Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

¿En que se diferencia la neumonía atípica de la neumonía común?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 7-10-2014

¿Qué es la neumonía atípica?

La neumonía atípica, es como todas las neumonías una infección del pulmón. Se llama así porque los síntomas son algo diferentes de los de la neumonía común (ver Tabla I). Es una forma menos grave, los síntomas son en general leves, incluso puede ser que se les dé poca importancia los primeros días.

Se produce sobre todo en niños mayores de 5 años, adolescentes y adultos; y la mayor parte de las veces, la causa es una bacteria que se llama Mycoplasma Pneumoniae.

¿Quién más la produce?

Además del Mycoplasma Pneumoniae que es una bacteria algo distinta a la que causa la neumonía común, también la pueden provocar otras bacterias como la Chlamydia Pneumoniae y algunos virus.

¿Cómo se contagia?

Se contagia de persona a persona por el aire, a través de las secreciones respiratorias en los contactos cercanos, Se pueden producir brotes en escuelas, campamentos y dentro de la familia. Y es más frecuente en los meses de Mayo a Julio. Tiene un periodo de incubación, es decir desde que se contagia hasta que producen síntomas de enfermedad, de dos a tres semanas.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía atípica en niños?

Los síntomas aparecen lentamente. Al principio, es posible que el niño solo tenga dolor de cabeza y algo de fiebre. O simplemente que no se encuentre bien. Más adelante, puede tener dolor de garganta y, sobre todo, tos seca. Es decir síntomas parecidos a los del catarro. Pero también puede haber:

  • Dolores musculares

  • Dolor en rodillas, caderas o articulaciones

  • Un sarpullido rojo e irregular

  • Vómitos o diarrea

                                                        Tabla I: Síntomas que orientan hacia la neumonía típica o atípica

¿Cuándo debo ir al Pediatra?

Ante un cuadro de tos prolongada o malestar con los síntomas antes descritos debe acudir con su hijo al pediatra. Con la clínica y la auscultación este puede diagnosticar una neumonía atípica. En ocasiones pedirá una radiografía. Y también puede solicitar un análisis de sangre.

¿Cómo se trata?

Medidas generales

  • Ofrecer abundantes líquidos para beber

  • Antitérmicos (paracetamol o ibuprofeno) si hay fiebre o tiene dolor y malestar

  • Mucho descanso y reposo en casa hasta que el pediatra le de el alta

  • No se recomiendan mucolíticos ni jarabes para la tos. Ya que por lo general tienen poco o ningún efecto y pueden dar lugar a efectos secundarios graves en los niños

Tratamiento antibiótico

Su pediatra le indicará el tratamiento, un antibiótico de la clase “macrólidos“ que debe de tomar todos los días que la hayan indicado aunque mejore de forma rápida.

¿Cómo evoluciona?

En niños y adolescentes la neumonía atípica es un cuadro que, en general, no implica gravedad.

La mayoría de los niños comienzan a sentirse mejor entre dos y tres días después del inicio del tratamiento. Pero el cansancio y sobre todo la tos puede seguir semanas; e incluso meses, la tos después del ejercicio.

Si su hijo no está mejor al cabo de dos-tres días consulte con su médico. Puede hacer falta un cambio en el tratamiento

A veces se asocia la palabra neumonía atípica con la neumonía por Legionella Pneumofila que ocurre en brotes y se dan casos muy graves en adultos (Legionelosis).

¿Se puede prevenir?

  • El lavado frecuente de manos de los niños y las personas que le rodean es la mejor forma de prevenir la infección. Porque disminuye la transmisión y contagio de gérmenes.

  • No compartir vasos, cubiertos, toallas, juguetes con la persona enferma.

  • No fumar en casa y evitar los lugares con humo de tabaco. Ya que este aumenta el riesgo de infecciones respiratorias en general.

Fecha de publicación: 7-10-2014
Autor/es: