Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Las leches sin lactosa para lactantes, ¿por qué y cuándo se deben usar?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 18-12-2015

¿Qué es la lactosa? ¿Y la lactasa?

La lactosa es el azúcar principal de la leche de los mamíferos. No se halla en otros alimentos.

La lactasa es una enzima intestinal que divide la lactosa en dos azúcares más simples (glucosa y galactosa). Estos se absorben y pasan a la sangre.

¿Qué funciones tiene la lactosa?

Es básica en la alimentación infantil:

- Aporta glucosa (energía) y galactosa (formación del cerebro).

- Ayuda a formar una flora intestinal más sana.

- Ayuda a la absorción de minerales (calcio y otros).

¿Qué es la intolerancia a la lactosa (IL)?

Es no poder digerir bien la lactosa por haber poca o ninguna lactasa.

Si la lactosa no es bien digerida llega a tramos intestinales más bajos. Allí, las bacterias del intestino la fermentan y se produce glucosa, ácidos y gases. Esta es la causa en gran parte de los síntomas. La IL puede presentarse tanto con lactancia materna como con otras leches (de mamíferos), pues todas ellas tienen lactosa.

¿Hay diferentes tipos de intolerancia a la lactosa?

Sí. Hay tres grupos:

IL Congénita (muy rara). Nunca se produce lactasa. Síntomas graves desde la primera vez que se toma leche. El bebé no puede tomar ni siquiera la leche de su madre.

IL Primaria tardía (muy común desde los 3 años, muy rara en el lactante). La actividad de la lactasa es alta en la lactancia, pero baja de forma natural a partir del destete. Y si es insuficiente, tiempo después podrá dar síntomas si se toma suficiente lactosa.

IL Secundaria (frecuente). Ocurre tras cualquier daño de la pared del intestino donde está la lactasa. Suele ser transitoria, hasta que se resuelve la lesión. Depende de la enfermedad que causa dicho daño (diarreas, celiaquía, intolerancia-alergia a otros alimentos, parásitos, enfermedades inflamatorias…). Suele darse en niños pequeños, en los que estas lesiones son más comunes. En ellos se podrán usar las leches de las que se habla en este tema.

¿Qué síntomas tiene?

Depende de la edad, la cantidad de lactosa que se tome y el grado de lesión de cada uno.

Se relacionan en el tiempo con la toma de lactosa. En general se notan entre unas decenas de minutos y unas pocas horas. Son solo digestivos. Para nuestro caso, en lactantes suelen ser: diarrea acuosa, vómitos, rojez alrededor del ano, malestar y distensión abdominal y ruidos en la tripa. Otros más típicos de alergia, sobre todo respiratorios y cutáneos, no se presentan en la intolerancia a la lactosa.

¿Cómo se diagnostica la IL secundaria?

Se sospecha cuando aparecen o persisten síntomas digestivos en relación a las tomas de leche con lactosa, en un niño con algunas de las causas citadas que pueden producir daño en el intestino.

El diagnóstico se puede confirmar, si se cree necesario por el médico, con pruebas como:

- test de acidez o de cuerpos reductores en las heces,

- test de sobrecarga oral de lactosa y del aliento (o test de hidrógeno espirado).

¿Cuál es su tratamiento?

Una dieta sin lactosa o baja en lactosa. Se debe seguir hasta que se resuelva el problema de base.

Lo más simple es retirar la leche y sus derivados. Pero esto es difícil de hacer en lactantes. En ellos la leche suele ser una parte básica de su alimentación. Para esto hay leches (fórmulas) específicas sin lactosa para lactantes. Salvo el cambio de la lactosa por otros azúcares, el resto de su composición y su forma de preparación son iguales al resto de leches adaptadas para lactantes de las que proceden. No se deben confundir con otras fórmulas especiales, como las hidrolizadas. Algunas de estas tampoco tendrán lactosa, pero se usan para otros fines.

En este tramo de edad no se deben usar las leches de vaca sin lactosa o bajas en lactosa, líquidas, de venta en supermercados. No están hechas para las necesidades del lactante.

Como la intolerancia a la lactosa suele ser parcial e individual, puede que el niño tolere cierta cantidad de lácteos. Sobre todo los que por su fabricación han hecho que la lactosa se haya hidrolizado: yogur, queso, leche fermentada…

El uso de suplementos de lactasa en gotas, que se añaden a las leches con lactosa habituales en el lactante, es otra opción, aunque menos habitual.

Es más difícil retirar la lactosa oculta en otros alimentos (embutidos, fiambres, purés, sopas, cremas, pasteles, bollos, galletas…) y medicamentos. En estos se usa mucho por sus propiedades y bajo precio. Pese a ello, la cantidad de lactosa suele ser baja. Y no da síntomas en la mayor parte de casos.

¿Tiene importancia la retirada de la lactosa de la dieta?

La lactosa y la leche en general son muy importantes en la dieta. Su retirada y/o el uso de leches sin lactosa deben hacerse solo por orden del médico. Una dieta sin lactosa priva al niño de los beneficios nutricionales de su ingesta, pero no produce otras consecuencias nocivas.

Intolerancia a la lactosa y alergia-intolerancia a las proteínas de la leche de vaca (APLV)

Son dos trastornos diferentes. Pero a menudo se confunden. La APLV la causa una respuesta exagerada de las defensas del paciente a las proteínas de la leche; y afecta sobre todo a menores de tres años. (Lee: Alergia e intolerancia a las proteínas de leche de vaca

Fecha de publicación: 18-12-2015
Autor/es: