Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Ecografía transfontanelar en el lactante

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 31-10-2017

¿Qué es una ecografía?

Se trata de una prueba diagnóstica que usa sonidos de muy alta frecuencia, los ultrasonidos. Con ella se pueden ver imágenes de distintos órganos del cuerpo de los niños y niñas a quienes se hace. Los ultrasonidos son emitidos hacia el cuerpo por una sonda que se llama transductor. Hay distintos tipos de sonda según la parte del cuerpo a estudiar.

¿En qué consiste la ecografía transfontanelar?

Es hacer una ecografía a través de las fontanelas. Las fontanelas son los espacios entre los huesos del cráneo de los recién nacidos y de los lactantes. Permiten que la cabeza pueda amoldarse y pasar a través el canal del parto, Y que el cerebro del bebé tenga espacio de sobra para que se pueda desarrollar.

En el caso de la ecografía, las fontanelas serían como las ventanas que nos dejan “ver” lo que hay dentro del cráneo usando las sondas adecuadas. Por lo general, la fontanela anterior (la que está en la parte superior de la cabeza) es la que más información nos puede dar. Tanto en recién nacidos como en lactantes y prematuros. También es posible usar las otras fontanelas como la que hay en la parte posterior de la cabeza y a los lados, detrás de las orejas.

¿Qué podemos ver con la ecografía transfontanelar?

Con esta técnica se puede ver lo que hay dentro del cráneo. Con la sonda de ecografía adecuada y a través de las fontanelas se pueden ver y estudiar el cerebro y sus arterias, el cerebelo y el resto de órganos que hay dentro de la cavidad craneal. También es posible ver algunas de las enfermedades que pueden existir en esta parte del cuerpo.

La ecografía detecta, con relativa facilidad, si hay líquido donde no debe haberlo. Por eso es la técnica de diagnóstico ideal para ver hemorragias dentro del cráneo.

También nos sirve para ver otras enfermedades como tumores, malformaciones e incluso infartos o trombos dentro de las arterias.

¿Qué indicaciones y utilidades tiene?

La ecografía transfontanelar nos va a ser útil en prematuros, recién nacidos y en lactantes.

En los recién nacidos y lactantes permite comprobar si las estructuras que hay dentro del cráneo son normales o si hay algún tipo de alteración. También nos permite localizar el problema. Y si es el caso hacer un seguimiento en el tiempo. En otras ocasiones nos servirá para seleccionar a los recién nacidos que van a necesitar otras técnicas más costosas o que precisen sedación, como la resonancia magnética (RNM). 

La ecografía transfontanelar es la técnica de imagen ideal para estudiar el cerebro de los prematuros. Y de las enfermedades y complicaciones que pueden tener, como por ejemplo las hemorragias cerebrales que son frecuentes en este grupo de edad. La ecografía permite ver estas lesiones típicas de los prematuros. Y hacer también su seguimiento en el tiempo para ver cómo evolucionan.

¿Para qué NO sirve?

Este tipo de ecografía tiene sus limitaciones. Puede que no resulte del todo útil si hay problemas derivados de partos complicados, si hay malformaciones complejas o si hay lesiones en algunas partes concretas del cerebro. Por ejemplo, para estudiar si una falta de oxígeno ha podido dañar alguna parte del cerebro puede que la ecografía no muestre de forma correcta si hay lesión o no; en estos casos, la resonancia magnética (RNM) sería más útil.

¿Perjudicará al cerebro de mi bebé?

La ecografía es una prueba de diagnóstico que usa sonidos de muy alta frecuencia, que son inocuos para el ser humano. No usa radiaciones ionizantes como si hacen la radiografía o la tomografía, más conocida como TAC. Por tanto, la ecografía es una prueba de imagen ideal para los prematuros, los recién nacidos y los lactantes.

¿Duele o requiere anestesia?

La ecografía aplicada en la fontanela usando una sonda no duele Y no necesita ningún tipo de calmante o anestesia. Tampoco se necesita una preparación antes de la prueba. Ni medicación. Ni contrastes.

¿Hasta cuándo se puede usar?

Como se usan las fontanelas de los lactantes y recién nacidos, se podrá hacer este tipo de ecografía mientras éstas estén abiertas. La fontanela posterior se cierra en el primer o segundo mes de vida. La fontanela anterior es la que se cierra más tarde, en algún momento entre los 9 y los 18 meses de edad por lo general.

Por ello, la fontanela anterior es la que nos va a marcar el momento hasta cuándo se puede realizar este tipo de ecografía, que suele rondar los 12 meses. Después de esta edad la fontanela se va haciendo cada vez más pequeña con lo que va a resultar casi imposible realizar una ecografía a través de la misma.

Fecha de publicación: 31-10-2017
Autor/es: