Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Papá
14% (5 votos)
Mamá
3% (1 voto)
Ambos
9% (3 votos)
Ninguno
74% (26 votos)
Total de votos: 35

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

Sol y protección, siempre juntos

Fecha de publicación: 25/06/2018

Como cada año al llegar el verano, salimos más de casa y tomamos el sol. Estar al aire libre es bueno para nuestra salud física y mejora las relaciones sociales.

El sol, como fuente de la vida en nuestro planeta, tiene muchos efectos positivos. El más importante para nosotros es que nos ayuda a formar la vitamina D. Esta vitamina es necesaria para la salud de nuestros huesos y además es importante para las defensas, el sistema nervioso, la piel y otros órganos.

Pero el sol también tiene sus peligros. A corto plazo, las radiaciones solares nos provocan quemaduras y también el golpe de calor. Y como efecto a largo plazo nos pueden producir cáncer de piel (como el melanoma), y también envejecimiento de la piel y cataratas.

Cada 13 de junio se celebra el Día Europeo para la Prevención del Cáncer del Piel. La Unión Europea trata de concienciar a todos los ciudadanos sobre este problema y sobre cómo prevenirlo.

La acción de las radiaciones solares se acumula sobre nuestra piel año tras año. Por eso hay que tomar precauciones desde que el niño es pequeño. Las radiaciones ultravioleta, las A (UVA) y sobre todo las B (UVB), son las responsables de los efectos perjudiciales del sol.

Entonces, ¿cómo podemos protegernos del sol?

  • No tomar el sol a las horas centrales del día (entre las 12 y las 17 horas).
  • Los niños menores de 6 meses no deben tomar el sol. Y en los menores de 3 años hay que tomar todas las precauciones posibles.
  • Usaremos protección con sombrillas, sombreros, gafas de sol y ropa. Esta protección de tipo físico es fundamental.
  • Antes de tomar el sol (media hora antes), nos pondremos la crema protectora solar. Y en cantidad abundante (para cubrir bien todas las zonas de la piel expuestas al sol).
  • El factor de protección solar dependerá de nuestro tipo de piel y edad. Como mínimo será de 15.
  • Tenemos que volver a ponernos la crema protectora cada vez que nos mojamos, o si hacemos mucho ejercicio y hemos sudado, o cada 2 horas de exposición solar.
  • Usar bien la crema no garantiza protección total. Tenemos que seguir usando el resto de medidas de protección (sombra, gorro, gafas) y evitar largas exposiciones.

En nuestra web tenemos varios artículos que hablan en profundidad de estos temas:

Y como siempre os recomendamos algunas webs y blogs sobre protección solar:

Pasad buen verano y siempre protegidos del sol.

Equipo Editorial Familia y Salud