Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

¿Por qué a algunos niños les cuesta más aprender? Trastorno del aprendizaje no verbal

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 27-10-2016

Los niños con un trastorno del aprendizaje (TA) tienen un rendimiento escolar bajo para su edad y sus capacidades, en un entorno escolar adecuado.

España es uno de los países europeos con más fracaso escolar. Pero hay que saber que entre el 5 y el 15% de los niños escolares tienen TA.

Si no funciona bien el hemisferio cerebral izquierdo el niño puede tener problemas al hablar y escribir, por ejemplo, la dislexia.

Cuando no funciona bien el hemisferio derecho se nota que hay problemas para comprender el lenguaje no verbal y en las relaciones sociales; y problemas en la orientación espacial. Esto sería el trastorno de aprendizaje no verbal (TANV).

Trastorno del aprendizaje no verbal

Lenguaje. Su lenguaje verbal es normal. Y su inteligencia es normal. Pero les cuesta comprender las partes de la comunicación que no se expresan con el lenguaje: los gestos, las expresiones de la cara, las caricias…

Cuando hablan lo hacen con pocas palabras y de una forma desorganizada. Tienen una buena lectura mecánica (leen bien), pero les cuesta comprender los textos y enunciados.

Área motora. Son torpes. Esto suele ser lo primero que advierten los padres.

Les cuesta hacer cosas que requieren coordinar movimientos, como montar en bici, nadar, chutar la pelota o saltar. Y las que precisan de motricidad fina, como recortar, ponerse la bata, dibujar, escribir.

Casi todos tienen mala letra.

En la casa podemos notar que les cuesta vestirse o poner la mesa.

Orientación espacial. Tienen dificultades para organizar la información visual y en la orientación espacial. Y problemas de orientación derecha-izquierda.

Les cuesta copiar de la pizarra o de un libro.

Les cuesta hacer las cuentas. No hacen una alineación correcta de los números.

Les cuesta pintar mapas. Les cuesta organizar el espacio en un papel.

Se les da mal los rompecabezas y los dibujos.

Tienen poca capacidad para reproducir figuras geométricas. Se orientan mal en los mapas.

Área social. Los niños con TANV tienen dificultades en las relaciones sociales. 

No comprenden bien los gestos y las expresiones faciales.

Les cuesta interpretar las conversaciones de forma adecuada. Por ello, hacen juicios erróneos.

Son niños rutinarios. Tienen que saber con antelación cualquier cambio que pueda pasar.

Son niños lentos. No tienen conciencia del tiempo.

A veces no entienden las bromas o los dobles sentidos. Se ofenden con facilidad o quedan fuera de un juego por no seguir las reglas.

En esta característica se parecen bastante a los niños autistas.

Área afectiva. Tienen tendencia a aislarse. A menudo parecen estar fuera de lugar. Se debe a su dificultad para resolver problemas y situaciones novedosas.

Pueden tener problemas de ansiedad o depresión.

¿Cómo repercute en la escuela?

El niño con TANV tiene dificultades en los estudios. Estos problemas crecen a medida que avanzan en los cursos. Son lentos para escribir. Les cuesta organizar los apuntes. Para ellos supone un gran esfuerzo ser autónomos en sus tareas.

A nivel escolar tienen estas dificultades:

- Las dificultades en la escritura son más evidentes en los primeros años del colegio. Pueden ir mejorando con la práctica.

- La comprensión lectora se encuentra muy alterada. Se debe a la interpretación literal de lo que leen. No saben relacionar conceptos. Esta dificultad es mayor si se trata de material nuevo.

- Matemáticas: se observan muchas dificultades. Para realizar una operación se precisa correcta alineación de los números y la colocación adecuada de los signos.

También tienen dificultades en el razonamiento de los problemas matemáticos. No saben interpretar los problemas.

Son mejores en el cálculo mental. Para ellos es fácil memorizar los números.

- Ciencias (educación secundaria). Las dificultades se deben a que han de resolver problemas y adquirir una gran variedad de conceptos nuevos relacionados con conceptos espaciales.

¿Qué pasa con estos niños?

El TANV suele pasar desapercibido por los profesores. Se tiende a minimizar la importancia de los déficits no verbales. A veces se dice de estos chicos que son ‘problemáticos’, ‘mal educados’ e ‘inmaduros’. Las dificultades suelen pasar inadvertidas. Suele saltar la alarma cuando las demandas escolares desbordan las capacidades cognitivas.

No hay ninguna prueba para diagnosticarlo. Es necesaria la valoración de profesores, psicólogos y  pediatras.

¿Cómo les podemos ayudar?

El niño con TANV puede aprender rápida y fácilmente de forma mecánica. Precisa de un plan individualizado en las materias donde presenta más dificultades.

En las primeras etapas se debe estimular los puntos débiles: coger el lápiz, dibujar, botar una pelota, saltar, mover los dedos para aprender a contar. Después, potenciar sus puntos fuertes: la memoria mecánica y verbal, su tenacidad y su perseverancia.

A los profesores se recomienda presentar la información de forma secuencial y verbal. Darle tiempo extra. Supervisar el uso de material escolar (agenda, carpeta). Simplificar las hojas de respuesta en los exámenes.

Es mejor adaptar las tareas que requieren manipulación del material, como doblar papeles, recortar, geometría… Y las que necesitan la ordenación de material visual (mapas, gráficos).

Mejor limitar el trabajo escrito. Trabajar el significado de expresiones ambiguas, metáforas…

Y no olvidar fomentar las habilidades sociales.

Se puede evitar el fracaso escolar de estos niños con un trabajo adecuado. Con esfuerzo pueden llegar a estudiar en la Universidad y tener éxito en su profesión.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 27-10-2016
Autor/es: