Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Las primeras palabras (desarrollo del lenguaje infantil)

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 19-10-2011

¿A que llamamos lenguaje?

El lenguaje es el conjunto de sonidos articulados con que el hombre dice lo que piensa o siente. Dicho de otra forma, es un conjunto de señales que dan a entender algo. Aunque hay muchos tipos de lenguaje (habla, escritura, señas, visual, braille…), el habla es nuestra principal forma de comunicación.

En el desarrollo del lenguaje hablado del niño son fundamentales aspectos biológicos. Estos son la audición y la articulación de la palabra que el niño tiene que reproducir por medio del habla. Para que haya un lenguaje normal hace falta: audición normal, articulación de la palabra normal, función intelectual normal y exposición al lenguaje en los primeros meses de vida.

¿Qué es necesario para un correcto desarrollo del lenguaje?

El desarrollo del lenguaje forma parte del desarrollo de la inteligencia. Depende del entorno social y emocional del niño. El niño aprende a hablar porque está con gente que habla con él desde que nace o incluso desde antes.

Para un buen desarrollo del lenguaje es necesario que la madre, el padre, hermanos,… “hablen” con el niño. Así mismo que le transmitan el mensaje verbal con un gesto amable y le cuenten lo que pasa en su ambiente.

¿Qué etapas tiene el desarrollo del lenguaje?

En el lenguaje, y en general en todo el desarrollo, cada niño es “uno” y “diferente”. Tiene su propio ritmo de aprendizaje. Así puede ser normal que un niño haga frases de 2 palabras a los 15 meses o que las haga a los 24 meses, de la misma forma que unos niños andan con 10 meses y otros con 17 meses, aunque lo más normal sea que anden a los 12-13 meses.

En una primera fase el niño oye sonidos y los reproduce. Después reproducirá palabras que oye, practicando y experimentando. Según su inteligencia va avanzando, su lenguaje también lo hará. Las primeras palabras se asocian a cosas. Luego las asociaciones se harán con ideas o significados más complejos o abstractos.

Desde que el niño nace hace falta que los adultos le digan con palabras lo que ellos expresan a través de gestos, llantos y sonrisas.

Los padres y hermanos le “cuentan” al niño lo que pasa a su alrededor y lo que le pasa a él mismo. De forma natural lo hacen usando un tono de voz más agudo, una entonación acentuada, con más subidas y bajadas, frases cortas, palabras simples, repeticiones, preguntas con sus respuestas y estructuras simples con tiempos verbales en presente.

Hasta los niños cambian su lenguaje cuando hablan con otros niños de menor edad. Esto lo hacen tanto en el vocabulario como en el uso de frases cortas y en los cambios en su tono de voz.

Poco a poco, los niños se van dando cuenta de que hablar les sirve para muchas cosas. Así van a usar cada vez más el lenguaje. El niño tiene que notar que los demás le quieren oír y hablar con él. Eso se logra si se le hace caso, se le habla y se le responde a sus preguntas e inquietudes.

Si se habla con los niños, aprenden a escuchar, a pensar y a imaginar, a aumentar su vocabulario y a pronunciar bien. Hacen frases cada vez más largas.

Más aún, se dan cuenta y transmiten a los otros lo que piensan y sienten.

Evolución del lenguaje en el niño.

El primer lenguaje del niño es la expresión de necesidades a través de llanto, sonrisas y balbuceos.

  • 0-3 meses: el niño mira y devuelve vocalizaciones: “ango”…es el inicio del balbuceo no imitativo.

  • 3-4 meses: el balbuceo es más largo.

  • 5-6 meses: vocaliza cuando se le habla, hace “gorjeos”.

  • 7-8 meses: dice bisílabos (pa-pa, ma-ma, da-da…), incorpora ritmo y sonidos del lenguaje natural de los padres, reacciona a los tonos de voz, es el balbuceo imitativo.

  • 9-10 meses: inicio de la preconversación, se gira al oír su nombre.

  • 11-12 meses: comprende palabras.

  • 12-18 meses: ya entiende varias palabras, dice algunas palabras inteligibles.

  • 24-30 meses: es capaz de hacer frases de 2 palabras, inicia un lenguaje encadenado y usa la gramática, puede usar dos sílabas iguales como palabras (“guau-guau”, “pío-pío”...). Usa palabras aisladas y señala los objetos. Después junta dos palabras sueltas que hacen la función de una frase (“mamá - papa” por “mamá quiero comer” o “mamá hace la comida”), son palabras frase.

  • A partir de los 2 años: el lenguaje se desarrolla rápidamente. Hace frases con más palabras.

  • Hacia los 3 años el lenguaje debe ser comprensible para quien hable con el niño. En torno a los 4 años habla más claro, pero el lenguaje sigue enriqueciéndose toda la vida.

  • A los 5-6 años ya tiene la base del lenguaje del adulto, en cuanto a vocabulario, inteligibilidad, formación de frases complejas y relato de historias. Pueden recibir instrucciones, conceptos de tiempo, espacio y causalidad, normas básicas de conversación y símbolos escritos.

En toda la vida del niño es bueno hablar mucho, responder a sus “sonidos”, balbuceos, palabras…, escuchar (hablar tiene sentido si alguien te escucha), leer en voz alta, cantar, contar cuentos…

Aunque la “media lengua” haga gracia, los adultos tienen que decir bien las palabras. También han de nombrar otras nuevas para que los niños se expresen mejor y de forma más amplia.

Si a los niños se les corrige cada vez que pronuncian mal, pueden perder las ganas de hablar. Si se les habla diciendo bien las palabras, se irán corrigiendo ellos solos.

Fecha de publicación: 19-10-2011
Autor/es: