Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

Medidor de flujo espiratorio máximo (peak flow meter)

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 25-08-2013

¿Qué es el medidor de flujo espiratorio máximo?

El medidor de flujo espiratorio máximo (FEM) es un pequeño aparato portátil y barato. Mide lo bien que están funcionando los pulmones de un niño.

Igual que alguien con hipertensión puede medir en casa su tensión arterial o con diabetes su nivel de azúcar en sangre, el niño con asma puede usar el FEM para saber cómo se está su vía aérea.

¿Es difícil utilizar el medidor de flujo espiratorio máximo?

La utilización del FEM es sencilla. Será tu pediatra o enfermera pediátrica la que te dirá como debes hacerlo. Se mide tras una inspiración completa seguida de una espiración forzada. Se debe soplar en la boquilla del medidor con la mayor fuerza y a la mayor velocidad a la que uno sea capaz.

La técnica es la siguiente:

  • No se necesitan pinzas nasales
  • Mejor posición de pie
  • Poner el indicador a 0
  • Coger correctamente el medidor, sin interferir con los dedos el indicador
  • Inspirar profundamente
  • Colocar la boquilla entre los labios, sellándolos a su alrededor
  • No toser ni obstruir con la lengua el orificio del medidor
  • Soplar lo más fuerte y rápido posible (no más de 1 o 2 segundos)
  • Registrar el dato obtenido
  • Repetir la prueba 2 veces más y anotar el valor más alto de los tres

¿Para qué sirve utilizar el medidor de flujo espiratorio máximo?

El FEM se puede usar para varias finalidades. Será tu pediatra o enfermera pediátrica la que te dirá cómo y cuándo debes utilizarlo.

Sus principales utilidades son:

  1. Ayudar en el diagnóstico de asma.
  2. Evaluar la gravedad del asma.
  3. Verificar la respuesta al tratamiento en una crisis de asma.
  4. Controlar el progreso del asma crónico y obtener información para hacer un ajuste en el tratamiento.
  5. Detectar el empeoramiento en la función pulmonar. De ese modo se puede evitar un empeoramiento del asma mediante una intervención precoz.
  6. Diagnosticar asma inducido por ejercicio.

El uso regular del FEM ayuda a las personas con asma a tener una idea más clara de cómo están funcionando sus pulmones en cada momento. También permite ver cuáles son los factores “desencadenantes” que hacen que la función pulmonar este peor.

¿Cómo debo interpretar los resultados del medidor de flujo espiratorio máximo?

Si ya sabes que tienes asma, el FEM te servirá para ver si estás más o menos controlado y si te tienes que poner broncodilatadores.

En la consulta del pediatra o enfermera sabrás cual es la mejor marca de flujo espiratorio máximo, es decir cual es tu 100%. Y te organizarán un “plan de acción” para saber que tienes que hacer si esta cifra baja.

Hay un sistema de semáforo que sirve de guía para ayudar a controlar el asma:

  • Zona verde o zona de seguridad: dice que el FEM es del 80% o más de tu mejor valor personal, es decir tus vías respiratorias están abiertas y libre de obstrucciones.
  • Zona amarilla o zona de precaución: indica que el FEM está entre el 50% y el 80% de tu valor óptimo. Esto significa que tus bronquios se están cerrando y seguramente has empezado a sentir algún síntoma (tos, opresión en el pecho, dificultad para respirar…). Debes seguir las instrucciones de tu plan de acción que te indicarán que tienes que tomar broncodilatadores.
  • Zona roja o zona de peligro: indica que el FEM es inferior al 50% de tu valor óptimo. Tu plan de acción te indicará que tienes que iniciar la toma de medicación broncodilatadora de forma inmediata.

Si pese al empleo de inhaladores para el tratamiento de la crisis de asma la medición del FEM no sale de la zona roja debes acudir inmediatamente a Urgencias.

Fecha de publicación: 25-08-2013
Autor/es: