Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Las administraciones públicas
0% (0 votos)
Las fuerzas de seguridad
0% (0 votos)
El entorno de amigos y familiares
0% (0 votos)
Profesionales de la salud
0% (0 votos)
Nos compete a TODOS
100% (2 votos)
Total de votos: 2

Área de usuario

Dermatitis atópica

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 17-10-2011

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica (DA) o eczema, es una enfermedad de la piel muy frecuente en los niños. Casi siempre se manifiesta en brotes. Ocurre porque hay una inflamación crónica de la piel. El niño puede tener mucho picor y rascarse sin control. A veces, esto le interrumpe el sueño.

Es importante la genética. Hasta el 70% de los pacientes con DA tienen familiares ‘atópicos’ (es decir, que pueden tener dermatitis atópica, asma, urticaria, alergia al polen o alergia a alimentos). Parece relacionarse con mutaciones del gen de la filagrina, que es una proteína de la estructura de la piel.

¿Cómo evoluciona?

No se sabe qué va a pasar. La mayor parte de los niños comienzan antes del primer año de la vida. Casi siempre entre los 3 y 6 meses.

Los brotes pueden ser muy frecuentes (2-3 al mes), a veces casi constantes. Muchos niños mejoran con la edad.

¿Cómo se diagnostica?

Los pediatras y dermatólogos están muy familiarizados con la dermatitis atópica. Como norma no hay que hacer pruebas. En muy pocas ocasiones pueden ser necesarios otros estudios. Por ejemplo, se hace un test de alergia si el eczema se agrava al comer un determinado alimento. Algunos niños tienen también rinitis y asma. A esto se le llama “marcha atópica”.

¿Cuál es su tratamiento?

No hay un tratamiento que cure. El objetivo es que el niño lleve una vida “normal” con mínimas lesiones. Hay que tener la enfermedad controlada. Los niños con atopia deben saber los factores que desencadenan sus síntomas, las medidas generales de cuidado de su piel y tener un plan de tratamiento escrito por su médico.

Los objetivos del plan son:

  • que no tenga picor,
  • que la piel no esté inflamada,
  • que no haya infecciones y
  • que no salgan nuevas lesiones.

Lo mejor es que cada niño tenga escrito por su pediatra o dermatólogo un plan para cuidar la piel en todo momento: para cuando esté bien la piel y para cuando tenga un brote..

Lo que hay que evitar:

- el contacto con sustancias que puedan dar picor en contacto directo con la piel como: el nylon, el poliéster, la lana virgen, los plásticos y las gomas;

- llevar mucha ropa;

- y el tabaco.

Los padres han de transmitir cariño y tranquilidad. No se les debe de regañar por rascarse. Se puede empeorar el brote si el niño tiene estrés. Los padres han de aceptar cómo es el control de la enfermedad. La clave para un buen control es un buen cuidado de la piel y hacer el tratamiento de forma adecuada.

Para mantener la piel hidratada se deben usar emolientes después del baño. No se deben usar si hay un brote, con lesiones como excoriaciones o heridas. Hay que saber que los emolientes tienen aceites, parafinas, vaselina, glicerina, lanolina, ceramidas, siliconas, urea y otros componentes. En el mercado hay una gran gama de productos con mucha variabilidad en tamaño y precio. Se ponen al menos 2 veces al día.

Cuando hay un brote se deben usar las cremas de corticoides. Los hay de diferente potencia y se indicarán según la intensidad del brote y su localización. Otros medicamentos para el brote son los llamados inmunomoduladores (pimecrolimus y tacrolimus). Se usan sobre todo en la cara.

Lo mejor es iniciar el tratamiento de forma precoz, antes de que el brote sea mayor y difícil de controlar. Siempre hay que seguir los consejos de su médico. Y es mejor ponerlos hasta unos días después de quitarse las lesiones. Después se sigue con los emolientes.

Hay una forma de tratamiento intermitente con corticoides, llamado tratamiento “proactivo”, que se usa para evitar muchas recaídas.

No hay que tenerle miedo a las cremas con corticoides. Toda la información que tengas sobre la enfermedad es buena para que tu hijo tenga menos brotes. Es bueno que tu médico te dé todas las instrucciones por escrito.

Los medicamentos actuales en el tratamiento de la dermatitis atópica bien aplicados en la piel son seguros y eficaces. Las alternativas de tratamientos “naturales” no se aconsejan.

Más información...

Fecha de publicación: 17-10-2011
Última fecha de actualización: 01-09-2017
Autor/es: