Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Dibujar, mucho más que ser artistas

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 28-08-2014

El arte comienza para el niño cuando hace la primera raya en un papel”

Los dibujos de nuestros hijos son un motivo de orgullo y satisfacción. Los padres mostramos alegría y asombro ante las primeras obras de los “pequeños artistas”. Pero el dibujo en los niños es mucho más que una expresión artística. Es un reflejo del mundo que les rodea y su impresión del mismo. Puede mostrar su estado emocional y anímico. Con frecuencia nos dicen en sus dibujos lo que no saben expresar de otro modo.

Importancia del dibujo infantil

Desde muy pequeños los niños muestran interés por dibujar. El dibujo favorece su desarrollo cognitivo, emocional y físico. Con sus dibujos pueden mostrar sus capacidades creativas y artísticas.

Dibujar es una actividad motora espontánea y compleja, que poco a poco requiere mayor coordinación. Colabora en la formación de la personalidad. Y favorece la maduración psicomotora, intelectual y afectiva. Fomenta la confianza en sí mismo, la motivación y la creatividad.

El garabateo y los primeros dibujos son esenciales para el desarrollo posterior de la lectura y la escritura.

- El dibujo es un medio de comunicación de los niños. A través de él expresan sus sentimientos, vivencias y emociones. Muestran aspectos que les gustan o que les preocupan. Se comunican voluntaria e involuntariamente a través de sus dibujos.

- Dibujar también es un juego. Les divierte. Pasan un rato agradable y entretenido. Permite liberar tensiones.

- También puede emplearse con fines educativos, para mejorar sus capacidades creativas, psicomotoras, etc.

Por todo ésto, es muy importante que fomentemos el dibujo en nuestros hijos desde que son muy pequeños.

Cómo evoluciona el dibujo infantil

La evolución del dibujo desde su inicio hasta su consolidación sigue normalmente diferentes etapas. Se desarrollan poco a poco. Cada niño sigue su propio ritmo.

- El garabateo representa los primeros pasos del menor en el mundo del dibujo. Suele iniciarse al año y medio de vida. El garabateo y los palotes son los precursores de la escritura y del dibujo. No pretenden ser figuras ni objetos. En sus inicios es desordenado y poco a poco pasa a ser controlado.

- A partir de los 2 años comienzan con trazos agrupados y experimenta con los colores. Poco a poco los dibujos tendrán forma y contenido.

- Sobre los 3-4 años dibujarán las primeras formas que identifican objetos y personas. Son los dibujos esquemas. La figura humana la pintan solo con cabeza y piernas (“humanoides”). El dibujo comienza a tener intención de comunicar.

Poco a poco van incorporando “detalles”. Añaden a la figura humana pies, brazos,.. La cabeza y ojos suelen ser muy grandes.

- Con 5-6 años comienzan a consolidar la forma. Las figuras son ya identificables. Tienen la mayor parte de sus elementos principales. Aparece la diferenciación. Dibujan varias figuras con rasgos diferenciales (más grande, más pequeña, contento, triste,…). Es un dato fundamental que nos muestra su creatividad.

- A partir de 6 años el dibujo está bastante más definido. Es mucho más parecido a la realidad. El uso del color es más objetivo. Representan escenas con personajes en acción.

El garabato inicial se ha transformado progresivamente en un dibujo con intención comunicativa que nos muestra cómo ve el mundo que le rodea y expresa sus sensaciones y emociones.

Fecha de publicación: 28-08-2014
Autor/es: