Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Cual es el motivo principal para visitar esta web?

Área de usuario

Mi hijo tiene asma y toma corticoides inhalados, ¿qué problemas puede tener?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 24-04-2013

Los corticoides son un grupo de medicamentos que se usan desde hace más de 50 años para tratar el asma, sobre todo por su acción antiinflamatoria. Son fármacos potentes que pueden controlar de forma eficaz el asma.

Los corticoides son “fármacos controladores” o “preventivos”: previenen las crisis de asma. Se usan de forma continuada para disminuir la inflamación bronquial.

Los corticoides inhalados son el tratamiento preventivo del asma más eficaz a cualquier edad.

¿Cómo se usan?

Se pueden usar por vía inhalada, oral o inyectada.

Hoy en día, la vía inhalada es la vía de elección para el tratamiento controlador del asma, porque así actúa directamente en el órgano diana: el árbol respiratorio. Esto hace que la dosis necesaria sea mucho menor. Además, el fármaco no se absorbe y no pasa a sangre, por lo que hay menos efectos indeseables.

El color de los inhaladores de corticoides siempre es marrón o salmón.

En las crisis de asma grave se dan por vía oral o con una inyección.

Cuando el asma está peor, hace falta usar dosis más altas que no pueden ser dadas por inhalación. Entonces se usa la vía oral. En estos casos de ciclos cortos, los inconvenientes de los corticoides son mínimos, siendo las ventajas muy superiores a los inconvenientes.

En raras ocasiones, cuando la crisis es más grave hacen falta los corticoides en inyecciones.

¿Qué problemas pueden tener?

La preocupación de las familias por el uso continuado de esta medicación está justificada. Si se toman mucho tiempo por boca o en inyecciones pueden dar lugar a efectos secundarios importantes.

Cuando se administran por inhalación y a dosis bajas (que suele ser lo habitual en el tratamiento del asma) se absorben muy poco, con lo que se evita los mínimos efectos sobre el crecimiento. Sólo suelen causar irritación de garganta, y rara vez hongos en la boca. Estos efectos son poco frecuentes si se enjuagan la boca y hacen gárgaras tras su aplicación.

No hay que temer a los corticoides inhalados, sino al mal uso de los mismos, siendo los beneficios muy superiores al mínimo riesgo potencial sobre el crecimiento.

Fecha de publicación: 24-04-2013
Autor/es: