Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Señales de alerta en el desarrollo del lenguaje

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 29-08-2014

La adquisición del lenguaje es uno de los logros más espectaculares de nuestros hijos. En poco tiempo, un bebé pasa de emitir lloros y gruñidos a comprender el código hablado de su entorno. A expresar sus deseos y ordenar el mundo con su expresión.

¿Es importante estar atentos en esta faceta del desarrollo de nuestros hijos?

Si. Es importante detectar pronto los problemas en la adquisición del lenguaje. Esto facilita mucho el tratamiento y mejora el pronóstico.

En los seis primeros años de vida se establecen las bases del lenguaje oral.

Entre un 10 y un 14 % de los niños tiene alguna dificultad en el desarrollo del lenguaje. La prevención en estos casos es sinónimo de salud.

Un buen manejo del lenguaje y de la comunicación facilita al niño la relación con el medio. Y es un buen punto de partida para poder acceder al aprendizaje escolar.

¿Qué papel tienen los padres?

El ambiente en el que el niño crece juega un papel primordial en el desarrollo del lenguaje y la comunicación.

Es conveniente estimular el desarrollo del lenguaje.

- Se puede hacer a través de canciones infantiles, juegos y cuentos.

- Se debe fomentar el diálogo con el niño. Hay que respetar su tiempo y modo de emisión. También es bueno promover su autonomía personal.

- Es mejor no prolongar el uso de chupete, biberón y alimentos triturados más allá del año de vida, porque dificultan el desarrollo del lenguaje.

Los padres son los principales espectadores. Por tanto, pueden ser los primeros en notar una desviación de la normalidad (Tabla).

¿Cuándo debemos pensar que nuestro hijo tiene un retraso del lenguaje?

Vamos a decir las señales de alerta que nos avisan de que puede existir un problema y deben ser motivo de consulta con nuestro pediatra. Pero conviene saber que, en general, hay indicadores mucho más importantes que otros.

Es preocupante que un niño no tenga interés por comunicarse, no comprenda lo que se le dice o construya las frases de forma anormal.

Si solo les cuesta pronunciar bien algunos sonidos, van a tener un trastorno más leve.

En todo caso, el pediatra orientará sobre la actuación a seguir, que puede ser a veces, un seguimiento de la evolución por su parte.

Fecha de publicación: 29-08-2014
Autor/es: