Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Los enterovirus: ¿pueden causar problemas neurológicos?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 20-06-2017

Los enterovirus (EV) son una familia de virus que afectan con frecuencia a los niños en los meses de primavera, verano y otoño.

Suelen producir enfermedades leves (Leer: ¿Qué son las infecciones por enterovirus?): respiratorias (resfriado, tos, faringitis), digestivas (aftas, vómitos), cutáneas (erupciones, enfermedad boca mano pie).

En algunos niños pueden causar enfermedades y complicaciones más severas. Estos cuadros suelen aparecer en brotes, en los meses de mayor incidencia de infecciones por EV.

¿Cuáles son las enfermedades neurológicas que pueden causar?

Los EV pueden causar cuadros neurológicos, en general con buen pronóstico:

- La más frecuente es la meningitis vírica. Es la inflamación de la capa que recubre el cerebro y la médula espinal. Los EV son la causa más frecuente de las meningitis víricas.

- La encefalitis. Es la inflamación (irritación e hinchazón) del cerebro. Suele tener un curso benigno, de corta duración. Cuando esta irritación es mayor en la zona del cerebro que controla el habla, la capacidad para tragar y la respiración se habla de 'romboencefalits'.

- De forma excepcional los EV pueden producir un cuadro similar al ocasionado por el virus de la poliomielitis (parálisis flácida).

¿Cómo puedo saber si mi hijo presenta alguna de estas enfermedades?

Muy pocos niños infectados por un EV van a tener una enfermedad neurológica.

Los síntomas iniciales son como los de otras infecciones víricas (fiebre, mal estar general, mocos, tos, dolor muscular, cefalea). No permiten saber que niños van a desarrollar estas enfermedades.

¿Cuándo debo preocuparme?

La aparición de algunos síntomas de alarma ayudan a valorar cuándo hay que solicitar atención urgente. Los más importantes son:

- Vómitos, cefalea, rigidez de cuello (dificultad para flexionar la cabeza hacia delante), fotofobia (les molesta la luz). En niños pequeños lo más característico es la fiebre y la irritabilidad.

- Somnolencia, temblores o sacudidas, cambios de carácter, marcha inestable. Indican mayor gravedad.

- Una debilidad marcada de las piernas, dificultad para caminar, tragar o respirar, son mucho más raras. Pero son más graves.

¿Qué pronóstico tienen estas infecciones?

La meningitis por EV tiene una evolución benigna.

Las formas graves son muy raras. Ocurren en niños muy pequeños (sobre todo en menores de 1 mes) y en personas con defensas bajas.

Pocos pacientes necesitan cuidados especiales. En general el curso clínico es leve-moderado. Los niños se recuperan pronto y sin secuelas.

La parálisis flácida puede evolucionar hacia una dificultad respiratoria grave o una parálisis de piernas y brazos. De forma excepcional ocasionará una parálisis permanente.

¿Qué son los enterovirus A71 y D68? ¿Causan enfermedades más graves?

Son dos tipos de EV entre los más de 100 que pueden infectar a los niños. Sólo se investiga el tipo de EV cuando hay casos graves. En ningún caso es necesario para hacer el diagnóstico de la enfermedad.

El EV A71 se relaciona con la enfermedad boca-mano-pie, en general leve y sin complicaciones. A veces es más agresivo y provoca síntomas neurológicos más o menos graves (encefalitis o romboencefalitis).

El EV 068 causa, sobre todo, infecciones respiratorias de mayor o menor severidad. También pude producir enfermedades neurológicas (romboencefalitis y parálisis flácida).

Aunque se aíslan con frecuencia en los casos graves, la mayoría no tiene una evolución complicada.

¿Tienen tratamiento?

No tienen un tratamiento específico. La mayoría de los cuadros solo requieren tratamiento para el dolor y la fiebre. Los casos más graves pueden necesitar cuidados médicos especiales (en hospital).

¿Puedo evitar que mi hijo desarrolle cuadros neurológicos por enterovirus?

No hay una vacuna que proteja frente a los EV distintos a los de la polio (Leer Vacuna de la polio). Las únicas medidas eficaces son prevenir y detectar lo antes posible la infección.

- Recuerde que la clínica del niño es más importante que los estudios de laboratorio.

- Vigile los signos y síntomas de alerta.

- Observe si el estado general del niño empeora.

- Para evitar el contagio se recomienda:

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 20-06-2017
Autor/es: