Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿ La fiebre alta se quita con antibióticos ?

Artículo relacionado: https://bit.ly/2zvxXRt

Área de usuario

Deberes escolares, ¿qué debemos hacer? ¿hasta dónde ayudar?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 7-04-2016

¿Por qué hacer deberes?

El propósito de los deberes en casa es reforzar lo aprendido en el día. En países como Finlandia, los deberes son colaborativos. Es decir, se trabajan en casa sólo las áreas donde el niño falla más en el colegio. Aprender a organizarse el tiempo y asumir responsabilidades es importante desde que son pequeños.

Al hacer los deberes, los niños aprenden a:

  • Leer y seguir instrucciones en forma independiente.
  • Distribuir y organizarse el tiempo.
  • Presentar bien los trabajos y dar lo máximo de sí mismos.
  • Responsabilidad.
  • Disciplina

También les ayuda a desarrollar una autoestima alta, por el trabajo bien hecho y realizado. Esto les beneficiará más allá de los estudios.

Los padres pueden ayudar a sus hijos. Deben establecer que los deberes son una prioridad. Que el niño se acostumbre a hacer sus tareas todos los días hará que adquiera un futuro hábito de estudio. Aunque este hábito lo necesitará para etapas escolares venideras, es importante que se cree desde edades tempranas. Es importante que los padres sepan qué se espera en el colegio y hagan planes sobre ello. 

¿Tiene tu hijo un buen sitio para hacer los deberes?

El lugar de trabajo debe ser siempre el mismo. Debe estar bien iluminado. Si el niño es diestro es mejor que reciba la luz por el lado izquierdo. Si es zurdo, por el lado contrario. Debe ser un lugar cómodo, tranquilo y con las mínimas distracciones que se pueda. Este último punto es muy importante. Cuánto menos distracciones tenga su mesa, más fácil le resultará hacer los deberes. Menos tiempo tardará en hacerlos. La mesa debe estar provista de material escolar y de consulta por si fuese necesario.

La silla debe ser regulable a su altura. Los pies deben apoyar en el suelo. La postura debe ser correcta y cómoda.

Si el niño necesita ordenador para algún trabajo, es recomendable colocarlo en un lugar de uso común. Así se evitan distracciones en el tiempo de estudio. Si necesita usar Internet, siéntate con él para supervisar su uso del mismo.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo con los deberes del colegio?

Hoy en día, los padres se implican más que nunca en los deberes escolares. Pero no siempre lo hacen de forma adecuada. Un mal apoyo puede generar dependencia y transmitirle la idea de que no es capaz de hacerlos por si mismo.

Es fundamental estar cerca y disponible para apoyar y guiar al niño cuando le haga falta. Asegúrate que el niño sabe que tu le vas a ayudar si surge algún problema. Pero también, que es importante que trabaje de forma independiente.

- Es importante responder a preguntas, ayudarle a interpretar las instrucciones y revisar los trabajos cuando termine.

- No es bueno darle las respuestas correctas o acabarle los trabajos.

La posición sería como la de 'un entrenador deportivo'. Si hace los trabajos por sí sólo, tendrá confianza en sí mismo.

Algunas estrategias para que el camino resulte más fácil son:

- Establece una rutina de trabajo. Pon un horario regular. Enséñale a distribuir el tiempo.  Divide los deberes en pequeñas tareas más asequibles.

- A la vuelta del colegio intenta saber qué hizo y qué deberes le han puesto. Si suele  responder “no me han puesto deberes”, pídele que te enseñe libros y libretas (o la agenda escolar). Así controlas lo que está haciendo. Ayúdale a sugerir lo que debe hacer cada tarde en casa. No hay que llegar a convertirse en policía, sino actuar para facilitar las cosas.

- Organizad estratégicamente las sesiones de deberes. Algunos niños pueden preferir hacer primero los trabajos más difíciles. En cambio, otros prefieren primero las tareas más fáciles. Deja que descanse cuando lo necesite.

- Incúlcale habilidades organizativas. Puede ser útil enseñarle técnicas de estudio. Al principio un niño no es organizado de manera natural. No sabe cómo estudiar, así que ayúdale a aprenderlo.  

- Enséñale a aplicar las cosas del colegio al mundo real. Aprovecha cualquier momento para reforzar lo aprendido. Le resultará más atractivo.

- Da ejemplo. Los niños son más dados a seguir el ejemplo de sus padres que sus consejos.

- Anímale a pedir ayuda cuando le haga falta. Elogia siempre su esfuerzo, mucho más que los resultados obtenidos.

Mantener el contacto con los profesores del niño a lo largo de todo el curso escolar es muy importante, sobre todo si hay dificultades. No faltes a las reuniones de padres y profesores. Siempre debes estar abierto al diálogo.

Diferentes autores aconsejan estar vigilantes para impulsar la autonomía y crear una disciplina sin caer en el autoritarismo. Como resumen se podría seguir esta regla "De la A a la E" de la profesora Paola Perochena:

  • Acompañar y dar Autonomía.
  • Buena y Bella la obra Bien hecha.
  • Celebra los éxitos, incluso pequeños.
  • Disciplina amorosa.
  • Esfuerzo premiado, antes de resultado.

Cuando hay problemas con los deberes

Si todo el tiempo se queja sobre los deberes o le cuesta mucho hacerlos puede indicar un problema. En algunos casos, los niños solo necesitan aprender y practicar unos buenos hábitos.

Cuando un niño se queja constantemente o lo pasa realmente mal al intentar entender o hacer los deberes, puede que haya problemas de aprendizaje, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o dificultades visuales o auditivas que interfieran en su progreso.

En caso de problemas constantes, pide ayuda. Hablar con su profesor es fundamental. Y coméntalo con tu pediatra.

Fecha de publicación: 7-04-2016
Autor/es: