Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Recetas de familia

Recetas de cocina tradicional, saludables, apetecibles y fáciles de elaborar. Para disfrutar con la cocina y comiendo en familia. (Elaboradas por Carmen de la Torre, madre y pediatra, le gusta cocinar).

El ajoblanco es una sopa fría de almendras.  Como su nombre indica sabe a ajo. Es un entrante muy refrescante, aunque no es ligero debido a las calorías de la almendra y el aceite. 

En meses fríos son muy apetecibles y bien aceptados por los niños los platos de cuchara calientes tan típicos de nuestra cocina tradicional. Y la carne picada es una manera cómoda de ofrecer este nutriente a los niños más pequeños.

Otra idea para ofrecer carne de fácil y agradable masticación  para los niños. 

El cazón es un pescado azul aunque contiene pocas grasas. Los guisantes son una leguminosa con abundante fibra. Es una manera diferente y agradable de dar pescado a los niños porque quedan blanditas y sabrosas. 

Este plato muestra una receta muy fácil de alcachofas que se pueden acompañar de cualquier otro alimento protéico como carne, huevo o pescado. Hoy hemos elegido el lenguado.

El arroz además de ser un alimento importante en la alimentación infantil, es el cereal favorito de los niños. Preparado con pescado gusta a todos, ya sea arroz con caldo, meloso o en paella.

En primavera la coliflor está en su mejor momento. Proponemos un plato asequible, rápido y muy agradable al paladar. Es un plato completo al combinar el arroz con verduras y pescado.

El arroz es uno de los cereales que no puede faltar en la dieta de los niños. Es una fuente principal de hidratos de carbono lentos (buenos), minerales (calcio, fosforo) y vitaminas (D, B). Se puede preparar de muchas maneras, con cualquier ingrediente, incluso en postres.

Con este plato tendremos éxito asegurado, especialmente con los niños.

El ingrediente principal es el arroz blanco cocido, al que se le añaden varios ingredientes, verduras, carne o pescado y salsa de soja, cocinándose todo junto.

Los bocadillos (pan con algo dentro) son un recurso muy utilizado cuando queremos tomar algo rápido. Único requisito: utilizar ingredientes saludables, sobre todo,  libres de grasas saturadas.

Los boquerones son un tipo de pescado azul, pequeños y muy sabrosos.

Son uno de los tipos de pescado azul más recomendable para los niños. 

Una forma divertida y diferente de ofrecer pescado a los niños, puede ser en forma de brocheta. Si le alternamos unas verduras la haremos  más atractiva  y completamos los nutrientes del plato.

Una nueva receta fácil y rápida con carne de pollo. También se llaman "Pinchitos morunos", debido a las especias que lleva. Es una forma diferente y divertida de presentar a los niños la carne de pollo en lugar del filete clásico.

El calabacín es una hortaliza. Cocinado con piel conserva sus propiedades y sabor. Es una de las verduras que suelen aceptar mejor los niños al principio. Se prepara en purés, relleno, a la plancha, al horno, como guarnición, en tortilla, etc....

Este plato de calamares en salsa suele gustar mucho tanto a  niños como a mayores, sobre todo mezclando la salsa con arroz hervido. Si, además, los acompañamos con alguna verdura o ensalada tendremos un plato completo.

Para hacer nuestro menú más variado mostramos un guiso con carne de cordero, una receta clásica de algunos lugares de nuestra geografía como Castilla la Mancha.

Un plato de pasta diferente y sano. Gustará a todos los niños, incluso a los que "odian las verduras".

Es un guiso tradicional andaluz muy sabroso, aunque requiere un poco más de tiempo, no tiene ninguna dificultad. Y una manera muy rica de incorporar el pescado a la alimentación de nuestros hijos.

Este es un plato tradicional de la cocina andaluza que se consume en invierno, cuando estas hortalizas se encuentran en el mercado en su mejor momento, blandas y jugosas.

El cocido es un guiso tradicional que se prepara con diversas carnes, verduras y legumbres. Se puede presentar como plato único o en varias partes. Contamos con incontables variedades (madrileño, andaluz, castellano, lebaniego, montañés) aunque cada familia lo elabora a su estilo.

Páginas