Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Cubrir o tapar una hernia de ombligo hace que se cierre antes?

Artículo relacionado: http://bit.ly/30mPyqN

Área de usuario

DERECHO DE LOS NIÑOS A ESCUCHAR CUENTOS

1. Todo niño, sin distinción de raza, idioma o religión, tiene derecho a escuchar los cuentos más hermosos de todas las tradiciones orales de los pueblos, especialmente aquellos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.

2. Todo niño tiene pleno derecho a exigir que sus padres le cuenten cuentos a cualquier hora del día. Aquellos padres que sean sorprendidos negándose a contar un cuento a un niño, no sólo incurren en un grave delito de omisión culposa, sino que se están autocondenando a que sus hijos jamás les vuelvan a pedir otro cuento.

3. Todo niño que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando éste lo haga con amor y ternura, que es como se deben contar los cuentos.

4. Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que, por diversas razones, no tengan abuelos que se los cuenten. Del mismo modo, aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde, con entera libertad, podrán contar cuantos cuentos quieran.

5. Todo niño está en el derecho de saber quiénes son HANS CHRISTIAN ANDERSEN, los hermanos GRIMM, ELENA FORTÚN, LEWIS CARROLL, CARLO COLLODI, EMILIO SALGARI, GLORIA FUERTES, MICHAEL ENDE, ELSA BORNEMAN, SYRIA POLETTI, Mª ELENA WALSH, ROALD DAHL…, entre muchos otros. Las personas adultas están en la obligación de poner al alcance de los niños y niñas todos los libros, cuentos y poemas de estos autores.

6. Todo niño goza a plenitud del derecho a conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país. En el caso de los niños de pueblos indígenas, éstos tienen perfecto derecho a enterarse de sus relatos y cuentos folklóricos, así como de toda aquella literatura creada por su pueblo.

7. El niño tiene derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como modificar los ya existentes, creando su propia versión. En aquellos casos de niños muy influidos por la televisión, sus padres están en la obligación de descontaminarlos conduciéndolos por los caminos de la imaginación de la mano de un buen libro de cuentos infantiles.

8. El niño tiene derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos. Lo único obligatorio es que éstos sean hermosos e interesantes.

9. El niño siempre tiene derecho a pedir otro cuento, y también a pedir que le cuenten un millón de veces el mismo cuento.

10. Todo niño, por último, tiene derecho a crecer acompañado de las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y de Sandokán, del gato que tenía unas botas de siete legüas, de la escuela de las hadas, de las historias del sapo, de la señora Planchita, del colorín colorado de los cuentos y del inmortal “Había una vez...”, palabras mágicas que abren las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez… Y de la vida.

NOTA: Este manifiesto circula de modo anónimo entre los cuentacuentos latinoamericanos desde hace varias décadas. Apareció publicado por primera vez en Venezuela en los años 70 del siglo pasado, y existen múltiples variantes españolas, colombianas, cubanas, argentinas y mexicanas.

Descárgatelo en pdf: Derecho de los Niños a Escuchar Cuentos

 

10 Ideas para crear buenos lectores

El centro virtual Leer.es es una iniciativa del Ministerio de Educación que tiene la voluntad de contribuir al fomento de la lectura y, especialmente, a la mejora de nuestra competencia en comunicación lingüística, esencial para conseguir transformar la información en conocimiento. Leer.es pretende transmitir el entusiasmo por la lectura y animar a su práctica, así como aportar materiales y consejos para los docentes y las familias. Y nos propone 10 Ideas para crear buenos lectores.

10 Ideas para padres:

Organizarse
La desorganización puede estar reñida con la lectura. Ayudémosles a organizarse: su tiempo, su biblioteca...
Ser constantes
Todos los días hay que reservar un tiempo para leer. Busquemos momentos relajados, con buena disposición para la lectura.
Pedir consejo
El colegio, las bibliotecas, las librerías y sus especialistas serán excelentes aliados. Hagámosles una visita.
Escuchar
En las preguntas de los niños y los adolescentes está el camino para seguir aprendiendo. Estemos pendientes de sus dudas.
Estimular, alentar
Cualquier situación puede proporcionar motivos para llegar a los libros. Dejemos siempre libros apetecibles al alcance de nuestros hijos.
Dar ejemplo
Las personas adultas somos un modelo de lectura para niños y jóvenes. Leamos delante de ellos, disfrutemos leyendo.
Respetar
Los lectores tienen derecho a elegir. Estemos pendientes de sus gustos y de cómo evolucionan.
Proponer, no imponer
Es mejor sugerir que imponer. Evitemos tratar la lectura como una obligación.
Acompañar
El apoyo de la familia es necesario en todas las edades. No los dejemos solos cuando aparentemente saben leer.
Compartir
El placer de la lectura se contagia leyendo juntos. Leamos cuentos, novela, cómics, en Internet...

Y 10 Ideas para Niños: Para ser un buen lector, una buena lectora, ¿qué puedes hacer?

Organiza bien tu biblioteca
¿Tienes tus libros bien ordenados? ¿Has reservado algún lugar especial para guardarlos?
Piensa que tus amigas, tus amigos, son los mejores compañeros de lecturas
¿Has intercambiado alguna vez los libros con tus amigos? ¿Habéis jugado a contaros historias: las más misteriosas, aventureras, inquietantes, divertidas…?
Aprovecha cualquier ocasión para leer
Cualquier motivo puede ser bueno para conseguir los mejores libros: cuando prepares tus vacaciones, cuando quieras aprender cosas nuevas, cuando te apetezca leer las historias más fascinantes… ¿Por qué no das ideas a tus padres para que te regalen más libros?
Pide consejo: a tus padres, a tus profes, al bibliotecario, al librero…
Si no sabes qué leer, si te has atascado con algún libro, pide ayuda. Tus profesores, tus padres, el librero o el bibliotecario de la zona, algún amigo o amiga…, seguro que ellos se les ocurren muchas ideas.
Si te apetece leer, lee. No te distraigas con otras cosas
¿Hay veces que tienes unas ganas irresistibles de leer?
No te quedes con ninguna duda
Siempre que estés leyendo, a solas, o con tus padres, o en el cole, no te quedes con ninguna duda. Si no entiendes algo, pregúntalo. Los mayores saben muchas cosas que pueden ayudarte. Ellos sí que son buenos lectores.
Fíjate bien en cómo leen las personas mayores
¿Te has dado cuenta de todo lo que hacen los mayores mientras leen? ¿Has visto lo bien que lo pasan leyendo? Cuando lean tus padres, tus hermanos, tus abuelos…no te pierdas ningún detalle.
Visita la librería y la biblioteca más próximas
¿Conoces la biblioteca más cercana? ¿Y la librería? ¿Por qué no pides a tus padres que te acompañen? Allí te enseñarán las últimas novedades y te recomendarán libros sobre tus temas favoritos. Además, puedes hacerte el carné de lector. ¿O lo tienes ya?
Busca cualquier disculpa para que te lean y te cuenten cuentos
¿Te gusta que te cuenten historias? ¿Y que alguien lea en voz alta?
Todos los días, resérvate un rato para leer
Después de merendar, antes de dormir… ¿cuál es tu momento preferido?

Descárgatelo en pdf: Para ser un buen lector, una buena lectora, ¿qué puedes hacer?

Fecha de publicación: 27-03-2013