Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Papá
15% (5 votos)
Mamá
3% (1 voto)
Ambos
9% (3 votos)
Ninguno
74% (25 votos)
Total de votos: 34

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

Las “calenturas” o herpes labial

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 14-09-2013

¿Qué son las “calenturas”?

Las “calenturas” o pupas son pequeñas ampollitas que aparecen en los labios o alrededor de la boca y que al poco tiempo se rompen para dejar una costra que puede durar varios días. Se deben al virus Herpes Simplex. La lesión se llama herpes labial.

Muchas personas están infectadas por el virus y muchos niños han estado en contacto con él, antes de los 6 años.

En muchos casos esta infección no causa ningún síntoma. Nuestro cuerpo produce anticuerpos que curan la infección. El virus se queda en el interior del cuerpo.

A veces, por una infección, estrés, exposición solar o pequeños traumatismos el virus que esta “adormecido”, se activa y da lugar a las calenturas. En algunas personas esa reactivación se produce con frecuencia, por lo que se habla de herpes recurrente.

En otros casos, sí hay síntomas en el primer contacto con el virus. Es la gingivoestomatitis herpética. Puede durar de 5 a 14 días. Es más frecuente en niños de 6 meses a 5 años. Tienen fiebre alta, babeo, inflamación de las encías (gingivitis) que pueden sangrar, mal aliento, ganglios en cuello, y sobre todo, ampollas o úlceras como las del herpes labial. En este caso, además de en los labios están alrededor y dentro de la boca incluida la lengua. El dolor es importante y hace que los niños no quieran comer.

¿Cómo se contagia?

Es una infección por un virus que se elimina por saliva. Al beber del mismo vaso, con los besos, se produce el contagio. Cuando la persona tiene síntomas elimina más virus y el contagio es mayor.

¿Cómo se previene y se trata?

Para prevenir hay que evitar el contacto con la saliva, sobre todo en casos de gingivoestomatitis. Los niños que la tienen no deben ir a clase hasta que las ampollas son costras. No se deben compartir vasos, cubiertos etc. Deben lavarse las manos con frecuencia.

Los niños con herpes labial sí pueden ir al colegio pero no deben compartir utensilios.

El tratamiento del herpes labial consiste en alivio de los síntomas y evitar el sangrado con protectores labiales como la vaselina.

Si se repiten, el tratamiento es el mismo.

Si hay una causa hay que evitarla:

-  Uso de protección labial si van a estar en el sol.

-  Evitar pequeños traumatismos, como morderse los labios.

- Las cremas con antivirales son poco efectivas y muy caras.

En caso de gingivoestomatitis lo más importante es aliviar los síntomas:

- Paracetamol e ibuprofeno para la fiebre y malestar

- Anestésicos sobre las lesiones (su pediatra puede darle alguno) para mejorar las molestias de las úlceras y la inflamación de las encías. Suelen aplicarse antes de las comidas

- Si al niño le cuesta comer hay que darle alimentos fáciles de tragar (flanes, purés…) y evitar los cítricos, alimentos salados o con muchas especias. Hay que ofrecer muchos líquidos.

- Los antibióticos no son útiles

- A veces, pueden darse antivirales (Aciclovir®) en forma de jarabe o comprimidos para acortar la duración de la enfermedad.

¿Cuándo tengo que consultar?

En caso de herpes labial sólo hay que consultar si son muy frecuentes (más de 6 casos al año).

En la gingivoestomatitis:

- Al inicio del cuadro para confirmar el diagnóstico.

- Si el niño no es capaz de beber ni comer.

- Si hay riesgo de deshidratación (tiene mucha sed, piel muy seca, ojos hundidos o no orina, por ejemplo, en 8 horas).

- Porque está adormilado o le cuesta despertarlo.

- Porque no está mejor tras unos días.

Fecha de publicación: 14-09-2013
Autor/es: