Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

¿Por qué no habla?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 19-10-2011

En el desarrollo del lenguaje hablado del niño son fundamentales aspectos biológicos, como la audición y la articulación de la palabra que el niño tiene que reproducir por medio del habla. Para que haya un lenguaje normal hace falta: audición normal, articulación de la palabra normal, función intelectual normal y exposición al lenguaje en los primeros meses de vida.

Cualquier factor que afecte a estas capacidades puede causar problemas con el lenguaje: sordera, problemas en la articulación (anatómicos, musculares…) o a nivel cerebral.

Entre los 3-6 años, el 15% de los niños tienen alteraciones en el habla o el lenguaje y en el 2-3% de los niños serán persistentes.

Todos los niños pasan por las mismas fases en el desarrollo del lenguaje: la intención de comunicarse, gestos, primeras palabras, primeras frases y el habla fluida.

Los niños con trastornos en el desarrollo del lenguaje, ya sean por causas específicas o por déficit motor, sensorial o psíquico, desarrollan el lenguaje de forma diferente según el problema que tengan.

Saber lo que es normal en el desarrollo del habla y del lenguaje puede ayudar a los padres a saber si su hijo tiene un problema o si sólo tiene un ritmo diferente de aprendizaje.

En las revisiones de salud su pediatra le preguntará sobre el lenguaje del niño, si balbucea, si dice palabras, si sabe su nombre, si hace frases, si entiende órdenes simples… Si los padres tienen dudas sobre el lenguaje de su hijo deben hablar con su pediatra..

Los métodos de evaluación son: la información de los padres, ver el lenguaje espontáneo de los niños y pruebas estandarizadas.

Las causas de preocupación sobre este tema suelen ser: no entiende, no habla, tartamudea, no dice bien ciertas letras o cambia unas letras por otras.

Trastornos del habla y del lenguaje

Se pueden clasificar así:

a) Trastornos del habla (lalopatías)

  • Dislalias. Defecto en la articulación de uno o más fonemas por un mal punto de articulación o  modo de articulación sin lesión orgánica en el aparato fonatorio. Muy frecuente hasta los 4 años de edad.
  • Disglosias. La alteración o defecto en la articulación se produce por una anomalía, congénita o adquirida, en los órganos del habla (ej: fisura palatina).
  • Disartrías. La alteración en la articulación se produce por un problema neuromotor.  Muy infrecuentes en la infancia.

b) Perturbaciones del lenguaje (logopatías)

  • Retraso Simple del Lenguaje. Tiene algunas dificultades que afectan fundamentalmente a la expresión (dislalias múltiples, alteraciones fonológicas).
  • Retrasos severos del lenguaje. Las dificultades afectan tanto a la expresión como a la comprensión. Serían las afasias, disfasias (trastorno específico del lenguaje) y aquellos casos que se producen en trastornos del desarrollo como el autismo u otros.
  • Otras perturbaciones como: los trastornos del lenguaje escrito (agrafías, disgrafia), trastornos del lenguaje leído (dislexia), trastornos del lenguaje matemático (acalculia),  trastorno del lenguaje musical (amusia).

c) Alteraciones de la voz (fonopatias), que se producen en las rinolalias (nasal), disfonías (ronquera) o afonía.

d) Alteraciones en el ritmo del habla (ritmopatías), este ocurre, por ejemplo, en las disfemias (tartamudez). Consiste en una serie de tropiezos, bloqueos o repeticiones que producen una ruptura del ritmo del habla.   

Evaluar el lenguaje del niño.

Hay que evaluar qué entiende su hijo (lenguaje receptivo), qué puede decir su hijo (lenguaje expresivo), si su hijo se comunica de otros modos, como señalando, con gestos..., el desarrollo de los sonidos y la claridad del habla, el estado oral motor de su hijo (cómo trabajan a la vez la boca, la lengua, el paladar... al hablar, así como al comer y al tragar).

Los problemas auditivos pueden causar retrasos del habla; por lo tanto, cuando un padre está preocupado por el habla de su hijo, debe ir a su pediatra para que valore la audición. Un niño con problemas auditivos puede tener problemas para articular, entender, imitar y usar el lenguaje.

Las infecciones de oído, sobre todo las crónicas, pueden afectar la audición de un niño. Pero una simple infección que se trate bien no debe tener ningún efecto sobre el habla del niño.

Señales de alerta

Hay una serie de señales en el desarrollo del lenguaje que es importante evaluar:

  • A los 12 meses: no usa gestos como señalar o decir adiós

  • A los 18 meses: se comunica con gestos en vez de con “palabras”, tiene dificultades para imitar sonidos o para entender órdenes simples.

  • En un niño de más de dos años, sólo imita el habla, pero no dice palabras o frases de forma espontánea, sólo dice ciertos sonidos o palabras de forma repetida. No puede usar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas. No puede seguir órdenes simples. Tiene un tono de voz o una pronunciación rara (áspera o nasal). Cuesta más entenderle de lo normal para su edad.

  • Los padres deben entender la mitad del habla de un niño de dos años y unas tres cuartas partes del habla de uno de tres años.

  • Con cuatro años, a un niño se le debe entender casi todo.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 19-10-2011
Última fecha de actualización: 04-10-2017
Autor/es: