Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Sueles leer las etiquetas (datos nutricionales) de los alimentos al hacer la compra?

Siempre
50% (8 votos)
Solo en ocasiones
25% (4 votos)
Nunca
25% (4 votos)
Total de votos: 16

Artículo relacionado: http://bit.ly/2ks2rQd

Área de usuario

Leucemia en los niños: una enfermedad tratable y de buen pronóstico

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 15-08-2015

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de las células defensivas de la sangre (leucocitos o glóbulos blancos). En la sangre también se encuentran los glóbulos rojos (que llevan oxígeno) y las plaquetas (para la coagulación de la sangre). Todos ellos se forman en un tejido llamado médula ósea, que está dentro de los huesos. Contiene las células madre hematopoyéticas. De éstas nacen las células de la sangre.

Hay varios tipos de leucocitos: linfocitos (T y B), granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y monocitos) y basófilos. Cada uno tiene distintas misiones en el sistema inmunitario.

La leucemia tiene lugar cuando la médula ósea produce leucocitos inmaduros en cantidades excesivas. Estos no cumplen su trabajo defensivo. Y además invaden el espacio de las células sanas de la médula ósea, de la sangre y de otros tejidos (sistema nervioso, piel, testículo).

¿Qué tipos de leucemia existen?

Según qué tipo de leucocito es el que se hace maligno, distinguimos 2 tipos.

  • La leucemia linfoblástica (del linfocito inmaduro) es la más habitual en los niños. Se da en un 80% de los casos.
  • Otro tipo es la leucemia mieloblástica (del granulocito inmaduro).

Según su forma de aparición, pueden ser agudas (de presentación rápida) o crónicas (de desarrollo más lento). En los niños el 95% de las leucemias son agudas. En adelante nos centraremos en la leucemia linfoblástica aguda (LLA).

¿Es muy frecuente la LLA en los niños?

La leucemia es el tipo de cáncer más frecuente en la infancia. Supone el 30% del total. La LLA es el tipo más habitual (75-80% del total). En España, se diagnostican cada año unos 4 nuevos casos de LLA por cada 100.000 niños menores de 14 años. Puede aparecer a cualquier edad. Pero es más frecuente entre los niños de 2 a 5 años. Hay más casos en los varones.

¿Cuál es la causa de la LLA infantil?

No se sabe la causa exacta en cada caso. Los estudios actuales sugieren la unión de diversos factores como las alteraciones en los genes de los linfocitos y los factores medioambientales: radiaciones ionizantes, sustancias químicas (benceno, tabaco) y virus.

¿Qué síntomas tienen los niños con LLA?

Los síntomas de LLA no sólo se dan en esta enfermedad. Pero si aparecen varios y no hay otra enfermedad que los justifique, el pediatra pensará en la LLA. Suelen comenzar de forma rápida (días o semanas). Los linfoblastos ocupan el sitio de las células sanas y causan:

  • Cansancio y palidez. Se debe a  la falta de hematíes o anemia. Falta de apetito.
  • Fiebre e infecciones repetidas o graves. Se debe a que hay menos leucocitos sanos.
  • Hematomas numerosos y/o sangrado (por falta de plaquetas).
  • Adenopatías o ganglios engrosados y numerosos. Aumento del tamaño del hígado y del bazo (por ser órganos del sistema inmunitario). El abdomen puede estar abombado y doloroso.
  • Dolor de huesos o articulaciones. La médula ósea con linfoblastos ocupa más espacio en el hueso y produce dolor. Puede haber problemas de movilidad (cojera).
  • Dolor de cabeza, vómitos, somnolencia exagerada (si llegan linfoblastos al sistema nervioso central y al líquido cefalorraquídeo que lo protege).
  • Aumento de tamaño de los testículos. Se debe a la presencia de linfoblastos en éste.
  • Dificultad para respirar (si los hay en el tórax o mediastino).

¿Cómo se confirma la sospecha de LLA?

Cuando el pediatra tiene la sospecha, pide una analítica de sangre. En ésta pueden verse alteraciones de las células o de otros componentes sanguíneos.

Después se estudiará la médula ósea. Para ello, el pediatra especialista en Hemato-Oncología hará una punción en el hueso (generalmente en el hueso de la cadera) para extraer la muestra. Esta muestra se estudiará con varias técnicas. Con ellas se confirmarán el diagnóstico de LLA y su tipo.

También se harán otras pruebas para valorar la situación general del niño. Entre ellas, una punción lumbar: se analiza el líquido cefalorraquídeo que junto con las meninges, rodean el sistema nervioso.

¿Tienen todas las LLA las mismas posibilidades de curación?

Con los tratamientos actuales el pronóstico de la LLA infantil es bueno: se curan hasta el 80% de los casos. Según algunos factores (edad, tipo y número de leucocitos, afectación del sistema nervioso, alteraciones genéticas) y la respuesta al tratamiento, distinguimos 4 grupos pronósticos (bajo riesgo, riesgo intermedio, alto y muy alto riesgo). Cada uno tiene diferentes posibilidades de curación.

¿Cómo se trata la LLA?

Su tratamiento principal es la quimioterapia. Su composición y duración será diferente según el grupo pronóstico. Es más intensa y larga en las de alto riesgo. Se busca eliminar todos los linfoblastos del organismo. Es lo que se llama lograr la remisión completa. Se divide en fases: inducción, consolidación, reinducciones y mantenimiento. Se puede administrar por vía venosa, por la boca (pastillas) o por punción lumbar. Para hacer las técnicas dolorosas, se les seda y se les da analgesia. Se trata de intentar que los niños no sufran de forma innecesaria.

Además, se utilizan tratamientos de soporte, para evitar o disminuir los efectos negativos de la quimioterapia.

En algunos casos puede ser necesario el trasplante de progenitores hematopoyéticos. Este trasplante puede ser de un hermano o de un donante compatible que no sea familiar. Se extrae de médula ósea, sangre de cordón umbilical o sangre periférica. El Registro Español de Donantes de Médula Ósea de la Fundación Josep Carreras (REDMO) agrupa a los donantes españoles y nos conecta con los registros de donantes internacionales.

Tras finalizar el tratamiento, el niño tendrá revisiones periódicas de control y para prevenir o tratar las posibles complicaciones de la enfermedad o del tratamiento.

Enlaces interesantes

Guía de detección temprana del cáncer en niños y adolescentes. La Guía está disponible a través de una web específica y puede descargarse en formato pdf.

Signos de alerta del cáncer infantil. Puedes descargarte el Póster (en pdf): Cáncer infantil. Signos de alerta

Federación Española de Padres de Niños con Cáncer. 18 asociaciones de padres dan apoyo psicológico y económico a Niños con Cáncer y sus familias.

Asociación Española contra el Cáncer: Cáncer en los niños y jóvenes. Información, cuentos, juegos y actividades para niños y jóvenes que les ayudan a sentirse mejor y entender lo que les está sucediendo. También los padres y profesionales disponen de información y estrategias prácticas.

Fundación Josep Carreras Contra la LeucemiaEnlaces de interés sobre cáncer infantil

- Consejos de salud del Hospital Sant Joan de DeuTratamiento del cáncer del desarrollo

- Guía informativa para Familias del Hospital Son EspasesGuía de Información Oncopediátrica

Fecha de publicación: 15-08-2015
Autor/es: