Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Enfermedades transmitidas por garrapatas: ¿Qué es la enfermedad de Lyme?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 23-05-2017

Las garrapatas son insectos que se alimentan de sangre. Cuando lo hacen, pueden transmitir a través de su picadura enfermedades infecciosas. Entre ellas destaca la enfermedad de Lyme (EL).

La EL es una infección producida por la bacteria Borrelia burgdorferi. Se transmite a través de la picadura de una garrapata llamada Ixodes ricinus. Se encuentra distribuida por toda la Península Ibérica. Se han encontrado Ixodes en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, en la zona este (Cataluña), en la zona centro (Madrid) y en el sur (Andalucía). En zonas del norte de España como La Rioja, Navarra o la sierra del Sueve en Asturias, la EL es especialmente frecuente.

Las picaduras por esta garrapata suelen ser más frecuentes en los meses de verano.

¿Es frecuente esta infección tras la picadura de una garrapata?

No, no lo es. De hecho la mayor parte de las veces que una garrapata pica no transmite infecciones. Sobre todo hay que vigilar los casos en los que las garrapatas han estado ancladas en la piel más de 48-72 horas. Aun así hemos de intentar prevenir sus picaduras (Leer: ¿Pueden prevenirse las enfermedades transmitidas por garrapatas?).

¿Cómo se manifiesta esta infección?

Los síntomas dependen de la fase en que esté la enfermedad.

Es especialmente importante vigilar entre los días 1 y 15 tras la picadura de la garrapata si aparece alrededor de la misma de una mancha rosada, que se va a expandiendo a lo largo de los siguientes días a la vez que se aclara por su zona central. Se llama eritema migratorio y es una lesión típica de la EL. Puede llegar a ser muy grande (de hasta 70 cm) y tener distintas tonos, como una escarapela (ver figura 1).

Si aparece se debe consultar con el médico para poner tratamiento antibiótico con el que curar esta infección. Es tan característico de la EL que no hace falta hacer más pruebas.

En estos primeros días, pueden aparecer también otros síntomas que recuerdan a una gripe.

Si no se trata la enfermedad en esta primera fase, el eritema migratorio desaparece. Con el paso del tiempo (meses o incluso  años) pueden aparecer otros síntomas que ya no son tan típicos. El diagnóstico es más difícil, sobre todo porque no se suele recordar la picadura de garrapata ni se la relaciona con los síntomas actuales. Harán falta pruebas analíticas para llegar al diagnóstico.

Se pueden dar, entre otros síntomas, parálisis facial, artritis (inflamación) de rodilla o afectación del sistema nervioso simulando una demencia.

¿Qué se puede hacer para evitar que esto suceda?

Lo primero es tomar medidas para evitar las picaduras de garrapata.

Tras una salida al campo, siempre hay que revisar la piel y el cuero cabelludo. En el caso de ver alguna garrapata hay que retirarla lo antes posible pidiendo ayuda médica si no se sabe cómo hacerlo.

Los siguientes 15 días tras la picadura, debe vigilarse la zona. Si sale una mancha rosada tal como hemos dicho, se debe ir al médico. La toma de un antibiótico adecuado en esta fase inicial, curará la infección e impedirá que puedan aparecer otros síntomas en el futuro.

Fecha de publicación: 23-05-2017
Autor/es: