Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Niños y niñas ante el deporte. También son diferentes

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 24-11-2014

Hoy en día, en cualquier etapa de la infancia, las niñas son menos activas físicamente que los niños. Y al llegar a la adolescencia, vemos que las chicas abandonan antes los deportes.

Parece una paradoja que a día de hoy, que se da tanto valor a la imagen física en las chicas y mujeres de todas las edades, al mismo tiempo se pongan barreras a la forma más sana de tener un cuerpo hermoso y saludable.

Son barreras sutiles, escondidas en un conjunto de normas no escritas, que condicionan las conductas de los sexos. Son las que definen los llamados “roles de género”.

Hubo una época en que las niñas usaban vestiditos que limitaban mucho el movimiento. Eso ha cambiado, por suerte, y ahora los niños y niñas pequeños gozan de mucha libertad para moverse, saltar o trepar. Usan ropa cómoda y no se da importancia a que se manchen o si se ven algunas partes del cuerpo.

Sin embargo, hay reglas "no escritas" que dictan que las niñas deben moverse con gracia, sin dar carreras. Mientras los chicos sí pueden trotar a sus anchas.

Desde pequeñas se dice a las niñas que deben estar tranquilas y cuidar su imagen (peinado, colores, adornos…). Los chicos pueden destrozar la ropa porque “los chicos son así de brutotes”.

Pero, si la actividad física es buena para todos, tanto las chicas como los chicos deben ser estimulados a practicarla de diversas maneras, y por eso conviene regalarles juguetes que la faciliten: patines, raquetas, cuerdas de saltar, equipación deportiva, balones…

¿Eres mujer y quieres ayudar a tu hija a liberase de algunas de estas reglas absurdas?

¿Eres hombre y quieres que tu hija crezca sana y alegre, sin cortapisas trasnochadas y sexistas?

Desde pequeña deja que se mueva. Juega con ella, baila con ella. Ponle ropa cómoda para que pueda mover de forma libre los brazos y piernas.

Cógela en brazos con energía. Haz los mismos juegos que suelen hacerse con los niños: el avión, volteretas… (Leer: La actividad física en el primer año de vida)

Cuando camine, ayúdale a fortalecerse y a adquirir equilibrio y coordinación con correpasillos y triciclos.

Cuando vayáis al parque, deja que pruebe toboganes, columpios, aros, túneles…  Niños y niñas tienen que aprender a protegerse: guía sus manos y pies. Ponte debajo y dale órdenes sencillas.

En casa hay muchas oportunidades de moverse. Niños y niñas deben hacer su cama, ayudar a subir la bolsa de la compra, pasear al perro, pasar la aspiradora, vaciar el lavavajillas.…

Enséñale a lanzar y coger balones, a patinar, a montar en bicicleta, a nadar, a remar, a saltar a la cuerda… No hay deportes “de niñas” o  “de niños”.

En la etapa escolar, asegúrate de que en la clase de educación física aprenden diversas técnicas deportivas.

Pregúntale qué hace en el recreo. Ayúdale a reflexionar sobre lo que hacen los chicos y las chicas de su edad en el recreo. Señala cómo ríen los chavales cuando corren, se persiguen o pelean por una pelota. Anímale a participar en juegos activos.

En la etapa escolar, niñas y niños pueden jugar en equipos mixtos de voley, baloncesto, fútbol, hockey,…. Más adelante es mejor que lo hagan en equipos distintos, por la diferencia en la fuerza física y en la velocidad del desarrollo. Pero pueden seguir haciendo actividad física juntos en otros casos: senderismo, trotar, ping-pong, saltar a la cuerda, patinar, bailar,…

Da ejemplo haciendo actividad física tú; tanto si eres un hombre y, sobre todo, si eres una mujer. Comparte con ella los aspectos positivos de ser activa: me siento bien, me gusta estar ágil, es bueno para mí, disfruto, me encanta tratar bien a mi cuerpo, ponerlo en forma…

Busca modelos o imágenes de mujeres deportistas. Habla de ellas. Busca noticias o entrevistas. Elige programas que emitan partidos de equipos femeninos.

¿Cómo motivar?

Cada niña o cada niño tiene diferentes aptitudes físicas pero la mayor diferencia está en los gustos y en la motivación. Una chica puede adquirir buena forma física para jugar a rugby o al fútbol. Sobre todo si le gusta, se divierte y se siente motivada a hacerlo.

La motivación a la hora de hacer actividad física es distinta en niños y niñas. En los niños prima la diversión y las relaciones con sus amigos. También pretenden conseguir buena forma física y mejorar su rendimiento deportivo. En las niñas, seguramente por la desigual influencia cultural reiterada, predominan los aspectos estéticos, el control del peso y de la silueta aunque también la forma física.

Destaca en cada actividad los aspectos lúdicos (es divertido, te lo pasas bien con tus amigos o amigas…) y los beneficios para la salud (estás cada vez más flexible, has mejorado tu tiempo, fíjate cuánto aguantas ahora,...)

Destaca los aspectos sociales: ser parte de un equipo, conocer bien las reglas del juego, contribuir al éxito del grupo, relacionarse con otros equipos,…

Investigad juntos qué otras actividades le divierten. Olvida los estereotipos: water-polo, atletismo, esgrima o salto de trampolín, también permiten tener el cuerpo y la mente ágiles y sanos.

Si no le gustan los deportes de competición, probad otros que no lo sean o pedid que rebajen el nivel de exigencia.

A lo mejor prefiere los deportes “femeninos” más clásicos como el baile, la gimnasia rítmica… ¡Perfecto! Lo importante es que se sienta a gusto con lo que hace, sea constante, esté en buena forma y se divierta, para que siga activa a lo largo de toda la vida.

¿Y al llegar a la adolescencia?

En esta etapa muchas chicas dejan de practicar su deporte favorito para ... ir a ver como entrena el equipo de chicos.

Las relaciones sociales se vuelven muy importantes. Es algo normal.

Si la joven ha llegado a esta etapa de la vida con buena autoestima y buenos hábitos, hay que revisar el horario porque puede haber tiempo para todo.

Es tiempo de encuentros amistosos mixtos; o de actividades ludicas conjuntas como senderismo, ginkanas...

Para recordar:

  • Olvidemos estereotipos: No hay deportes de niñas y de niños.

  • Las niñas pueden practicar cualquier disciplina deportiva si con ello se divierten y se entrenan con constancia.

  • Los beneficios de la actividad física son iguales para niñas y niños.

También en la web Familia y Salud

Y conoce el Decálogo para padres sobre la actividad física de sus hijos publicado por el Grupo de Trabajo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Y el documento Consejos sobre actividad física para niños y adolescentes publicado por el mismo Grupo en colaboración con el Consejo General de Colegios Oficiales de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte
Fecha de publicación: 24-11-2014
Autor/es:
  • Ana Martínez Rubio. Pediatra. Centro de Salud de Camas. Camas (Sevilla)
  • Grupo PrevInfad. Prevención en la infancia y adolescencia (PrevInfad). Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)