Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En relación con las mochilas, la mejor solución sería:

Suscripción a nuestro boletín.

Masturbación en el niño pequeño

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 15-02-2012

¿Qué es?

La masturbación es la autoestimulación de los genitales por placer. Los pequeños necesitan tocarse para comprender su cuerpo y sus límites corporales. Es algo más que la inspección normal de los genitales que realizan casi todos los niños.

Es una actividad normal y frecuente en los niños, puede practicarse a cualquier edad, aunque es rara antes de los 6 meses.

Los más pequeños frotan sus muslos uno contra otro, con movimientos rítmicos de las caderas cuando está boca arriba o moviéndose sobre las manos o las rodillas cuando están boca abajo. Un poco más tarde pueden aprender a frotarse contra algún muñeco, el brazo de un sillón, etc.

La manipulación rítmica de los genitales con la mano no suele darse antes de los 2 años y medio. Es más frecuente cuando el niño se va a dormir, está aburrido o viendo la televisión o si está sometido a algún tipo de estrés.

En cualquier caso, durante la masturbación el niño puede estar ensimismado, acalorado y sudoroso, con movimientos rítmicos de extensión y flexión de piernas o piernas en tijeras con movimientos pélvicos rítmicos, o se mecen contra un objeto. En algún caso esto ha llevado al error de diagnosticar el episodio de ataque epiléptico.

¿Cuál es la causa?

La masturbación en niños preescolares es una conducta normal. No acarrea consecuencias futuras, no predice comportamientos, ni altera el desarrollo. Esa conducta tiene que ver en un primer momento con conocerse y más tarde con procurarse sensaciones agradables. Aunque se llame masturbación, poco tiene que ver con la masturbación adolescente o adulta.

Hasta un tercio de los niños pequeños descubren la masturbación mientras exploran su cuerpo.

Como padres, ¿qué podemos hacer?

- No se alarme

- No le reprenda

Las reprimendas, castigos, etc. pueden tener un efecto negativo. Asociar este placer con suciedad o con algo negativo crea un conflicto difícil de resolver, ya que seguirán autoexplorándose, lo harán a escondidas y con sentimientos de culpa.

- Si cree que la masturbación puede tener relación con el aburrimiento, puede intentar mantenerle ocupado con actividades que le atraigan.

- Si observa esta conducta en su hijo hágale saber que es una actividad que pertenece a la esfera de lo privado, nunca debe hacerlo en público.

 La mayoría de los niños pequeños no saben la diferencia entre el comportamiento público y privado. Los padres deben tratar la masturbación en público como lo harían con cualquier otro comportamiento que no es aceptable en lugares públicos, por ejemplo, hurgarse la nariz.

Tenga en cuenta que los tocamientos o la masturbación no acarrean consecuencias futuras ni predicen comportamientos inadecuados en otras etapas de la vida.

¿Debo acudir al pediatra?

Solo si la masturbación fuera compulsiva, es decir, frecuente y obsesiva. En contadas ocasiones, la masturbación estará relacionada con situaciones de estrés del niño o, incluso, abusos sexuales por parte de adultos. En esos casos, no dude en consultar a su pediatra o enfermera.

Tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, la masturbación es un comportamiento común, normal en los niños. En muy raras ocasiones se trata de un indicador de algún otro problema. 

Fecha de publicación: 15-02-2012
Autor/es: