Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Lactancia en tándem. La aventura de amamantar a dos niños

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 9-07-2014

¿Qué es?

Lactar en tándem es dar de mamar a dos niños de varias edades en el mismo periodo. Habrá un hermano mayor que ha lactado durante el embarazo del menor. Y tras el nacimiento ambos siguen lactando.

¿Qué precauciones hay que tener?

Al mamar el hijo mayor se asegura que va a haber bastante estímulo para el inicio de la lactancia del menor. Hay una producción ininterrumpida y va a haber una nueva “subida” de la leche. Es decir el hermano mayor no le va a “robar” leche al menor sino que le va a ayudar a producir más leche. El hermano menor recupera el peso más rápido y pierde menos peso tras nacer.

Hay que tener en cuenta que las tomas del hermano menor han de ser a demanda y que en los primeros meses es su único alimento. El hermano mayor puede tomar otras cosas, por lo que hay que dar prioridad al pequeño.

¿Qué va a suceder?

Puede ser habitual que el mayor quiera más tomas de pecho tras nacer su hermano. Poco a poco irá disminuyendo la frecuencia bien de forma espontánea, bien porque la madre limite las tomas del mayor.

La amenorrea tras el parto será más larga, por lo que la madre se recuperará mejor. Debe seguir una dieta variada y sana al igual que si solo diera de mamar a un niño.

¿Qué ventajas tiene lactar en tándem?

El hermano mayor puede evitar o tratar las ingurgitaciones que se puedan dar, ya que tiene más capacidad de succionar y vaciar el pecho.

Se crea un vínculo especial entre hermanos. El pecho le da al hijo mayor, a la vez de un alimento incomparable, consuelo y seguridad que le van a ayudar en la transición de adaptarse a un nuevo hermano.

¿Qué dificultades pueden surgir?

El poder responder a las demandas de dos niños a la vez puede ser vivido de muy diferentes formas. Puede verse como una solución fácil y práctica de responder a las demandas de atención o ser mal tolerada por estrés o tensión.

La madre a veces puede sentir lo que se ha definido como “agitación del amamantamiento”. Es una sensación desagradable que la madre nota al dar el pecho, sobre todo al mayor. Es una sensación de rechazo al niño, irracional, porque evidentemente quiere a su hijo. La madre se encuentra en una encrucijada de sentimientos encontrados que le provocan sufrimiento. Quiere a su hijo, pero no disfruta al darle el pecho, incluso lo rechaza, cuando antes le daba de mamar sin ningún problema.

Esta sensación se da con más frecuencia de la que se piensa. Se cree que las hormonas juegan un papel en ello. Es temporal, y lo más importante es que la madre ponga nombre a lo que le pasa y lo que siente. Después puede contactar con personas que la puedan comprender y tomar alguna decisión sobre cómo seguir con la lactancia. Hablar con el hijo mayor puede ayudar. Hay que recordar que la lactancia es una cosa de dos y que deben disfrutarla ambos.

¿Cómo puede darse el pecho a los dos a la vez?

Solo es cuestión de práctica, no hay una postura predefinida. Depende de la edad de los niños. A veces basta con dejar que el mayor se acople y que busque él la posición. Al final lo importante es que todos se sientan cómodos y disfruten.

Fecha de publicación: 9-07-2014
Autor/es:
  • Raúl Peiró Aranda. Pediatra. Centro de Salud “Palma-Palmilla”. Centro "Mi Matrona" Málaga

Música Podcast: Butterfly (Disco: Anxiety (Piano album)). Artista: Alex Alexandroff (Fuente: www.jamendo.com). Voz: Rafael López García
Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este artículo y no refleja las posibles ediciones subsecuentes.