Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

El juego de los 2-5 años

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 6-12-2014

Jugar influye directamente en el desarrollo de los niños. Los juguetes entran en escena para acompañar, ser tocados y mirados. A medida que el niño crece e interactúa con ellos pasan a ser herramientas de aprendizaje.

Esta realidad es una responsabilidad tanto para adultos como para padres. Jugar es siempre una excelente actividad. Pero en cada edad tiene aspectos especiales o diferenciales según el momento psicoevolutivo del niño.

¿Qué juguete es seguro a estas edades?

Hay una gran oferta de juguetes en el mercado. Esto hace imprescindible su supervisión siempre. Tamaño y formas, propiedades mecánicas, piezas, toxicidad de algunos materiales, etc., son datos a tener en cuenta. Se deben usar juguetes que cumplan normas de seguridad según la normativa legal vigente. (Real Decreto 204/1995, de 10 de febrero, por el que se modifica las normas de seguridad de los juguetes, aprobadas por el RD 880/1990, de 29 de junio.)

Hasta los tres años hace falta una atención más estricta. En el etiquetado debe constar de forma visible, legible e indeleble que cumple la normativa en materia de seguridad. Y también la simbología que indique si piezas o componentes son un riesgo para los menores de esa edad.

Hemos de leer atentamente toda la información que acompaña al juguete. Hay que seguir sus instrucciones de uso. Se debe supervisar el juguete una vez desembalado y estar siempre atentos al desarrollo del juego.

¿Qué es y qué no es “juguete”?

En el hogar y fuera de él hay muchos objetos sencillos y cotidianos que en las manos de los niños, se convierten en elementos lúdicos, en juguetes. Pueden mantener su dimensión original o, bien, ser usados para otros fines completamente diferentes (juego simbólico).

Pero hemos de estar alerta puesto que no cualquier objeto es apto para convertirse en un juguete. Incluso alguno puede ser potencialmente peligroso. A esta edad, no se deben usar artículos alimentados por la corriente eléctrica, o si tienen piezas muy pequeñas, con puntas o filos cortantes, materiales con pintura y tintes no homologados.

¿Qué juguete es el adecuado en estas edades?

Entre los 2-5 años se desarrollan y adquieren habilidades cognitivas, motrices y lingüísticas. Éstas deben guiar la elección del juguete. Algunas de estas habilidades son: el habla y la comprensión del lenguaje oral, expresión de emociones, mayor desarrollo psicomotor grueso y fino, descubrimiento del entorno familiar y social, y el juego simbólico y con los iguales, entre otros.

Para las características del desarrollo propias de estas edades se han de tener en cuenta juguetes de movimientos gruesos (triciclos, bicicletas, toboganes) y finos (plastilina, mecanos, de construcción), para expresarse e imaginar (pizarras, pinturas, instrumentos musicales, marionetas, disfraces), muñecos, personajes o animalitos (familias de ellos), puzzles, y juegos de mesas sencillos para compartir con los iguales.

Al mismo tiempo, debemos ofrecerles a los niños espacios en el hogar y en exteriores: en la playa o la piscina, en el campo, parques, etc., para jugar. Ahí podrán desarrollar la imitación de sus iguales, su fantasía, creatividad y el juego compartido con reglas, normas y valores morales. El juego es siempre desarrollo intelectual, emocional y social.

      

Imagen 1. Marina juega con juguetes de agua, en estas edades el agua es uno de los elementos favoritos

¿Qué es mejor: juguetes para jugar o juguetes para aprender?

Que los juguetes median para el aprendizaje no tiene duda alguna. De hecho, el juego es casi el mejor recurso educativo. Algunos fracasos escolares podrían incluso prevenirse a través de juegos que enseñen a manejar la inteligencia en los primeros años de la escolarización obligatoria.

Desde que el niño empieza a jugar en los primeros meses de vida ya está aprendiendo a través de dicha actividad. Jugar y aprender no pueden separarse. Sin embargo, a partir de los 6 años casi no se usa el juego dentro de las aulas como metodología didáctica (no hablamos aquí de los tiempos de juego y ocio del recreo).

El mercado está lleno de juegos específicos para trabajar las matemáticas, o geografía e historia, entre otros, o desarrollar habilidades lingüísticas. Y, además, el juego guiado en el ámbito escolar permite posibilidades de cooperación, tolerancia a la frustración, participación, etc.

¡Hay que jugar con nuestros hijos! El juego compartido en familia

Imagen 2. Juguemos con nuestros hijos

Cada vez se nos ha complicado más la conciliación trabajo-hogar a los padres. Pasar tiempo en casa está supeditado a tareas domésticas más que a tiempo de ocio en familia. De los 2 a los 5 años, el juego compartido con los hijos es un tiempo ganado en la relación padres-hijos. Los psicólogos infantiles recomiendan el juego compartido en el hogar a cualquier edad.

Hay que volver a dedicar tiempo al juego diario con nuestros hijos. En el siglo XXI, no existe ya la familia tipo, en la que la madre permanecía en casa junto a los niños. Mamás y papás han de buscar momentos de calidad para jugar con los hijos, así como promover el juego entre hermanos.

El juego en familia hace más fuertes las relaciones familiares, da confianza y respeto entre sus miembros, desarrolla la personalidad de los más pequeños, desarrolla la paciencia y la comprensión y libera estrés en los adultos. Mirad, si no, cómo juegan los abuelos con ellos.

Cada vez vemos más cómo para distraer o tranquilizar a los niños pequeños, se ha sustituido el clásico juguete o peluche por el teléfono móvil o la tablet. El niño toma así contacto con las nuevas tecnologías desde la más tierna infancia. Con 2-5 años son ya expertos en su manejo. Saben buscar su película o canción favorita, hacer fotos, etc. Como cualquier otro objeto, un uso guiado correctamente de estas tecnologías es beneficioso para el niño. Pero siempre que no disminuya o limite otras relaciones personales o actividades.

Leer: Decálogo para una Infancia Feliz

Enlaces de interés

  • Ludomecum es tu herramienta online para buscar juguetes que potencian la actividad de bebes, niños y niñas, tanto didácticos como educativos
  • Fundación Crecer Jugando            

Imágenes cedidas por Mª Jesús Díaz Aguilar
Ilustraciones: Fco Javier Velasco Fano

Fecha de publicación: 6-12-2014
Autor/es: