Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Dedicas tiempo a leerles en voz alta a tus hijos?

Artículo relacionado: https://bit.ly/2edcEwl

Área de usuario

Leches para problemas digestivos menores del lactante

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 15-06-2015

¿Qué son estos trastornos digestivos del lactante?

Son problemas frecuentes en el lactante (uno de cada dos), tanto en niños alimentados con pecho como con leches adaptadas.

Se les llama “menores” porque no suelen ser graves y tienden a mejorar con el paso de los meses. Sin embargo, causan preocupación en las familias por el malestar que ocasionan y su reiteración.

¿Qué entidades englobamos bajo este concepto? ¿Cómo las reconocemos?

A. Regurgitaciones: Expulsión por la boca de leche refluida desde el estómago. A diferencia del vómito se producen sin esfuerzo y no asocian malestar claro. Aparecen durante o al poco de algunas o todas las tomas, aunque a veces pasa más tiempo, sobre todo si se mueven o cambian de postura. Según el tiempo que esté en el estómago la leche estará más o menos digerida.

B. Estreñimiento: Dificultad en la expulsión de heces. Se debe dar más valor a la consistencia dura y/o el dolor ocasionado que a la frecuencia, muy variable. Puede ser normal defecar cada varios días si la consistencia es blanda y no provoca dolor o esfuerzo excesivo (“falso estreñimiento”). 

C. Cólico del lactante: Episodios repetidos de llanto inconsolable en el lactante. Predominan por la tarde-noche y pueden durar varias horas. Asocian molestias varias, la mayoría abdominales (abdomen hinchado, enrojecimiento facial, flexión de piernas sobre el cuerpo, les cuesta ventosear o defecar…). Suelen empezar a las 2-3 semanas de edad y durar hasta los 3-4 meses. Fuera de los episodios el niño no tiene síntomas, está sano y gana peso de forma adecuada.

¿Qué debemos hacer?

- Informarse en internet de páginas web fiables realizadas por asociaciones pediátricas o instituciones oficiales (Familia y Salud, EnFamilia, KidsHealth, MedlinePlus...)

- Consultar con el pediatra si los síntomas son frecuentes, intensos o asocian signos de gravedad: fiebre, vómitos repetitivos, sangre en las heces, decaimiento, rechazo del alimento, no ganancia de peso…

No es aconsejable realizar cambios alimentarios o administrar tratamientos sin la recomendación del pediatra. A veces carecen de fundamento y/o pueden dificultar la valoración correcta del problema.

¿Por qué se producen? ¿Cuál es su curso habitual?

Sus causas no se conocen con exactitud. Pueden ser varias y distintas para cada niño. La más implicada es la inmadurez digestiva del recién nacido-lactante. Por ello, la mayoría mejoran al madurar.

¿Cómo se tratan?

Cada entidad tiene diferentes tratamientos que se explican en sus páginas correspondientes.

El tratamiento dietético, en niños que toman lactancia artificial, se realiza mediante las llamadas fórmulas para trastornos digestivos menores del lactante, dentro del grupo de las fórmulas especiales. Estas leches tienen algunas modificaciones puntuales, siendo el resto de su composición igual a las fórmulas habituales para lactantes.

Nunca deben usarse en casos de lactancia materna: sus posibles beneficios no compensan los de una lactancia natural.

A. Fórmulas antirregurgitación (AR, antes llamadas antirreflujo): aumentan la viscosidad con la adición de agentes espesantes: almidones (patata, arroz o maíz) o carbohidratos no digeribles (goma guar o harina de semilla de algarrobo). Algunas modifican el contenido proteico (aumento de la relación caseína/seroproteínas, con mayor efecto neutralizador del ácido) o graso (menor cantidad, lo cual acelera el vaciamiento gástrico al intestino).

→ La evidencia de su uso es escasa. Disminuyen las regurgitaciones, pero no evitan el daño si existe enfermedad por reflujo. No deben utilizarse en lactantes sanos regurgitadores que crezcan bien. Podrían usarse en casos con mayor ansiedad familiar.

B. Fórmulas antiestreñimiento (AE): modifican los triglicéridos de las grasas de la leche. Con ello disminuyen la formación de jabones cálcicos, responsables de la dureza de las heces.

→ Consiguen heces más blandas y numerosas. En el estreñimiento verdadero se aconseja probar estas fórmulas.

C. Fórmulas anticólico (AC) y fórmulas confort o “digest” (en teoría anticólico, antirregurgitación y antiestreñimiento): grupo desigual de fórmulas que incluyen uno o varios de estos cambios: proteínas parcialmente hidrolizadas para facilitar su digestión; menor cantidad de lactosa para disminuir el exceso de gas abdominal que produce su fermentación en el colon; modificación en los triglicéridos para facilitar la evacuación fecal; y adición de sustancias (prebióticos) que crean una flora intestinal más saludable.

→ No hay evidencias científicas ni a favor ni en contra de estas fórmulas. El pediatra valorará la indicación de su uso de forma individual.

Fecha de publicación: 15-06-2015
Autor/es: