Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

¿Existen alternativas a la guardería?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 28-09-2011

En el hecho de plantearse o no la asistencia a guardería, además de los posibles beneficios o problemas para los niños, hay que tener en cuenta las necesidades de los padres. La situación sociolaboral actual (trabajo de los dos miembros de la pareja, familias monoparentales, etc.) hace que los padres tengan que derivar el cuidado de sus hijos de menos de 3 años a otras personas durante su jornada laboral.

¿Existe algo diferente a las guarderías para el cuidado infantil?

Sí. Hay tres formas de atención a los niños:

  • El cuidado en el propio domicilio,
  • el cuidado fuera de casa en grupos pequeños (familyday-care)
  • y la que está más extendida en nuestro medio, el cuidado en guardería en grupos mayores.

El principal problema que ocasionan las guarderías es un mayor número de infecciones, sobre todo respiratorias (catarrootitis, bronquitis o neumonías) y diarreas.

Entre un 30 y un 50% de estas infecciones podrían estar relacionadas con la asistencia a guarderías. En general, estas enfermedades no suelen ser graves y suceden en el período inmediato de incorporación del niño a la guardería, no continuando en los años siguientes.

El riesgo de padecer enfermedades disminuye en relación al número de niños atendidos. Así, en la guardería habitual se producen más infecciones que en la atención de grupos pequeños en domicilios ajenos a las familias (familyday-care), y en ésta última más que en los atendidos en el medio familiar. Este tipo de instituciones, habituales en los países europeos, se están iniciando en nuestro país.

Las denominadas “escuelas infantiles” tienen una regulación específica del Ministerio de Educación y Ciencia (adaptada por las comunidades autónomas). El número máximo de niños de 0 a 1 año por aula es de 7 a 8, de 1 a 2 años 13 por aula y de más de 2 años de 18 a 20. Sobre las características, regulación y tipos de guarderías existentes hay información en otros artículos de nuestra Web Familia y Salud, por lo que ahora nos centraremos en las otras formas de atención infantil. Puede leer:

¿Hay que educar o cuidar a los niños?

La guardería y los nidos familiares (familyday-care) parten de una concepción diferente de la atención infantil. La guardería considera que la atención infantil forma parte del proceso educativo. Los nidos familiares, en cambio, consideran que dicha antención forma parte de la asistencia social y, por tanto, fuera del ámbito educativo. Así en nuestro país, si buscamos la opción de nidos familiares lo más frecuente es encontrarlos en iniciativas de centros privados en régimen de cooperativa. 

¿Qué son los nidos familiares (familyday-care)?

Son una forma alternativa a las guarderías en el cuidado de niños de 0 a 3 años.

  • Suele estar en el piso o casa de la propia cuidadora, que debe de estar convenientemente adaptado.
  • El número de bebés por piso/cuidadora es de entre 3 y 4.
  • El espacio debe tener un mínimo de 8 metros cuadrados por niño y no tener barreras arquitectónicas.
  • Las cuidadoras o “madres de día” deben estar formadas en atención infantil (con un mínimo de 250 horas del Módulo Superior de Educación Infantil).
  • Otra de las características de este tipo de atención es que el horario es muy flexible y se adecua a las necesidades de cada caso para facilitar la conciliación laboral y familiar.

Cuidador en la propia casa

Para algunas familias esta es la mejor opción.

Las principales ventajas son:

  • la posibilidad de que su hijo reciba una atención más personalizada,
  • exposición limitada a las enfermedades transmisibles como resfriados, gripes, diarreas,...,
  • y la comodidad de que el niño esté en un entorno familiar.

Existe dificultad para encontrar personas cualificadas para este fin. Dependiendo de la edad del niño, el cuidador debería hacer actividades (tiempo de juego, paseos etc.) y educar en normas (de acuerdo con los padres).

¿Cuál es el principal inconveniente de estas formas de cuidado alternativo?

Tanto en el cuidado en nidos familiares como en la propia casa, el mayor problema se da cuando el cuidador tiene que ausentarse (por enfermedad, vacaciones u otro motivo). Para estos casos hay que tener previsto un 'plan B'.

¿Cuáles son las claves para optar por alguna de estas alternativas?

Las preguntas más frecuentes que nos haremos como padres tienen que ver con:

- Horario: ¿Hay diversas opciones de horarios? ¿Es el horario flexible?

- Disponibilidad: ¿Existe la posibilidad de que por imprevistos los padres/madres puedan recoger a sus hijos más tarde de la hora prevista?

- Autorización y acreditación: ¿Esta el centro habilitado en algún registro oficial y el cuidador acreditado de forma conveniente?

- En caso de enfermedad: ¿Qué solución ofrecen cuando el niño está enfermo?  ¿Y cuando está enfermo el cuidador?

- Personal: ¿Cuál es la preparación profesional y educativa del encargado del cuidado? ¿Es un requisito que el personal esté entrenado para dar reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios?

Si las respuestas a todas estas preguntas son satisfactorias, estaríamos ante una opción alternativa a la guardería adecuada para el cuidado infantil.

Conclusiones

La guardería convencional o centro de educación infantil no es la única opción para los padres que precisan que sus niños sean cuidados por otras personas mientras trabajan.

Las tres opciones presentadas (guarderías, nidos familiares, cuidado en el propio hogar) tienen sus ventajas e inconvenientes. Es función de los padres, según las posibilidades económicas y opciones personales, la elección de uno u otro.

Se aconseja retrasar lo más posible la entrada de los niños en la guardería, para que su sistema defensivo contra las infecciones esté más maduro.

Fecha de publicación: 28-09-2011
Última fecha de actualización: 26-09-2017
Autor/es: