Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

Para vacunar a mi hijo frente a varicela antes de los 4 años:

Área de usuario

Prevención y manejo de la plagiocefalia postural. Medidas para evitar las deformidades del craneo de los lactantes

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 11-10-2011

¿Qué es la Plagiocefalia Postural?
Es la deformidad de la cabeza de los niños, adquirida en los primeros meses de vida. Se trata de un aplanamiento de la nuca con desplazamiento hacia delante del pabellón auricular y, a veces tortícolis.
Tiene varios nombres: plagiocefalia posicional, plagiocefalia occipital, plagiocefalia posterior o plagiocefalia deformativa benigna (sin sinostosis).

¿Cómo y porqué, se produce?
La compresión de la cabeza intra-útero o por partos instrumentales es un factor de riesgo. Pero la causa de la deformidad adquirida, es estar todo el tiempo sobre uno de los lados de la nuca del niño en las primeras semanas de la vida, tanto dormido como despierto.
Los primeros casos se vieron al cambiar las indicaciones de la postura de dormir del recién nacido, con el fin de disminuir la incidencia del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante. Se pasó de aconsejar dormir boca abajo (en prono) a la nueva indicación de dormir boca arriba sobre la espalda (en supino). Según la campaña: “Dormir boca arriba y Jugar boca abajo”.
La instauración de la deformidad es silente en el tiempo. Al principio es una lateralización ocasional de la cabeza y una postura preferente de confort al dormir. A los pocos días, se convierte en una postura mantenida con instauración de la plagiocefalia.

¿Qué síntomas presenta?
Puede tener disconfort (llanto) en el cambio de lado durante la lactancia. La cabeza típicamente redondeada al nacimiento, se deforma poco a poco. Después de varias semanas tiene un cráneo oblicuo, con aplanamiento de la nuca. Se abomba uno de los lados de la frente y una oreja está mas adelante y separada que la otra (desplazamiento anterior). También se puede ver un ojo mas  pequeño que el otro (una hendidura palpebral  más  abierta). Y, en algunos casos, inclinación y rotación de la cabeza (tortícolis).

¿Cuál es su curso habitual?
Casi todos los lactantes con plagiocefalia no han hecho la prevención adecuada, o no se han diagnosticado pronto o bien se han tratado de manera expectante, afirmándoles a los padres “no se preocupen, la cabeza se le pondrá redonda sola con el tiempo”, sin que hayan mejorado. Por ello, las deformidades siguen en la adolescencia, incluso en la edad adulta.
Esta por constatar con evidencia científica, que las deformidades craneales no solo son una  mera contrariedad estética. Es probable que puedan acarrear retrasos de psicomotricidad, trastornos del aprendizaje, estrabismos, problemas de masticación, consecuencias psicológicas y trastornos neurológicos menores, a corto y medio plazo.
No se ha demostrado actualmente que la plagiocefalia afecte al cerebro del niño o a su  desarrollo.
Las deformidades craneales, tanto como trastorno estético, como por sus probables secuelas y los costosos tratamientos con ortesis y bandas craneales, deben erradicarse. Se deben implicar las instituciones, el personal sanitario y sobre todo las familias. Las medidas de prevención son sencillas pero efectivas.

¿Cómo se trata?
El tratamiento más eficaz y menos gravoso es la Prevención. Unida a la información, a la detección precoz de los signos de alarma y sobre todo, a la  complicidad de los padres y cuidadores, es la garantía del éxito para el manejo de estas deformidades posturales.
Si falla la prevención, es fundamental el diagnostico precoz. Instaurar un tratamiento postural y de estiramientos musculares si se ha instaurado la tortícolis antes de los cuatro meses de vida. En casos tardíos, se valorará el uso de Ortesis o Bandas Craneales.

¿Cómo puedo prevenirlo, o evitarlo?
Sobre todo, evitar que el niño esté de forma exclusiva acostado sobre un lado de la cabeza, tanto dormido como despierto. Fortalecer el tono muscular del cuello y espalda. Que esté boca abajo el mayor tiempo posible, y acompañado, cuando esté despierto.
Se puede prevenir, evitar, e incluso erradicar, siguiendo las pautas de la Campaña: “Tiempo para dormir de espaldas y Tiempo para jugar de panza”.

Tiempo para Dormir (Los posicionamientos para dormir el bebe)
Desde el día del nacimiento, marcar una rutina para el tiempo de dormir. Consiste en colocarlo con la espalda apoyada en el colchón y rotar alternativamente la cabeza cada vez que acostemos al bebé, una vez hacia un lado y en el próximo hacia el contrario.  
Cambios diarios en la orientación del lactante con respecto a la cama de los padres. Un día la cabeza del lactante a la cabecera de la cuna y, al día siguiente la cabeza a los pies de la cuna. (Rotando al niño o a la cuna).

Tiempo para Jugar (El catalogo de Juegos con el bebe)
Comenzar después del mes y antes de los 2 meses de vida, por periodos breves inicialmente. Debe ser un tiempo adaptado en función del desarrollo y de la fuerza del bebé. Este tiempo en el que los padres deben jugar o estar con sus hijos. El bebé no tiene ningún riesgo en posición boca abajo, estando despierto y acompañado de un adulto.

Tiempo de Transporte:
Tanto en brazos, mochilas, sillas de paseo y de coche, que la cabeza del niño quede lateralizada y sin sujeción el menor tiempo posible.

Signos de alarma
Que nos harán consultar rápidamente: Aplanamiento de la nuca, con o sin lateralización del cabeza y cuello (tortícolis).

Recomendaciones a los Padres
F. Salmon Antón; M.A. Rodríguez Cerezo; E. Onís González. Manejo de la Plagiocefalia Postural.”Tiempo para mantener las buenas formas”.

Fecha de publicación: 11-10-2011
Autor/es: