Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Es verdad que la piel tiene memoria?

Artículo relacionado: http://bit.ly/2xiPXgo

Área de usuario

Rincones de lectura también para nuestros pequeños

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro” (Groucho Marx).

¡Otro año más con vosotros! Nuestro “mes de la lectura 2018”

Compartiendo con vosotros el mes de abril, en el que se celebra el Día Internacional del Libro y en el que instituciones, asociaciones, colegios y profesionales docentes y sanitarios nos “empeñamos” en recordaros lo importante que es leer a todas las edades.

Y para que podáis facilitar a vuestros hijos e hijas, la adquisición de este hábito tan saludable y tan conveniente para su desarrollo integral, os sugerimos otra vez nuevas ideas y propuestas, que pensamos os serán útiles.

¡Empezamos con nuestra primera propuesta!

Tanto si a vuestro hijo/a no le gusta leer, como si os parece que le va a entusiasmar, esta idea seguro que se lo va a poner más fácil y atractivo. 

¡Un rincón de lectura para niños!

¿Y cómo podemos hacerlo? Unas sencillas recomendaciones serán suficientes. Vamos a ello.

No hace falta una casa muy grande. Ni comprar nada especial. Cada familia se puede adaptar a sus posibilidades. Lo importante es que los niños tengan su propio lugar en la casa para leer, relajarse y dejarse llevar por la imaginación. Un espacio sólo para esto.

Para conseguir que sea un rincón acogedor donde puedan disfrutar, os aconsejamos:

1. Que tenga luz, ¡mucha luz! Natural, si es posible, o una buena iluminación.

La luz natural es la más agradable para un buen rato de lectura. ¿Podría ser junto a una ventana? Es bueno para la vista.

2. Tened los libros siempre al alcance de los niños/as.

Para facilitar que ellos mismos puedan usarlos sin depender de vuestra ayuda. Se puede utilizar cualquier contenedor o estante, pero si las portadas están a la vista, de cara a ellos, les será más llamativo y podrán escoger ellos mismos. Poned los libros a su altura.

3. Que disponga de un asiento cómodo para leer.

Una mini mecedora, un sillón, un butacón, una alfombra mullida en el suelo, una colchoneta  y unos cojines. Lo importante es que aunque estén en el suelo, estén cómodos, aislados del frío, ¡y blanditos!

4. Cread un espacio “mágico”, un lugar secreto, como de cuento, para ellos.

¡A los niños les encanta! No hace falta mucho. Algunos posters o dibujos hechos por ellos mismos, unos banderines, unos cojines de colores, una cortina o una tela  a modo de tienda de campaña o una cabaña…  Estos espacios seguro que les atraen. ¡Son divertidos!

Si tenéis un jardín, también se puede hacer en el exterior.

5. Que sea al gusto del propio niño.

Vosotros los conocéis. Sabéis lo que más les gusta. Pensad en esto cuando creéis este lugar para ellos. Pedidles opinión. Que participen en elegir los colores, los cojines, los peluches…

Si se sienten a gusto en este rincón, rodeados de sus libros favoritos y en vuestra compañía, habréis conseguido empezar una buena relación con la lectura.

Pero también hay otros aspectos que harán que este rincón cumpla mejor su función:

  • Es bueno que esté ordenado. Ayuda a la concentración. Se les puede enseñar el hábito de recoger los libros después de acabar de usarlos desde bien pequeños. Conforme crezcan, podrán aprender a clasificarlos y organizarlos.
  • Conviene que no haya pantallas o dispositivos electrónicos que puedan favorecer la distracción del niño. Salvo libros electrónicos, siempre que no sean tabletas. ¡Este rincón es sólo para leer!
  • Es recomendable no llenar las estanterías con demasiados libros. Es mejor ir cambiándolos de vez en cuando.
  • El diseño del rincón de lectura puede variar según la época del año o según el “cuento o la historia” preferida del niño en distintos momentos.
  • Si en casa disponéis de una biblioteca familiar con una buena selección de libros, revistas, cómics, catálogos, diccionarios, etc, vuestros hijos podrán poco a poco ir interesándose por ellos, e incorporarlos a sus lecturas.
  • El tipo de libros de que dispongan en su rincón, debe ser variado pero, sobre todo, de su interés. Son ellos los que los van a leer y a escuchar cuando se los leáis.

Y finalmente queremos hacer hincapié en que este espacio no debe ser un lugar de castigo. A leer, se tiene que ir de buen grado. Quizá algún día no le apetezca. Podéis convencerlo, “seducirlo” pero no obligarlo. ¡Hay otros trucos! Pero, de éstos hablaremos una de estas semanas. ¡Estad atentos!

Fecha de publicación: 3-04-2018