Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Abril, Mes de la Lectura (III)

¿Qué os pareció la propuesta de la semana pasada?

En esta ocasión nos cuentan cómo surgió la idea y como se puso en marcha un “club de lectura” entre madres, hijas y profesoras, donde compartir libros y lecturas y donde debatir sus opiniones a la vez que se establecen lazos y relaciones muy satisfactorias, según nos cuentan. ¿Os apetece la idea?

Disfrutar de la lectura en un club

De una conversación casual con una alumna de 3º de ESO, 15 años, pueden surgir muchas cosas. En este caso, lo que surgió fue un club de lectura que a día de hoy tiene un año de vida y nueve lecturas compartidas y disfrutadas al máximo.

Soy profesora de Lengua y literatura en un instituto de secundaria de la Comunidad Valenciana y llevo veinte años trabajando con adolescentes. Es la primera vez que pongo en marcha una iniciativa como esta y estamos plenamente satisfechas con la experiencia. Realmente, nuestra preocupación por la lectura, su fomento y su disfrute es importante y siempre estamos atentas a todo aquello que podamos hacer para acercar los libros al alumnado. En aquella conversación con Lucía sobre la novela 'Sentido y sensibilidad' me di cuenta de que hay alumnado en las aulas que tiene afición a la lectura pero con el que es difícil llegar a profundizar en este sentido por el devenir de las clases, los horarios, las tareas escolares y los currículos. Pensé que buscar un espacio fuera del aula para encontrarnos con la lectura podría estar bien siempre y cuando todo fuera lúdico, voluntario, con la principal finalidad de disfrutar.

Y por qué no abrirlo a las familias como un espacio de acercamiento al centro educativo de sus hijos e hijas, un punto de encuentro entre diferentes generaciones donde lo que nos une es una afición: la lectura. Con esta sencilla intención nació el Club de Lectura 'Con libros y a lo loco', del IES Henri Matisse de Paterna.

Después de aquella conversación, comenté en clase, sin muchas esperanzas, la verdad, la idea que había tenido y a los pocos días unas alumnas me insistieron en que sus madres y ellas mismas querían saber cuándo empezaría a funcionar el club. Tras compartir la iniciativa con otra compañera, profesora de Tecnología y gran aficionada a la lectura, ambas decidimos montar el club y comenzar con las tertulias literarias.

La dinámica de funcionamiento del club es la siguiente: nos reunimos un viernes por la tarde o tarde-noche al mes y realizamos una tertulia sobre el libro que todas hemos leído en común ese mes. Somos doce personas, once mujeres y un hombre. En esas reuniones se habla, se ríe, se comparte, se come y, sobre todo, se aprende escuchando a las demás. Es sumamente enriquecedor y motivador para todas compartir opiniones y lecturas con otras mujeres de diferentes edades y perfiles humanos y profesionales. En este contexto, se desdibujan los perfiles y los roles, y nos convertimos en lectoras ávidas de contar lo que nos ha parecido la obra en cuestión y escuchar lo que las otras tienen que decir. Finalmente, fijamos una nueva lectura para ese mes y una fecha para el próximo encuentro. Cada vez es una persona del club la que propone la lectura.

Además, contamos con un blog en el que vamos escribiendo nuestras vivencias y opiniones sobre los libros que compartimos. También contamos con una cuenta en Twitter mediante la que difundimos nuestra actividad y tratamos de fomentar la lectura con artículos, reseñas, reflexiones sobre literatura y lectura en general. Estas herramientas digitales y perfiles en redes sociales tienen varias finalidades. Por una parte, dotan la experiencia de leer de una dimensión mucho más social y rica ya que se pone en valor una actividad interesante y valiosa que se realiza en nuestro centro con actores de todos los sectores de la comunidad educativa; Por otra parte, hacen que la lectura sea más atractiva para los adolescentes puesto que la acercamos a un lenguaje y un contexto muy afines a ellos, tremendamente atrayente. Por último, convertimos a los lectores en protagonistas absolutos de su lectura; todas las integrantes del club escriben reseñas de los libros seleccionados o crónicas de nuestras reuniones que acompañamos con fotos de nuestros encuentros, de los libros, etc. en el blog y que son compartidas en la Red. Además, la página web de nuestro centro tiene un apartado especial para el club de lectura que está constantemente actualizado.

En fin, esta experiencia que surgió casi como un juego ha resultado ser una potente herramienta de fomento de la lectura en el entorno adolescente, tenemos seguidores en todos los sectores de la comunidad educativa: alumnado, familias y profesorado. El reto ahora es doble: consolidar el club, cosa que creemos casi conseguida; y atraer al público masculino ya que sólo hay un hombre entre nuestras integrantes. Esperamos conseguir estos fines, seguir disfrutando con los libros y compartirlo en la Red.

Blog: http://clubdelecturaieshenrimatisse.blogspot.com.es/

Twitter: @LecturaMatisse

Web del IES Henri Matisse: www.ieshenrimatisse.es

Autora: Ana Hernandez Sesa

¿Qué os ha parecido la idea? De un momento, de una conversación surge una oportunidad. ¿Os animáis?

Fecha de publicación: 15-04-2017