Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Sara, de niña a refugiada

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 17-06-2016

Sara es una niña de 10 años que nació en Siria. Tiene 5 hermanos con los que juega, se divierte y se enfada, como todos los niños. Es sonriente y le gusta ir a la escuela para ver a sus amigas, pero lo de estudiar,… prefiere jugar a la playa con sus hermanos y bailar copiando los bailes de you-tube.3/10

Aunque son de Madaya, ella nació en Homs porque su padre estudió y encontró un buen trabajo en una gestoría. Va a clases de inglés porque quiere ser periodista y viajar por todo el mundo. Aunque nunca está enferma van al pediatra de vez en cuando, pero cuando era más pequeña iba más a menudo y allí le ponían las vacunas.

Le encanta ir a Madaya a pasar unos días con su abuela durante las vacaciones de verano. Madaya es una ciudad muy bonita. Tiene unas preciosas callejuelas, donde se compra chuches y helados cada tarde con sus amigos. Le gusta celebrar su cumpleaños con su abuela y sus primos. Le hacen muchos regalos y la abuela le hace un pastel de chocolate.

Su país es precioso. Siria está en la costa del Mediterráneo, el mismo mar que tanta belleza y felicidad compartimos nosotros. También hace frontera con otros países de gran riqueza arqueológica y natural. En otros tiempos Siria fue un país muy rico y de una hermosura impactante. Tiene un río, el Eúfrates. En sus riberas se desarrolló una próspera civilización que supo construir castillos, mezquitas, templos monumentales, puentes, escuelas y vergeles. También supo desarrollar la escritura, promocionar a los artistas, la música. Tienen industria textil, alimentaria, cementera, de construcción y de refinado de petróleo.

Pero desde hace ya cinco años hay guerra. Su ciudad fue bombardeada, muchos amigos se fueron, pero ellos continuaron yendo al colegio una temporada. Pronto tuvieron que dejarlo. Hace ya 4 años que no va. Apenas salen de casa porque bombardean a menudo y deben esconderse en un sótano. Tienen mucho miedo. El colegio está destruido. Ahora sólo comen legumbres, arroz, o fideos. Ha sido su cumple pero nadie le ha podido hacer regalos. No ha habido tarta de chocolate, ni ropa nueva. La ciudad de su abuela está asediada, no dejan entrar ni alimentos ni medicinas. No la han vuelto a ver.

Sus padres deciden que hay que escaparse. Hay que ir a otro sitio de Siria o a Europa que está cerca. Tienen dinero que habían ahorrado para los estudios. Otros muchos han ido y han podido vivir con normalidad. Cuando puedan, ya volverán a por su abuela. Si no se van, morirán todos.

Comienzan un difícil y arriesgado viaje en camionetas y autobuses. No pueden llevar más que una bolsita y dos pares de zapatos. Quiere jugar pero nunca es el momento y no tiene sitio. Todos los mayores están tristes y enfadados. No les han dado visas y les han quitado el pasaporte.

A veces llueve mucho y se mojan porque duermen en tiendas de campaña o en edificios abandonados. Comen lo que pueden y cuando pueden. A veces unos paquetitos muy dulces de vitaminas que les dan. Se tiran a por el agua que también les reparten. Se acuerda mucho de su abuela y de sus primos,.. No saben nada de ellos. Ya no tiene que hacer deberes.

Sara es una niña refugiada y emigrante.

Según ACNUR, hay 30 millones de niños y niñas desplazados y refugiados en el mundo. Este problema no es sólo de Siria. Es de Afganistán, Somalia, Eritrea, Sudán, Uganda…Y en un 90% les reciben países tan pobres como ellos: Pakistán, Líbano, Irak, Etiopía, Jordania, Turquía…

Tampoco es siempre por la guerra. A menudo es por pertenecer a una religión distinta, por problemas políticos, por políticas económicas erróneas o por desastres naturales.

En ocasiones se desplazan voluntariamente y en otras sin quererlo. Dentro de su país o al extranjero.

A veces con sus padres o cuidadores y a veces solos empujados por su familia o porque se pierden.

Los niños poseen una característica psicológica exclusiva: están desarrollándose. Su personalidad se está formando, y casi todos los días aprenden nuevas habilidades. Sus necesidades evolutivas no esperan a que la fase de emergencia de una situación de refugiados termine. Su personalidad se decide en esos años.

¿Qué riesgos tienen los niños migrantes?

  • Reclutamiento forzado para el ejército o el trabajo.
  • Explotación sexual. Abuso. Violencia.
  • Adopción en condiciones irregulares.
  • Discriminación dentro de las comunidades.
  • Dificultades en el acceso a la educación y recreación.
  • Blanco fácil para el abuso, explotación, traficantes, y/o grupos armados.

¿Cuáles son las consecuencias para el desarrollo físico, intelectual, psicológico, cultural y social de los niños?

  • El desgaste físico provocado por los traslados, los viajes, las esperas, la aparición de problemas de salud, dermatitis, diarreas, bronquitis, mala nutrición, falta de vacunas.
  • La mayoría de los niños y niñas desplazados no recibe educación. Las causas son falta de accesibilidad, de capacidad o diferencias en el currículo o en la lengua.
  • Impacto psicosocial en niños que viven en tránsito.
  • La pérdida de fuentes de ingreso y medios de subsistencia con sentimiento de precariedad en las familias exiliadas. Pierden la esperanza de salir adelante.
  • Cambian a una calidad de vida inferior y con un sentimiento de pérdida de dignidad.
  • Daños psicológicos, dando lugar a estados anímicos débiles. Sin esperanzas de salir adelante y con sentimientos de injusticia e ilegalidad.

¿Qué acciones se deben desarrollar?

  • Restablecer la normalidad. Evitar los imprevistos. Los niños refugiados necesitan tener unas actividades cotidianas que sean previsibles.
  • Ayudar a las familias a lograr soluciones duraderas. Establecer condiciones de vida normales con empleo, educación, atención sanitaria y espacios de juego y ocio.
  • Los ciudadanos podemos presionar. La movilización puede generar cambios: informarse, apoyar a las ONGs, participar;…

¿Podrán los niños refugiados cuando sean adultos comprender por qué no se les ayudó a vivir con dignidad?

Todos los niños tienen derecho a la «protección y al cuidado que sean necesarios para su bienestar» (art. 3.2). Convención sobre los Derechos del Niño

¿Todavía quieres leer más.....?

Fecha de publicación: 17-06-2016
Autor/es: