Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Flujo vaginal

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 13-02-2013

En las niñas, la vulva y la vagina son muy sensibles a la irritación, inflamación e infección. Así, los problemas vulvares y vaginales suelen ser frecuentes. Sus causas varían según la edad.

En condiciones normales las niñas tienen un flujo que mantendrá la vagina húmeda y lubricada. Es claro, blanco y sin olor.

La niña recién nacida, en las primeras semanas de vida y bajo el efecto de las hormonas maternas, produce un flujo más espeso. También sucede al inicio de la pubertad, justo antes de las primeras reglas (menarquia).

Otras situaciones pueden hacer aumentar el flujo vaginal, como el stress o la ovulación.

¿Qué síntomas tiene la vaginitis?

La vaginitis o vulvovaginitis, es una inflamación de la vagina y la vulva que puede ser debida a infección o irritación. Los síntomas pueden ser dolor, escozor, quemazón, molestias al orinar y secreción de flujo que podrá ser amarillo o blanco, claro o espeso y tener o no olor.

Las causas y los síntomas van a variar según la edad de la niña, antes o después de la pubertad.

A. Vaginitis antes de la pubertad

¿Qué situaciones causan vaginitis?

Antes de la pubertad, suele deberse a irritantes físicos o químicos: contacto con las manos sucias, superficies contaminadas, jabones, champú, la presencia de oxiuros (lombrices) o, en ocasiones, por la introducción de cuerpos extraños.

Una causa muy importante en la niña pequeña es la mala higiene, especialmente al limpiarse después de defecar. Se limpian de detrás hacia delante arrastrando las bacterias de la zona del ano hacia la vulva.

A veces también, en niñas que tienen un resfriado o catarro bacteriano se ha encontrado la misma bacteria como causa de la vaginitis.

En ocasiones, una dermatitis o escocedura en la zona del pañal por hongos puede producir una vulvovaginitis por ese germen.

¿Cómo se diagnostican y tratan estas vaginitis?

En la mayoría de casos no se necesitan estudios microbiológicos si la clínica es leve. Se recomienda un cultivo de la secreción vaginal si existe flujo purulento, sintomatología importante o cuadros de repetición.

Como tratamiento se aconsejan: normas de higiene corporal, baños de asiento y alguna crema antibacteriana. A veces precisa tratamiento específico: eliminación de cuerpos extraños, de una infección por Candida (hongos) u oxiuros. Y si el cultivo resulta positivo a otro germen, podría darse antibiótico.

¿Qué se puede hacer como prevención?

  • Evitar mallas, leotardos o medias apretadas
  • Evitar pijamas que no permitan una buena transpiración
  • Cambio frecuente de ropa interior
  • Revisar y corregir la correcta higiene anal de la niña
  • Baño diario en agua tibia sin jabón irritante, y uso de cremas protectoras con óxido de zinc
  • En caso de mucha irritación aplicar emolientes para proteger la piel y mucosa de la zona.

B. Vaginitis después de la pubertad

¿Qué situaciones causan vaginitis?

En las niñas mayores las causas son diferentes. Factores como la toma de antibióticos o el uso de contraceptivos pueden favorecerlas. En adolescentes mayores y sexualmente activas las causas son idénticas a las de una mujer adulta.

¿Cómo se diagnostican y tratan estas vaginitis?

Los síntomas en esta edad serán: inflamación vulvar, flujo, molestias urinarias y, en ocasiones, picor.  Aunque pueden variar según el germen:

  1. Las vaginitis por hongos del género Cándida son frecuentes y dan un flujo blanco espeso y mucho picor
  2. Las tricomonas (un parásito) suelen transmitirse por contacto sexual y, ocasionalmente por baños o ropa contaminada; producen picor y un flujo maloliente de color verdoso
  3. Otras bacterias presentes en la vagina pueden también provocar vaginitis.

La exploración física y la toma muestras y cultivo del flujo nos conducirán al diagnóstico.

El tratamiento dependerá del germen causal. Acompañado de medidas como lavados vaginales dos veces al día, secado cuidadoso para evitar la humedad, cambio de ropa interior e higiene perianal esmerada.

¿Qué se puede hacer como prevención?

Además de las normas recomendadas en niñas prepuberales, se añaden:

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 13-02-2013
Última fecha de actualización: 07-11-2016
Autor/es: