Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Virus y bacterias. ¿En qué se diferencian para qué el pediatra siempre me esté hablando de esto?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 10-01-2019

¿Qué importancia tiene que sea virus o bacteria?

Los virus y las bacterias son dos tipos muy diferentes de microorganismos. Ambos pueden producir infecciones en el ser humano. En la práctica, la mayor diferencia es que las bacterias se tratan con los antibióticos y los virus no.

La mayor parte de las infecciones en los niños suelen ser víricas.

En general, las infecciones víricas más habituales, son más benignas que las bacterianas.

¿Qué enfermedades produce cada uno de ellos?

Son producidas por virus: los catarros, laringitis, gripe, bronquiolitis, varicela, sarampión, rubeola, paperas, enfermedad mano-pie-boca, mononucleosis, herpes y hepatitis. La mayoría de las gastroenteritis y de las anginas, también son de origen vírico.

Las bacterias son las causantes de la tosferina, escarlatina, tuberculosis, la mayor parte de las infecciones urinarias, otitis y neumonías. También causan un tipo de anginas y un escaso número de gastroenteritis.

Las meningitis y las conjuntivitis pueden ser tanto por virus como por bacterias.

¿Cómo podemos diferenciarlas?

Como hemos dicho, hay algunas infecciones que se deben siempre o casi siempre a virus o a bacterias. En este caso no hay dudas.

También hay infecciones víricas que pueden complicarse por bacterias tras unos días. Un ejemplo son las otitis y sinusitis bacterianas y las neumonías. Las otitis y sinusitis pueden producirse como complicación de un catarro y la neumonía tras una bronquitis viral. Pero no se pueden prevenir dando antes un antibiótico. Lo mismo puede ocurrir con las conjuntivitis víricas. O con los herpes de la piel.

Hay algunas enfermedades comunes a ambos microorganismos. En estos casos hay datos que nos pueden ayudar a diferenciarlas. Por ejemplo, casi siempre son víricas las anginas que ocurren en niños menores de 3 años. También las acompañadas de tos, mocos o diarrea. Las que no tienen fiebre alta o las que producen llagas en la boca o en la garganta. Pero, las que aparecen en niños mayores, con fiebre alta de aparición brusca, ganglios en el cuello y placas en la garganta y sin síntomas de catarro, tienen más posibilidades de ser bacterianas.

En cuanto a las gastroenteritis, la mayoría son por virus. Pero cuando se acompañan por fiebre alta y restos de sangre en las heces, es más probable que se deban a una bacteria.

En estos casos, el pediatra puede hacer unas pruebas para confirmar el diagnóstico.

En otras ocasiones puede ser difícil saber si la causa es una bacteria o un virus. El pediatra lo valorará según los datos de la exploración física y la evolución. Incluso podrá ser necesario hacer análisis o radiografías para confirmarlo.

Que la fiebre sea muy alta no quiere decir que sea por una bacteria. Tampoco el hecho de que la fiebre baje peor con el antitérmico.

El estado general del niño suele ser mejor cuando la infección es vírica.

En cualquier caso, al niño menor de 3 meses con fiebre hay que llevarle siempre al pediatra lo antes posible.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 10-01-2019
Autor/es: