Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Es verdad que la piel tiene memoria?

64% (176 votos)
No
15% (42 votos)
No lo sé
21% (59 votos)
Total de votos: 277

Artículo relacionado: http://bit.ly/2xiPXgo

Área de usuario

¡Hablo dos idiomas!

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 15-05-2019

Mi hija se ha casado con un canadiense. Estoy muy contenta, pero me pregunto: ¿Donde vivirán mis nietos? ¿Serán bilingües? ¿Les entenderé?

En la consulta he tenido muchas familias de otros países que han conseguido que sus hijos hablen perfectamente, tanto el español como el idioma de sus padres.  Pero ¿es más lento el desarrollo del lenguaje si se les habla en dos idiomas? ¿Les será más difícil o más fácil aprender otras cosas?

¿Cómo y para qué se aprende a hablar?

Hablamos para comunicarnos, para trasmitir ideas y emociones. Los niños aprenden imitando a los mayores.

Hay dos cosas importantes para aprender a hablar. Y esto vale tanto para aprender un idioma como dos:

La primera es que el niño sienta que el lenguaje es necesario.  Es decir, que vea que hace falta para comunicarse con sus padres o hermanos, para participar en la guardería o colegio, para jugar con sus amigos… El lenguaje se aprende interactuando con otras personas. No son suficientes la tele o los videos para aprenderlo.

La segunda es que esté en contacto habitualmente con ese idioma.  Es decir, que lo oiga y lo necesite para hacerse entender muy frecuentemente.

¿Es igual si aprendemos dos lenguas a la vez?

Cualquiera puede aprender un nuevo idioma. Las personas que pueden hablar bien dos idiomas son bilingües. Cada niño bilingüe es especial y desarrolla el lenguaje a su manera.

Como los demás niños, la mayoría de los niños bilingües dicen sus primeras palabras cuando cumplen el primer año; por ejemplo, "mamá" o "papá". Cuando cumplen dos años, la mayoría de los niños bilingües puede usar frases de dos palabras; por ejemplo, "mi pelota" o "casa no". El aprendizaje de dos idiomas suele tardar un poquito más que el aprendizaje de uno sólo.

Algunos niños aprenden muy bien ambos idiomas, pero la mayoría aprende un idioma mejor que el otro. En ese idioma sabrá más palabras y lo utilizará con más facilidad. Por eso tendremos que reforzar el idioma que usa menos.

El niño se puede confundir de vez en cuando. Se puede equivocar en la gramática, o puede usar palabras de ambos idiomas en la misma oración (por ejemplo, "quiero más “bread" (quiero más pan). Esto es normal y debe desaparecer poco a poco, hacia los 6 años. 

Cuando se introduce un segundo idioma, es posible que algunos niños no hablen mucho durante un tiempo. Este "período de silencio" puede durar desde unos meses hasta un año. Esto es normal y desaparece con el transcurso del tiempo.

¿Cómo es la mejor manera de enseñar dos idiomas?

Una manera de hacerlo es usar dos idiomas desde el principio. Por ejemplo, uno de los padres habla en un idioma y el otro padre en otro.

Para los padres es más fácil enseñar en su propio idioma. También así le trasmite su propia cultura.  Luego le será más fácil hablar con sus abuelos o primos. También lo necesitará si vuelve a vivir o va de vacaciones al país de ese padre.

El niño tiene que tener tantas oportunidades como sea posible de escuchar y practicar ambos idiomas en su vida diaria. Esto quiere decir que si luego en el colegio va a usar solo uno de estos idiomas habrá que reforzar el otro. Por ejemplo, si el padre habla rumano y la madre español y viven en España habrá que reforzar el rumano con los abuelos, amigos o en actividades extraescolares.

Tiene que haber momentos en los que el lenguaje venga de personas que el niño sabe que no conocen el otro idioma. Si el niño sabe que sus padres también hablan ese idioma puede decidir que no le merece la pena el esfuerzo de hablar los dos.  Ayudarles a mantener el idioma materno si el entorno habla otro idioma requiere esfuerzo.

Es mejor que los adultos no usen ambos idiomas en la misma frase. Eso hace que al niño le sea más difícil distinguir entre los idiomas.

Otra manera de hacerlo es usar solo un idioma en el hogar. El niño puede aprender su segundo idioma al comenzar la escuela.

Antes de que los niños comiencen la escuela, es probable que ya hayan sido expuestos al idioma del país donde viven a través de la televisión, en el parque y en las palabras que ven en los envases o en los letreros de la calle. Conviene hablar con los maestros para informarles de esta situación y para ver cómo progresa. Es sorprendente lo rápido que aprenden.

Esto parece más fácil si los dos padres hablan el mismo idioma y no es el del país donde viven (por ejemplo padres franceses y viven en Sevilla). También puede usarse para reforzar el idioma minoritario, aunque un padre lo hable peor. Por ejemplo, si la madre es rusa y el padre español y viven en España, aunque el padre hable peor ruso, pueden decidir hablar solo ruso en casa y así refuerzan ese idioma.  

Es importante que el niño esté en situaciones en las que solo pueda usar uno de los idiomas.

¿Tiene ventajas el bilingüismo?

En este mundo cada vez más más globalizado conocer más idiomas permite comunicarse con personas diferentes, tener diferentes perspectivas de las cosas y puede facilitar oportunidades laborales.

Algunos estudios concluyen que los bilingües, al tener que ir cambiando de una a otra lengua, son mejores en las tareas que requieren más control y atención. Este aprendizaje facilita que el niño se centre en las tareas importantes e ignore los estímulos irrelevantes.

¿Puede causar problemas de habla o lenguaje el aprendizaje de dos idiomas?

No. El hecho de ser bilingüe no debe utilizarse como una explicación de un trastorno del habla o del lenguaje. Si el niño tiene un verdadero problema de lenguaje lo tendrá en los dos idiomas y necesitará ayuda.

Debemos elegir en que idioma hablamos al niño y ser constantes. Se podría replantear cambiar de método en alguna circunstancia especial. Los niños pasan fases en las que identifican persona con idioma y si el cambio es brusco puede confundirles.

Los monolingües tienen un vocabulario más amplio, pudiendo llegar a conocer 60.000 palabras de su idioma, mientras que los bilingües conocen unas 40.000 en cada lengua.

A los bilingües también les cuesta más recordar cada palabra exacta, al tener que cambiar constantemente de idioma y usar cada palabra menos veces, mientras que los monolingües están concentrados en una sola lengua.

Si quieres saber más de este tema puedes consultar en estos enlaces

 

Fecha de publicación: 15-05-2019
Autor/es: