Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Leishmaniasis: Aquellas moscas que infectaban perros y humanos

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 7-04-2017

¿Qué es la leishmaniasis y cómo se transmite?

La leishmaniasis es una enfermedad producida por un parásito. Se transmite a humanos por la picadura de un mosquito. La transmisión materna durante el embarazo también es posible.

El parásito puede vivir en varios animales. Entre otros en los perros, liebres y conejos. El mosquito se infecta al picar a estos animales. Una vez infectado contagia a las personas al picarlas.

¿Qué síntomas produce?

Hay tres tipos de enfermedad: visceral (la forma más grave), cutánea (la más común) y mucocutánea.

  1. Leishmaniasis visceral (también se llama kala azar): si no se trata es mortal en más del 95% de los casos. Los síntomas principales son fiebre, pérdida de peso y aumento del tamaño del hígado y el bazo. También es frecuente la anemia y la disminución de las células de las defensas. Este tipo de enfermedad ocurre meses después de la picadura del mosquito.
  2. Leishmaniasis cutánea (la más frecuente): se trata de lesiones en la piel que suelen dejar cicatrices permanentes. Ocurre semanas o meses después de la picadura.
  3. Leishmaniasis mucocutánea: produce lesiones graves en la nariz, la boca y la garganta.

Algunas personas no llegan a desarrollar la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la leishmaniasis es clínico. Se comprueba con estudios microbiológicos en biopsia de piel (leishmaniasis cutánea o mucocutánea) o en la médula ósea (leishmaniasis visceral).

¿Cómo se trata?

Es una enfermedad tratable, que puede curarse. Las leishmaniasis cutáneas pueden llegar a curar incluso sin tratamiento. Sin embargo, las leishmaniasis viscerales requieren tratamiento inmediato en el hospital. 

¿Dónde hay leishmania y cómo de frecuente es? ¿Hay casos en España?

Esta enfermedad está presente en el área de los trópicos, Asia, África así como en el Mediterráneo. Se dan cerca de un millón de casos al año de leishmaniasis cutánea y en torno a 300,000 casos al año de leishmaniasis visceral. También hay casos en España.

¿Cómo puedo prevenir o evitar esta enfermedad?

No existe vacuna. Tampoco ningún medicamento que pueda evitar la enfermedad. Por ello, la mejor forma de prevención es evitar la picadura del mosquito tanto fuera como dentro de casa.

Algunas medidas a tomar son:

  • El mayor riesgo de picadura se da en la temporada de calor, desde mayo hasta octubre. Sobre todo en las primeras horas de la noche y al amanecer.
  • Aplicar repelentes en las zonas de piel expuestas. En niños menores de 6 meses, no usar repelentes. Proteger con una tela. En niños menores de 2 años, la protección ha de hacerse con ropa que cubra brazos y piernas. En la piel que queda al descubierto, los adultos aplicaran el repelente y lo extenderán. Cuando no sea necesario el repelente, se debe lavar la piel con agua y jabón. No aplicar repelente  sobre heridas, rasguños o piel irritada. Evitar que contacte con boca y ojos.
  • No hacer actividades al aire libre durante el amanecer y el atardecer.
  • Usar aire acondicionado.
  • Dormir bajo una mosquitera.
  • En cuanto a los perros hay que hacer las revisiones con su veterinario, emplear collares antiparasitarios y pipetas. Evitar que el perro duerma en el exterior y aplicar en las casetas de los perros insecticidas.

¿Que repelentes puedo usar en niños?

  • Icaridína.
  • IR3535, (etil-butil-acetilaminopropionato).
  • Citriodiol.

Para niños mayores de dos años y adultos, además se puede utilizar: DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida). Siempre hay que seguir cuidadosamente las indicaciones de su uso y consultar cualquier duda. 

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 7-04-2017
Autor/es: