Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Vivir con alergia a alimentos: tratamiento y recomendaciones

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 3-01-2014

¿Cómo se trata la alergia a alimentos?

Hasta la fecha no hay un tratamiento curativo eficaz. Se recomienda la evitación estricta del alimento responsable, saber reconocer los síntomas y disponer de la medicación para iniciar el tratamiento de los mismos.

Evitación del alimento

Aunque es el único tratamiento eficaz, es difícil evitar siempre el alimento causante, sobre todo fuera de casa y cuando el niño no está al cuidado de padres o cuidadores. Debe evitarse en todas sus formas, salvo que se haya comprobado la tolerancia en alguna preparación, por ejemplo al someter el alimento a altas temperaturas.

La leche, el huevo y sus componentes se usan mucho en la industria alimentaria y farmacéutica. Por ello, es imprescindible revisar las etiquetas para asegurar que no llevan ningún ingrediente peligroso. Incluso trazas de alimentos pueden causar reacciones, que pueden ser graves, al tomar mínimas cantidades: esto es mas común en la alergia a frutos secos.

Se deben lavar los cubiertos y la vajilla que han estado en contacto con el alimento durante el proceso de cocinado, antes de utilizarlos con otros alimentos, para evitar contaminarlos. Por ejemplo, el tenedor con el que se ha batido un huevo se debe lavar bien antes de utilizarlo con otro alimento que va a comer un niño alérgico al huevo.

¿Qué medicamentos se utilizan en el tratamiento?

Para los síntomas mas frecuentes, como los problemas de la piel, el picor, estornudos o moqueo, se usan antihistamínicos. Estos deben estar siempre disponibles por las familias de niños con alergia a alimentos. Aunque al inicio los síntomas sean leves, se deben tratar y ver cómo evolucionan. Si hay dudas o se agravan se debe ir a un centro sanitario.

En la anafilaxia el fármaco mas eficaz es la adrenalina.

¿Cómo debo actuar si la reacción parece grave?

Algunos alérgicos a alimentos tienen anafilaxia, una reacción grave que puede amenazar la vida. Ante ella hace falta actuar con rapidez y decisión. Aparece unos minutos después de tomar un alimento y se puede manifestar con problemas en la piel, digestivos, dificultad para respirar, desmayo o pérdida de conciencia, con un rápido empeoramiento.

Se debe pedir ayuda inmediata al 112, evitar el contacto con el alimento sospechoso y poner al niño en el suelo con las piernas elevadas.

Si se tiene un autoinyector de adrenalina se debe poner una dosis en la parte lateral del muslo según las instrucciones de su médico. A veces hace falta una segunda dosis unos minutos después.

Desensibilización

Es un método que se usa en algunos niños, en los que la alergia persiste tras la evitación del alimento durante unos años, para conseguir la tolerancia y evitar reacciones anafilácticas graves. Al inicio se dan cantidades mínimas del alimento, que se van incrementando poco a poco bajo estrecho control médico hasta alcanzar la tolerancia total o parcial.

Comer fuera de casa

Las reacciones a alimentos ocurren casi siempre fuera de casa, en la escuela, restaurantes o en casa de familiares y amigos, si no hay un control riguroso de los ingredientes de la comida, la preparación y manipulación de la misma y la revisión del etiquetado de los alimentos procesados, como las conservas, los alimentos precocinados o congelados utilizados.

Cuando los niños están al cuidado de otras personas, estas deben saber que tienen alergia, las manifestaciones de la misma y que deben hacer si tiene una reacción.

El colegio y el comedor escolar

Aunque el creciente número de alumnos con alergia alimentaria tiene derecho a recibir en el comedor escolar un menú adaptado a sus necesidades, en la práctica no siempre se puede garantizar y algunas familias no usan este servicio.

El equipo escolar debe saber cómo actuar en caso de que el niño tenga síntomas. En las comidas y los recreos hay más riesgo de tomar alimentos peligrosos, por lo que hace falta la máxima atención del personal en esas situaciones, sobre todo en niños pequeños.

Varias asociaciones médicas y de pacientes han elaborado protocolos y decálogos de actuación ante una reacción alérgica en la escuela. Hay una campaña de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica sobre alergia a alimentos y anafilaxia para hacer frente mejor a un problema en el que deben implicarse los legisladores y las autoridades sanitarias, los profesionales de la salud y educadores, los afectados y sus familias y el conjunto de la sociedad. Estos documentos pueden descargarse de las páginas web que se citan al final de este documento.

Algunas recomendaciones

La medicación que el médico haya prescrito, incluido el autoinyector de adrenalina, debe estar siempre donde está el niño alérgico.

Educar al niño afectado, según su nivel de comprensión, en la evitación del consumo de alimentos de otros niños, es una medida imprescindible y muy eficaz.

Solicitar la colaboración de los amigos y compañeros de los niños y la solidaridad de sus familias, para evitar riesgos en reuniones y celebraciones infantiles.

Las asociaciones de personas y familias con alergia hacen una labor de apoyo fundamental. Dan información, hacen listas de productos seguros y contribuyen a mejorar el conocimiento y  sensibilizar a la población sobre la alergia a alimentos.

Más información en:

Declaración pública sobre alergia a alimentos y anafilaxia de la EAACI

Fecha de publicación: 3-01-2014
Autor/es: