Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Epistaxis (sangrado nasal)

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 25-01-2012

¿Qué es una epistaxis?

Esta palabra viene del griego y quiere decir "goteo". Se refiere a un sangrado o hemorragia de la nariz. Casi siempre se debe a la rotura de un vaso sanguíneo en el área de kiesselbach (zona anterior y baja del tabique nasal). Es muy frecuente, sobre todo en el tramo de edad de los 2 a los 15 años de vida. (Figura 1)

Figura 1. Area de Kieselbach

¿Por qué se produce?

La causa más frecuente es la costumbre que tienen los niños de rascarse y escarbar en la nariz. Este hábito es más frecuente en niños con alergias y picor nasal. O en aquellos con sequedad nasal y catarros. Puede ocurrir incluso mientras duermen.

Muy raras veces, en menos del 10%, la causa es una alteración de la coagulación de la sangre o el aumento de la tensión arterial.

¿Cómo se trata?

Lo primero y fundamental es mantener la calma.

La epistaxis en los niños suele ser leve. Cede espontáneamente. Es muy raro que tenga ninguna repercusión importante, aparte de lo que mancha.

Para cortar la hemorragia lo más sencillo y eficaz es apretar la nariz con los dedos. Hacer pinza con el dedo índice y el pulgar con la fuerza suficiente para que deje de sangrar.

El niño debería estar sentado o de pie, con la cabeza en la posición habitual. ¡No hace falta echarla hacia atrás! Conviene esperar algún minuto después de que deje de sangrar para retirar la "pinza".

En algunos manuales de primeros auxilios recomiendan introducir un algodón o una gasa empapados en agua oxigenada para ayudar a taponar. Lo mejor es comprimir sin más. En caso de que se emplee alguno de estos elementos, nunca debe dejarse olvidado en la nariz. No debe permanecer más de un par de días.

En los casos de hemorragias graves o recurrentes puede hacer falta tratamiento hospitalario. (Figura 2)

Figura 2. Pinza nasal (Clinica nicole panama)

¿Cómo se previene?

Después de una epistaxis, la zona de la nariz que ha sangrado está muy sensible y puede sangrar ante cualquier roce. Conviene reanudar la actividad diaria normal, pero se debe evitar tocarse la nariz y los deportes de contacto (judo, kárate, rugby, etc.) durante unos días.

En algunos niños, se repiten sin causa aparente. Esos casos suelen producirse por mínimos traumatismos (golpes) en la nariz como rascarse, hurgarse, etc. Como es de suponer, conviene evitarlos.

Si la causa es un ambiente cálido y seco, puede ser útil el uso de humidificadores, sobre todo en los dormitorios.

Fecha de publicación: 25-01-2012
Autor/es: