Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Autismo, signos de alarma antes de cumplir los 2 años

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 20-09-2015

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una alteración en el desarrollo del niño. Estas alteraciones se ven desde que el niño es muy pequeño. Se dan dificultades en la comunicación, el lenguaje, la capacidad de relacionarse con otras personas y la variedad de intereses o juegos. Este trastorno se manifiesta de muy diversas maneras, desde casos muy leves a otros más graves. 

Fue descrito por 1ª vez en el siglo XX, en plena 2ª guerra mundial por un psiquiatra norteamericano: Leo Karnener en 1943 y un pediatra austriaco: Hans Asperger en 1944.

No se sabe cuantos niños hay con TEA en el mundo. Se cree que en la Unión Europea hay un millón de personas. Muchos de ellos no están diagnosticados.

¿Cuál es el desarrollo típico social y comunicativo de los niños sanos?

Cada niño es diferente. El desarrollo social y del lenguaje no es el mismo para cada niño. Esta escala nos ayuda a saber cómo es el desarrollo normal de un niño sano:

- A los 9 meses: Entra en juegos con los adultos de dar y tomar objetos. Muestra objetos a los adultos. Dice adiós con la mano.

- A los 10 meses: Señala para pedir lo que quiere.

- A los 12 meses: Aparecen las primeras palabras con significado (p. ej.: papá, mamá, agua). Inicia juegos cada vez con mayor frecuencia. Cambia de rol en los juegos de turnos.

- A los 18 meses: Empieza a jugar con otros niños. Pero sigue jugando en solitario casi siempre. Muestra objetos, los ofrece, los toma, etc.. Utiliza más palabras (en torno a las 20).

- A los 24 meses: Tiene episodios breves de juegos con otros niños. Inicia juegos con otros niños relacionados con actividad motora (p. ej.: perseguirse). Hace combinaciones de dos palabras (p. ej.: papá pan, mamá agua etc). Sabe cuándo se le pide objetos de uso común.

¿Cuáles son los síntomas de los TEA?

Este trastorno no tiene un síntoma universal y específico.

Las primeras dificultades pueden notarse cuando va a cumplir un año en el área social y comunicativa.

- Son niños poco interesados por estímulos sociales: prefieren jugar solos, son poco expresivos, no suelen sonreír ni mostrar afecto. Responden poco y no suelen dirigirse a otras personas.

- Son niños muy meticulosos que tienen unos hábitos “estrictos”. Suelen tener una rutina y cuando se les saca de la rutina pueden enfadarse o tener rabietas.

A partir del año y medio se ven dificultades en el juego, sobre todo en el juego simbólico. Por ejemplo: Se le da al niño una taza y una cuchara y no se lleva la taza a la boca o no mueve la cuchara dentro de ésta.

- Su lenguaje está retrasado. Puede ser repetitivo, a esto se le llama ecolalia. Tienen un tono de voz diferente.

- No miran cuando se comunican.

- A veces sus movimientos son repetidos y estereotipados.

- Se comunican para pedir cosas y no tanto para compartir.

- Usan muy pocos gestos.

¿Hay rasgos físicos asociados?

Los niños con TEA son iguales al resto de los niños. A veces tienen una cabeza un poco más grande.

El autismo es tres veces más frecuente en niños que en niñas. Ocurre en todas las razas, países y clases sociales.

Los niños con TEA se distinguen en su comportamiento. No en su aspecto físico.

¿Cuándo debo consultar con el pediatra?

Después de cumplir un año nos tenemos que fijar en varias cosas del niño. Si vemos estos detalles debemos consultar con el pediatra. A estas alertas se les llama “Red Flags” o “Banderas Rojas

a) No se comportan como un niño de un año.

  • Tienen muy pocos gestos.
  • Falta de conexión con la mirada, raras veces miran a la cara.
  • Falta de expresiones alegres, cálidas.
  • No tienen interés en entregar o mostrar cosas.
  • No responden a su nombre.
  • Falta de coordinación en la comunicación no verbal. Son poco expresivos.

b) Se ven los comportamientos atípicos.

  • Suelen jugar con los objetos repitiendo continuamente el mismo movimiento.
  • También hacen movimientos repetidos con partes de su cuerpo.
  • El tono de su voz es atípico.

Conclusión

Es importante que los padres y educadores estén alertas y digan al pediatra que “algo no va bien”. Es bueno fijarse antes de que cumpla 2 años.

El pediatra en sus controles también hace ciertas preguntas para ver si todo va normal. Cuando se sospecha que un niño tiene algún tipo de riesgo se deriva a “Atención Temprana”. Allí se hará todo lo que el niño necesite.

Todos los niños con TEA pueden aprender.

Por todo esto, es necesario conocer las señales de alerta e indicadores tempranos en los Trastornos del Espectro Autista.

Fecha de publicación: 20-09-2015
Autor/es: