aceptadas” se amplía a veces a otras como los porros, derivados de cocaína etc.

El adolescente es constantemente tentado por reclamos publicitarios que le invitan al consumo, aunque carecen de poder adquisitivo.

Se espera de él que haga una elección profesional adecuada, aunque carece de experiencia.

Se espera de él un comportamiento responsable respecto al sexo cuando aún no ha aprendido a conocerlo.

 

Fecha de publicación: 23-10-2013
Autor/es: