Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Cual es el motivo principal para visitar esta web?

Soy Padre/Madre
54% (87 votos)
Familiar o cuidador
2% (4 votos)
Profesional sanitario
21% (34 votos)
Profesional de la educación
6% (9 votos)
Soy Niño o adolescente (y me interesa)
12% (19 votos)
Entro por Curiosidad o interés general
6% (9 votos)
Total de votos: 162

Área de usuario

Recomendaciones para el consumo de alimentos que contienen grasas

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 27-11-2011

Una alimentación sana es vital siempre. Contribuye a la salud y al bienestar. Y, también, repercute en la salud futura.

  • Hasta los 2-3 años no hay que preocuparse por cuánta grasa toman los niños, pero siempre hay que procurar que sean grasas sanas.
  • Un poco de grasa en la dieta es necesaria para asimilar las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y tener energía. Tomar cantidades pequeñas de grasas vegetales de las “buenas” mantiene en buen nivel el colesterol-HDL.
  • Las grasas aportan muchas calorías, por ello tomarlas en exceso puede hacer que se gane peso.
  • El colesterol de la sangre aumenta si se come carne (ya que contiene proteínas animales y grasas). También aumenta al tomar otras grasas, como la nata de la leche y las grasas hidrogenadas o “trans” de los productos envasados.
  • El colesterol de la sangre disminuye si se toman frutas, verduras, hortalizas y almidones (arroz, pan, patatas, pasta). También si se hace ejercicio de forma regular.
  • El riesgo cardiovascular asociado a la elevación del colesterol es reversible si se cambia de hábitos.
  • Los alimentos industriales, que suelen contener grasas “trans”, se deben limitar.
  • Conviene comprobar en las etiquetas qué tipo de grasas contiene el producto adquirido. Es mejor rechazar los productos con “grasas hidrogenadas” o “grasas trans”. Y también los que tienen “grasas insaturadas” o “grasas parcialmente hidrogenadas” porque no aclaran qué tipo es.
  • Es mejor usar aceite de oliva o de girasol para freir. No calentarlos mucho, ya que con el calor se desnaturalizan. Cambiarlos con frecuencia.
Fecha de publicación: 27-11-2011
Autor/es:
  • Ana Martínez Rubio. Pediatra. Centro de Salud de Camas. Camas (Sevilla)
  • Grupo PrevInfad. Prevención en la infancia y adolescencia (PrevInfad). Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)