Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

¡Cómo le duele el testículo! ¿Salgo corriendo?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 21-11-2018

El dolor testicular es un motivo de consulta común en niños. Se puede deber a muchas causas. La mayor parte cursan de forma leve, pero algunos pueden ser graves. Es en éstos en los que hay que tratar de forma precoz, por lo que es clave saber cuáles son los signos de alarma.

¿De qué estamos hablando?

El escroto contiene los testículos (también llamados testes) y otras estructuras. Todos ellos pueden causar síntomas (ver figura 1). En la parte superior del teste está el epidídimo, que se sigue del conducto deferente. Este conducto lleva los espermatozoides desde el teste hasta la uretra (hasta su orificio exterior del pene).       

¿Por qué se produce?

1) La causa más común es la torsión de hidátide. La hidátide de Morgagni es una estructura que está en la parte superior del teste. Su torsión da lugar a un dolor leve, de forma gradual en dicha zona. A veces se puede palpar un engrosamiento en la zona y ver un “punto azul” a través de la piel (es la hidátide inflamada).

2) La orquitis y la epididimitis son las inflamaciones del testículo y del epidídimo. Al igual que la torsión de hidátide, da lugar a un dolor leve, gradual y, a veces, enrojecimiento del teste. En niños de menor edad se suelen deber a infecciones por virus, pero en adolescentes con actividad sexual pueden ser por infecciones bacterianas y necesitar un antibiótico.

3) La torsión testicular es menos común, pero más grave. Se debe a  la rotación del teste sobre sí mismo, lo cual hace que cese el flujo de sangre al estrangular los vasos sanguíneos. Da lugar a un dolor muy fuerte, brusco, que puede ir acompañado de malestar general, dolor abdominal y vómitos. Se puede ver un teste de color rojo, más grande, y ascendido. Se trata de una emergencia médica. Hay que poner tratamiento de forma precoz, porque si se retrasa puede hacer que se pierda el teste. 

4) La hernia inguinal se debe a la persistencia de un conducto entre el abdomen y la ingle, a través del cual puede salir el contenido abdominal hacia el escroto. No suele doler aunque se vea un escroto más grande. Se puede volver a meter el contenido hacia el abdomen (reducir) con las manos, si se tiene experiencia. Aun así, en caso de que haya dolor intenso, y no se pueda reducir la hernia hay que ir a urgencias para descartar una complicación (“hernia incarcerada”).

5) Los traumatismos son una causa habitual de dolor testicular. Suelen ser leves, sin signos de inflamación del testículo y el dolor se quita espontáneamente.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico suele ser clínico. Pero a veces se usan pruebas de imagen (sobre todo la ecografía). La edad, el tipo de dolor y si hay o no signos inflamatorios en el teste nos darán los datos en la mayor parte de los casos para saber la causa. Si hay dudas está indicado hacer una exploración del teste en quirófano para excluir una torsión testicular.

¿Cuál es el tratamiento?

Depende de la causa. La torsión de hidátide, la orquitis y la epididimitis van a mejor con antiinflamatorios y reposo unos días. La torsión testicular y la hernia incarcerada, en cambio, requieren valoración y cirugía de forma urgente.

En resumen

El dolor testicular es frecuente en niños, casi siempre por causas banales. Como ya hemos dicho, lo más importante en estos casos es descartar una torsión del testículo. Si el niño tiene un dolor fuerte de inicio súbito con inflamación del testículo, es recomendable consultar en urgencias en las primeras horas de dolor. Si pasan las 6 primeras horas la posibilidad de recuperación del testículo es mucho menor.

Fecha de publicación: 21-11-2018
Autor/es: