Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Albóndigas de cazón con guisantes

El cazón es un pescado azul aunque contiene pocas grasas. Aporta, sobre todo proteínas y minerales (sodio y potasio) y nada de hidratos de carbono. 

Los guisantes son una leguminosa con abundante fibra, fuente de proteína vegetal, iones (calcio, hierro...) y vitaminas (B, C, A). 

Es una manera diferente y agradable de dar pescado a los niños porque quedan blanditas y sabrosas. Al ser una receta algo más elaborada, el día que decidamos hacerla podemos preparar el doble porque se pueden congelar.

¿Qué necesito?

INGREDIENTES: (6 personas)

Para las albóndigas:

  • 700 gr de cazón (ya limpio)
  • 1 huevo
  • 1 cebolleta
  • Perejil fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan mojada en leche
  • 1 cucharadita de sal
  • Harina y huevos para rebozar

Para la salsa:

  • 2 cebollas pequeñas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Unas gotas de zumo de limón
  • 1 vaso de vino blanco (el alcohol se evaporará)
  • Unas cuantas hebras de azafrán 
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • Unas semillas de comino
  • 3 vasos de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra

¿Cómo lo preparo?

Fumé: Primero hay que hacer el caldo de pescado. Las espinas del cazón (o las espinas o cabezas que tendremos congelados crudos de preparaciones anteriores: merluza, rape...) se ponen a cocer en agua con laurel, unos granos de pimienta y un poco de sal, unos 20 minutos y se cuela. Se desecha todo y se guarda el caldo. Limpiamos el pescado: con cuchillo se pica lo más fino posible, o mejor pedírselo al pescadero.

Albóndigas: Batimos el huevo, se le añade la cebolleta y el perejil picados junto con la rebanada de pan humedecida en leche. Añadimos el pescado y trabajamos con un tenedor hasta que tengamos la masa bien trabada.

Formamos bolitas y pasamos primero por huevo batido y luego por harina. Vamos friendo en abundante aceite bien caliente.Conforme se vayan enharinando hay que freírlas porque si no se humedecerán corriendo y no se podrán manejar bien. Freímos hasta que estén doradas, sacamos y escurrimos sobre papel absorbente.

Salsa: En una cacerola amplia ponemos un poco de aceite y sofreímos las cebollas cortadas en tiras. Ponemos en el mortero los dientes de ajo, las hebras de azafrán, las semillas de comino y una pizca de sal y machacamos. Incorporamos este majado a la cebolla junto con la hoja de laurel. 

Damos unas vueltas y añadimos el vino y la cúrcuma. Bañamos con el caldo colado y añadimos unas gotas de limón. 

Dejamos cocer durante unos quince minutos... e incorporamos las albóndigas. 

Bajamos el fuego y dejamos cocinar todo junto otros quince minutos.

Pueden servirse con patatas fritas o con verduras. También pueden hacerse con bacalao desalado. En este caso están con guisantes, que le van muy bien.

* A partir de 12 meses de edad (Sólo con trocear. Son muy blanditas).

Receta de "Cocinando entre olivos"

FuenteCarmen de la Torre Cecilia (colaboradora)

Recursos relacionados: 
Decálogo de la alimentación (podcast)
Decálogo de la alimentación