Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Papá
14% (5 votos)
Mamá
3% (1 voto)
Ambos
9% (3 votos)
Ninguno
74% (26 votos)
Total de votos: 35

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

¿Qué son las infecciones por enterovirus?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 29-05-2017

¿Qué son los enterovirus?

Los enterovirus (EV) son un grupo numeroso de virus, entre los que se encuentran los Coxsackievirus, Echovirus, Enterovirus 68-71 y Poliovirus. Se sabe que hay más de 100 serotipos o tipos específicos.

Al hablar de enterovirus, nos referimos a todos los tipos de virus de este género excepto el Poliovirus, ya que la polio está erradicada en España y en la mayoría de los países del mundo gracias a los programas de vacunación.

Las infecciones por enterovirus son frecuentes a cualquier edad, en todo el mundo.

Son infecciones típicas de la primavera, principios del verano y otoño. Con frecuencia aparecen brotes y se dan en cualquier país.

Los bebés y los niños menores de 15 años tienen mayor riesgo que los adultos de contraer la infección y enfermar por EV. Eso se debe a que no han estado expuestos a estos tipos de virus antes. Y no han desarrollado inmunidad (protección) para combatir la enfermedad.

¿Cómo se contagian?

Son muy contagiosos. Se transmiten de persona a persona a través de la saliva y secreciones respiratorias, las heces, manos y líquido de las ampollas. O por objetos que el niño manipule.

¿Son infecciones graves?

En general no. Producen una amplia variedad de enfermedades. La mayoría de las veces son cuadros leves.

En raras ocasiones, algunos tipos de EV (D68, A71) pueden dar lugar a complicaciones graves. Cuando sucede, suelen ser niños menores de 5 o 6 años.

¿Qué síntomas presentan?

En más del 90% de los casos la infección pasa desapercibida o produce un proceso febril leve e inespecífico. Los síntomas duran unos 7 días. Diferentes tipos de EV pueden causar un mismo cuadro y un tipo de EV puede dar distintas manifestaciones. Los síntomas pueden ser:

- Enfermedad febril inespecífica (la mayoría): fiebre alta con síntomas de resfriado común. Pueden tener síntomas digestivos (vómitos, diarrea y/o dolor abdominal).

- Herpangina: fiebre y faringitis con pequeñas ampollas y llagas.

- Sarpullidos inespecíficos: variable en la forma de las manchas en la piel y en la extensión.  Suele coincidir con la fiebre o en su descenso. Algunos EV producen un tipo específico de exantema como son:

  • Exantema de Boston: fiebre y manchas rosadas que afectan al tronco, brazos y piernas. Y pueden afectar también a palmas y plantas.
  • Enfermedad boca-mano-pie: pequeñas vesículas en las manos, pies y alrededor de la boca.

- Pleurodinia: dolor brusco en la parte inferior del pecho, seguido de fiebre.

- Conjuntivitis hemorrágica aguda: muy contagiosa.

- Problemas respiratorios (crisis de asma, neumonía): más habitual en los niños con asma previa.

Raras veces las infecciones por EV se pueden complicar con:

- Afectación del corazón: miopericarditis.

- Problemas neurológicos: meningitis, encefalitis, parálisis (Leer documento Los enterovirus: ¿pueden causar problemas neurológicos?)

- Puede afectar al feto si lo contrae una mujer embarazada. Y en el recién nacido puede causar una infección grave.

Estos problemas son poco frecuentes. Y a pesar de la alarma inicial cuando se presentan, en general la evolución es favorable.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se hace a través de los síntomas.

Sólo en los raros casos de complicaciones se hacen pruebas en el hospital.

¿Se puede volver a pasar?

Sí, porque hay muchos tipos distintos de EV. Y la inmunidad o defensas que produce una infección sólo protege frente a ese tipo, pero no frente a los demás.

¿Cuál es el tratamiento?

Al ser una infección por virus, no existe un tratamiento específico. Se tratan los síntomas: antitérmicos (paracetamol, ibuprofeno) para aliviar la fiebre, el dolor o el malestar; se aplica calor local para el dolor de la pleurodinia. Y lavados con suero salino para la congestión nasal y la conjuntivitis.

Los antibióticos no son útiles en la infección por EV.

Si se asocia asma, se trata con la medicación habitual de este proceso.

Si el pediatra detecta alguna complicación, aconsejará acudir al hospital.

¿Cuándo debo consultar con el pediatra o ir a urgencias?

Como en cualquier proceso febril, cuando el niño tenga síntomas que llaman la atención: está muy decaído, adormilado o irritable, tiene temblores, marcha inestable, debilidad al andar o no tiene fuerza, dificultad al respirar o tragar.

¿Cómo se puede prevenir?

Con las medidas de higiene básicas para evitar las infecciones:

  • Higiene de manos: Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante 15-20 segundos. Y sobre todo después de ir al baño o cambiar el pañal de un bebé y antes de las comidas (ver documento Hay que lavarse las manos). Si no se dispone de agua y jabón, las manos se pueden desinfectar con una solución hidroalcohólica.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin haberlas lavado antes.
  • Evitar el contacto cercano (como dar besos, abrazar) o compartir el vaso, botella de agua o los cubiertos de las personas que estén enfermas.
  • Taparse la boca y la nariz al toser o estornudar con el codo o un pañuelo de papel de un solo uso (y tirarlo). Nunca con las manos.
  • Cuando el niño tenga fiebre o esté enfermo no debe acudir al colegio o a la guardería.

No existe vacuna para prevenir la infección por Enterovirus (EV)

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 29-05-2017
Autor/es: