Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Mi bebé está amarillo: ictericia en el recién nacido

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 11-04-2018

La ictericia es la coloración amarilla de la piel y mucosas. Se debe al aumento de bilirrubina en la sangre.

¿Por qué se produce?

Los recién nacidos tienen un exceso de glóbulos rojos que se rompen los primeros días de vida. Esto provoca un aumento de la bilirrubina, que se elimina por el hígado y por la orina.

Podemos distinguir:

- Ictericia fisiológica: el exceso de glóbulos rojos y la inmadurez del hígado hacen que aumente la bilirrubina los primeros días. Es una situación normal y transitoria, si las cifras no son muy altas ni duran muchos días. En los prematuros y en los de bajo peso es aún más frecuente.

Ictericia precoz por lactancia materna: se debe a una baja ingesta y cierta deshidratación. Cede al aumentar las tomas.

- También algunos bebés alimentados con leche materna pueden presentar una ictericia después de la primera semana. Se debe a sustancias de la leche que aumentan la bilirrubina en la sangre. Se va entre el mes y los 3 meses de vida (ictericia prolongada).

- Ictericia patológica: se debe a una enfermedad.

  • Precoz. Aparece en las primeras 24 horas de vida y tarda más en desaparecer (por ejemplo: por incompatibilidad Rh, alteración de los glóbulos rojos, sangrado interno, infecciones, problemas tiroideos, etc).
  • Tardía. Cuando dura más de dos semanas y la orina es más oscura y/o de las heces blancas. En este caso puede haber problemas de hígado y vías biliares.

¿Qué síntomas da?

La ictericia fisiológica empieza entre el 2º y 4º día de vida. Primero por los ojos y la cabeza y avanza hacia los pies. Después desaparece en sentido inverso, desde los pies hasta la cabeza, durante las dos primeras semanas de vida.

¿Es grave?

La mayoría de los casos son leves. Se resuelven en los primeros días sin dejar secuelas.

Si las cifras de bilirrubina son muy altas, el exceso de bilirrubina puede acumularse en el cerebro (kernícterus) y causar daños (sordera, parálisis cerebral…)

¿Cuándo hay que consultar?

Se debe consultar al pediatra si:

  • Aparece el primer día o se prolonga más allá de los 15 días de vida.
  • Va en aumento.
  • Tiene dificultad para comer o tiene signos de deshidratación (lengua seca, no orina, ojos hundidos…)
  • Presenta irritabilidad, somnolencia excesiva o mal aspecto.
  • Si tiene fiebre.
  • Orinas muy oscuras o deposiciones blancas.

¿Hay que hacer pruebas?

Generalmente, no. Debe ser controlado por el pediatra.

En algunos casos, se tendrá que hacer un análisis de sangre para determinar los niveles de bilirrubina. Se harán otras pruebas si se sospecha una enfermedad.

Algunos centros tienen un 'bilirrubinómetro transcutáneo'. Permite medir con una luz las cifras de bilirrubina a través de la piel. No es fiable en las primeras 24 horas de vida, prematuros, cuando las cifras son muy altas ni durante el tratamiento con fototerapia.

¿Cómo se trata?

Es muy importante que esté bien hidratado y alimentado. Los bebés alimentados con lactancia materna deben continuar con ella.

En los casos leves, que son la mayoría, se puede recomendar que el recién nacido esté en una zona de la casa bien iluminada (luz solar). No exponer directamente al sol para evitar quemaduras. La luz facilita la degradación de la bilirrubina, y se eliminará por la orina. Seguimiento por el pediatra de atención primaria.

- Cuando las cifras de bilirrubina son altas habrá que ingresar al recién nacido. El tratamiento es la fototerapia. Se pone al bebé desnudo bajo una lámpara o sobre un colchón de luz ultravioleta que facilita la eliminación del exceso de bilirrubina en la piel. Así se evita el daño neurológico que se pudiera producir. Para evitar que esta luz dañe la retina, se le colocarán protectores oculares. No hay porque suspender la lactancia materna.

Si hay alguna enfermedad de base (ictericia patológica) se tratará la causa además de la ictericia. En estos casos, a veces la fototerapia no es suficiente y hay que realizar una exanguinotransfusión. Consiste en sacar sangre a través de la vena umbilical y reemplazarla con sangre de un donante compatible.

¿Qué se puede hacer para prevenirla?

  • Acudir a los controles de embarazo para poder detectar de forma precoz los casos de incompatibilidad Rh o grupo sanguíneo ABO.
  • Autorizar la administración de vitamina K antes del alta hospitalaria.
  • Amamantar al recién nacido entre 8-12 veces al día durante los primeros días. Si existen dificultades con la lactancia es importante pedir ayuda.
  • Acudir a las revisiones del recién nacido con su pediatra.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 11-04-2018
Autor/es: