Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Cubrir o tapar una hernia de ombligo hace que se cierre antes?

Artículo relacionado: http://bit.ly/30mPyqN

Área de usuario

Portadores crónicos de hepatitis B: ¿Un problema actual?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 14-05-2015

¿Qué es la hepatitis?

Es una inflamación del hígado. Tiene muchas causas. Entre ellas está el virus de la hepatitis B.

¿Quien es un portador crónico de hepatitis B?

Una persona que ha sido infectada por este virus, sin haber podido eliminarlo y sigue con la infección al menos 6 meses. En ellos, el virus se multiplica en muy pequeña cantidad sin que se reconozca como extraño. Pero puede lesionar las células del hígado. También puede contagiar a otras personas. Esto ocurre a lo largo de décadas, por lo que cuando ya hay síntomas el hígado ya ha sufrido daños.

¿Cómo se puede entrar en contacto con el virus de la hepatitis B?

- Tras un pinchazo accidental con una aguja utilizada por una persona infectada.

- Tras contacto con sangre de una persona infectada.

- Compartiendo materiales para el consumo de drogas con una persona infectada.

- Compartiendo materiales para tatuajes o para perforaciones.

- Compartiendo navajas o maquinillas de afeitar, cepillo de dientes o cortauñas de persona infectada.

- A través de las relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

- Los recién nacidos de madres que son portadoras crónicas de hepatitis B durante el embarazo y el parto.

Hay que desmitificar que:

- Una persona no se infectará por besar, abrazar, dar la mano, beber del mismo vaso, comer del mismo plato o a través de la tos o los mocos de personas infectadas.

- Una madre portadora crónica de hepatitis B podrá dar el pecho a su hijo.

¿Qué controles se deben hacer?

  • En los bancos de sangre a toda la sangre donada. Así se evita el contagio a través de las transfusiones.
  • A todas las embarazadas para tomar medidas que eviten la trasmisión a sus recién nacidos.
  • En la población de zonas de alto riesgo de hepatitis B, con más de un 10% de infectados, zonas con alto riesgo de infección en la infancia y tasas elevadas de infección crónica. Estas son África Subsahariana, Asia Oriental, Cuenca del Amazonas, Sur de Europa Central y Oriental.

¿Qué síntomas se pueden presentar en una hepatitis B?

Muchos de los pacientes, sobre todo si son niños, no tienen síntomas en la infección aguda. Cuando los presentan son bastante inespecíficos y aparecen unos meses después del comienzo de la infección.

Cansancio, malestar general, falta de apetito, tinte amarillento en la piel, heces muy claras o blanquecinas y orinas mas oscuras.

La edad influye en la cronificación

Cuanto más joven es el paciente que se infecta, más riesgo hay de que se haga crónica. La mayor parte son asintomáticos hasta que el hígado esta muy dañado. En niños menores de 1 año, un 80-90% se hacen crónicos. Entre 1-5 años un 30-50%. En adultos menos de un 5%.

Entre un 15-25% de los adultos con una infección crónica desde niños pueden llegar a una cirrosis o un cáncer hepático relacionado con la hepatitis B.

¿Es difícil el diagnóstico?

Se deben hacer varias pruebas, mediante análisis de sangre, que no se realizan de forma rutinaria pero sí ante la sospecha de una infección.

Medidas generales

- Son necesarios controles médicos.

- Se le deben recomendar una vida sana. Medidas protectoras hepáticas, buena alimentación y dietas equilibradas. Evitar la ingesta de alcohol, tabaco y drogas ilegales. Cuidado con las sustancias hepatotóxicas.

- Deben mantener relaciones sexuales seguras con protección para evitar contagiar a su pareja.

- Deben saber que hoy en día hay nuevos tratamientos que pueden mejorar la salud.

Medidas preventivas: Vacunación universal

En España la vacunación frente a hepatitis B está incluida en el calendario de todas las Comunidades Autónomas. También en la mayoría de países americanos. Se siguen distintas pautas, pero todas igual de efectivas.

Las vacunas que se usan son inactivadas. No tienen microorganismos vivos. Por ello, no pueden causar la enfermedad.

Situaciones Especiales

A. Recién nacido de madre portadora

En las primeras 12 horas del nacimiento el recién nacido debe recibir la primera dosis de vacuna y una dosis de inmunoglobulina especifica antiHBs (defensa pasiva mientras se produce la respuesta de la vacuna). La segunda dosis de vacuna se pondrá al mes o a los 2 meses. Y la tercera a los 6 meses. Así habrá muchas menos posibilidades de que el recién nacido contraiga la infección.

B. Recién nacido de madre no controlada

Se le pone la primera dosis de la vacuna en las primeras 12 horas y se estudia la madre de forma urgente por si hace falta administrar la inmunoglobulina al recién nacido.

C. Prevenir la hepatitis A a través de la vacunación

Estas personas tienen más riesgo de presentar una hepatitis fulminante por hepatitis A. Por ello, deben vacunarse también frente al virus de la hepatitis A.

D. Otras situaciones especiales en relación con la hepatitis B

- Niños adoptados o inmigrantes de zonas con media y alta endemicidad. Se hará serología y seguimiento. Se debe corregir su situación vacunal según el calendario vacunal que traigan.

- Convivientes con persona con infección crónica.

- Inmunodeprimidos

- Pacientes en hemodiálisis

- Exposición accidental al Virus de la Hepatitis B 

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 14-05-2015
Autor/es: