Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Encopresis: mi hijo mancha su ropa interior….

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 4-03-2015

¿Qué es la encopresis?

La encopresis o incontinencia fecal es el escape continuo y repetido de heces en un niño mayor de cuatro años en lugares no apropiados para ello. Esto hace que con frecuencia manche la ropa interior. Y puede llegar a causar falta de autoestima y problemas psicológicos. Se cree que su frecuencia es cerca del 4%.

¿Cuáles son las causas, cómo se produce?

La causa mas frecuente es el estreñimiento de larga duración. Se llama entonces incontinencia fecal retentiva. La causa es una retención de heces al final del intestino con dilatación y disminución de la sensación de ganas de defecar. Se dilata el músculo que controla la defecación (esfínter anal externo) y al final se escapan de forma involuntaria las heces.

Rara vez se produce en ausencia de estreñimiento. Se llama entonces incontinencia fecal no retentiva. Su causa no está clara. Parece ser que podría estar asociada a trastornos psicológicos y de conducta. Aún es mas raro que se deba a problemas de debilidad de las paredes del intestino.

¿Cómo se diagnostica?

Es muy fácil. Sólo con que el niño mayor de 4 años manche la ropa interior en lugares no apropiados, asociado o no a otros síntomas, es suficiente para el diagnóstico.

¿Cuándo debo consultar?

Se debe de consultar siempre si el niño tiene mas de cuatro años de edad, hace deposiciones en lugares que no están destinados para ello o ensucia la ropa interior de heces de forma continua. La mayor parte de las veces hay antecedentes de heces duras de larga evolución con sangre y dolor abdominal.

¿Cómo se trata?

El tratamiento debe ser supervisado en todo momento por un pediatra.

- En primer lugar, como tienen una gran retención de heces, se debe vaciar el intestino con medicinas por vía oral (laxantes). Puede que algunas veces se tengan que recurrir a medicamentos por vía rectal (enemas). Después de vaciar el intestino, se debe tomar laxantes durante un tiempo variable hasta que defeque con regularidad y sin manchar la ropa interior.

- Debe ir acompañado de una dieta equilibrada que debe de incluir la toma de forma regular de fruta, verdura y agua.

- A la vez, se deben tomar medidas de educación intestinal. Esto es, sentarse diez minutos en la taza del inodoro después de las comidas.

- Y puede completarse con medidas de refuerzo positivo, es decir, una recompensa si el niño hace bien el acto de defecación.

¿Qué pronóstico tiene?

Con el tratamiento adecuado, suele ser bueno. La mayoría están curados entre los seis meses a dos años. Aunque está la posibilidad de recaer. En los casos en los que no se resuelvan o si el niño tiene problemas de trastorno de la conducta, lo mas probable es que el pediatra aconseje la opinión del psicólogo para evaluar realizar otros tratamientos.

¿Se puede prevenir?

Algunos consejos y actuaciones pueden ayudar a prevenir esta situación.

1. Evitar realizar el control de la defecación en niños de menos de dos años.

2. Armarse de paciencia si el niño no controla la defecación. No tener conductas punitivas o castigos.

3. Recomendar al niño la toma de una dieta equilibrada con fruta, verduras y líquidos de forma diaria.

4. Favorece la educación intestinal. Recomendar que todos los días se siente 10 minutos en la taza del inodoro tras la comida del medio día.

5. Hacer ejercicio diario.

¿Dónde puedo encontrar más información?

Fecha de publicación: 4-03-2015
Autor/es: