Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Cojera en la infancia

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 15-11-2011

Conceptos generales

La cojera es una alteración en los miembros inferiores que impide el andar de forma regular. En un niño pequeño puede manifestarse como una negativa a andar o a ponerse de pie. La cojera en un niño nunca es normal (Figura 1).

Causas más frecuentes

Sinovitis transitoria de cadera

Es una inflamación de la membrana que recubre el interior de la cadera. Es la causa de cojera más común en niños de menos de 10 años de edad.

Suele ir precedida de una infección respiratoria aguda de vías altas. Causa dolor que aparece al mover la cadera activa o pasivamente y que se manifiesta como cojera.

El niño puede andar, pero con la pierna semiflexionada, para atenuar el dolor. Está sin fiebre y con buen estado general. Remite espontáneamente en unos 7 a 10 días. Mejora con el reposo, la aplicación de calor local y los antiinflamatorios (ibuprofeno). Los niños con varios episodios, al igual que los que no mejoran en el tiempo señalado, deben ser estudiados. Esto se debe a que en un pequeño porcentaje de casos puede ser el inicio de una enfermedad de Perthes.

Enfermedad de Perthes

Es una destrucción progresiva del hueso del muslo a nivel de la cadera (cabeza del fémur). Suele darse en niños, sobre todo, varones entre 4 y 7 años de edad. Su causa sigue siendo desconocida.

Suelen ser niños que inicialmente tienen molestias leves y poco claras a nivel de la ingle o parte interna del muslo. Progresivamente va apareciendo la cojera. La radiografía muestra las alteraciones, que pueden tardar en verse, en la cabeza del fémur. Aunque más del 50% de los casos se curan solos con el paso del tiempo, en otros van a hacer falta largos tratamientos ortopédicos y/o quirúrgicos.

Fig.1 Enf. de Perthes de inicio. Reducción del tamaño del núcleo de osificación del fémur de la cadera derecha

Epifisiolisis

Es una alteración en la posición de la cabeza del fémur, hueso que forma parte del muslo y conforma la cadera. Suele pasar sobre todo en adolescentes varones obesos, a veces tras un golpe previo.

Se quejan de dolor de la cadera, del glúteo o de la rodilla. Tienen cojera y una típica posición del pie hacia fuera para mitigar el dolor. El diagnóstico se confirma por radiografía. El tratamiento es urgente y quirúrgico.

Artritis infecciosa

Es la infección de una articulación. Es una enfermedad grave, con fiebre alta, mal estado general y mucho dolor ante pequeños movimientos de la articulación afectada. Si son articulaciones “visibles” (rodilla, tobillo, pie) suele estar roja e hinchada. Si afecta a la cadera, el muslo suele estar fijo, con la pierna girada hacia fuera casi sin poder moverla. Para diagnosticarla suele hacer falta un análisis de sangre, radiografías y habitualmente sacar líquido de dentro de la articulación para analizarlo. En estos niños hace falta una valoración en un hospital, pues si se confirma el diagnóstico van a necesitar tratamiento antibiótico por vena.

Enfermedad de Sever

Al inicio de la pubertad, durante la fase de crecimiento acelerado o estirón puberal, es una causa común de dolor en el talón infantil. Puede cursar con impotencia funcional ocasional. Se produce por «uso excesivo» y microtraumatismos sobre la inserción del tendón de Aquiles, entre los 8-10 años en las niñas y 10-12 años en los niños. Se debe a una diferencia de crecimiento entre la placa de crecimiento del talón del pie y los tendones. Estos se vuelven menos flexibles, lo que puede provocar que su hijo al hacer actividades de pie y al sufrir tensión sobre la parte posterior del talón, donde se inserta el tendón de Aquiles, pueda causar una lesión en esa zona. Es más común que la sintomatología surja después del ejercicio intenso y consiste en dolor y cojera.

Debe dejar o disminuir la actividad, poner hielo sobre el talón. No andar descalzo. Consultar al médico sobre si tiene que usar taloneras. Los ejercicios de estiramiento de la corva, los músculos de la pantorrilla y los tendones de la parte posterior de la pierna pueden ayudar a resolver el problema.

En general, los ejercicios de estiramiento pueden prevenir la enfermedad durante el estirón puberal.

RECOMENDACIONES

  • Pida información del niño sobre dónde tiene el dolor, irradiación, ritmo diurno-nocturno, si le llega a despertar por la noche, si es muy fuerte...

  • También tienen interés desde el punto de vista médico las enfermedades familiares de tipo reumático.

  • Revise todo el cuerpo para buscar señales de golpes o heridas, de rozaduras (como del calzado), tocarle y observarle puntos dolorosos, ver su estado general, si sigue con su actividad normal...

SIGNOS DE ALARMA

  • Fiebre alta.

  • Dolor intenso al más mínimo movimiento de cualquier articulación.

  • Hinchazón, enrojecimiento o aumento de la temperatura de la piel en cualquier articulación o hueso.

  • Dolores articulares que tienen tendencia a cronificarse.

  • Manchas en la piel.

  • Disminución de la fuerza muscular en otras zonas.

  • Dolor de huesos de larga evolución.

RECUERDE QUE ...

  • Una causa común de cojera en niños de menos de 10 años es la sinovitis transitoria de cadera. Se da en niños con buen estado general, sin fiebre, pero con cojera al andar. Cuando están en reposo suelen tener poco dolor.

  • Es frecuente que hayan tenido hace poco un cuadro catarral o diarreico. Desaparece espontáneamente en una semana, sin necesidad de ningún tratamiento.

  • Vaya con urgencia a su pediatra si junto con cojera su hijo tiene fiebre, hinchazón de alguna articulación, o ésta está roja o caliente.

  • Tras un accidente deportivo o caída, vaya a su pediatra si el dolor local no calma en unos minutos, o si se hincha progresivamente una articulación.

Fecha de publicación: 15-11-2011
Autor/es: