Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Diversión garantizada: los campamentos de verano

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 12-06-2017

Cuando el curso escolar acaba es el momento para plantear a nuestros hijos ir a un campamento.

No se trata de “aparcarles” en algún lugar. Se trata de que tengan una experiencia gratificante, educativa y de crecimiento personal.

Los campamentos son una oportunidad para mejorar las relaciones y autonomía. Aprenden nuevas actividades, se divierten y conocen otros entornos.

¿Cuáles son los beneficios de los campamentos para los niños y adolescentes?

Un campamento es una alianza entre lo lúdico, la diversión, el juego y el proceso educativo.

Los beneficios más destacables son:

  • Mejora las habilidades de comunicación. La relación diaria con el grupo de iguales les obliga a poner en práctica sus habilidades sociales.
  • Potencia el trabajo en equipo y el cooperativismo. El sentimiento de grupo y de compañerismo es muy importante en la infancia y sobre todo en la adolescencia.
  • Incrementa la tolerancia y el respeto a personas o ideas diferentes.
  • Facilita la independencia y la autonomía.
  • Aprende de una forma práctica.
  • Aprende a valorar de forma más positiva a su familia y amigos. E incluso las comodidades que tienen en sus casas.
  • Aporta diversión y experiencias agradables.

¿A partir de qué edad apuntarles?

Cualquier edad es buena para que los niños vayan a este tipo de encuentros. Se puede ir desde los 4 o 5 años, ya que es parecido al colegio. Se puede hacer de forma paulatina: primero solo por el día y después quedarse a dormir. Pero los adolescentes son los que más partido sacarán, aprenden a ser más independientes y hacen amigos con chicos de la misma edad.

A la hora de elegir campamento, ¿Qué debo tener en cuenta?

Hay una amplia oferta de campamentos:

  • Musicales.
  • De ciencia y tecnología.
  • Urbanos.
  • Deportivos.
  • De idiomas.
  • De playa.
  • De montaña.
  • Para niños con enfermedades crónicas (diabetes, asma, enfermedad inflamatoria intestinal, celiacos…).

Piensa en los gustos de tu hijo. Es fundamental que la temática concuerde con sus aficiones.

Infórmate de:

  • rango de edad al que va dirigido,
  • programa de actividades,
  • cualificación de monitores,
  • existencia de menús en caso de alergias o necesidades especiales,
  • adecuación del lugar y de las instalaciones,
  • seguros contratados.

Equipaje para el campamento de verano ¿Qué debe llevar y qué no llevar?

Dependerá básicamente de la duración del campamento y la temática del mismo.

La organización os informará de lo que se debe y no se debe llevar. Generalmente se dará por escrito.

Estas son algunas de las recomendaciones básicas:

- Marcar la ropa con el nombre y apellidos del niño/a.

- En función de las actividades a realizar, se sugiere llevar ropa vieja.

- El calzado es mejor usado.

- Si utiliza gafas de ver, llevar un segundo par de gafas.

- Imprescindible sombrero o visera, gafas de sol, protección solar y repelente de insectos.

- En el caso de seguir un tratamiento médico, alergias o patologías de interés, entregar informe médico a los monitores. Las cajas de los medicamentos deberán llevar el nombre y apellidos del niño/a. Además es muy recomendable tener actualizado el calendario vacunal.

- Aportar fotocopia del DNI (si lo tiene), fotocopia de tarjeta sanitaria o seguro privado.

- No llevar objetos de valor. Ni dispositivos electrónicos (tabletas, consolas…) que distraiga la atención de sus actividades diarias.

Más información:

Fecha de publicación: 12-06-2017
Autor/es: