Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Ciberacoso escolar: cómo prevenirlo y cómo actuar

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 25-02-2016

¿Cómo puedo prevenir que haya casos de ciberbullying en mi clase?

La mejor prevención para los riesgos asociados a las nuevas tecnologías, como el ciberbulling, es educar a los alumnos en el uso adecuado y responsable de las TICs, educar en valores y transmitir la importancia de cuidar su identidad digital.

Las TICs deben formar parte de los currículos de los alumnos como una materia transversal. Para ello los profesores deben estar formados en el uso de las TICs y en los principales riesgos y oportunidades. Prohibir o evitar su uso hacen mayor el riesgo de un mal uso de las TICs.

Los centros escolares deben velar por el menor y son responsables de los hechos de sus alumnos que repercutan en los derechos de otros menores de edad (artículo 1903 del código civil). Por ello es obligado que se actúe ante cualquier tipo de acoso o maltrato entre iguales, ya sea cara a cara o través de las TICs.

Para poder prevenir es importante que el centro disponga de:

1. Un protocolo de prevención y actuación dentro del reglamento de régimen interno. Esto permitirá que los documentos generados en el desarrollo del expediente tengan validez como pruebas y gocen de la presunción de veracidad.

2. Un “Proyecto antibullying” en el que prime:

  • Una declaración institucional antibuylling de la comunidad educativa con el rechazo frontal de todos los sectores educativos al ciberbuylling como forma de acoso.
  • Compromiso de lealtad por parte de los componentes de la comunidad educativa que busque de forma efectiva una misma línea de acción. Actuar en la misma dirección.
  • Apoyar medidas que sanen las relaciones interpersonales más allá de las medidas disciplinarias y punitivas que tienen siempre carácter subsidiario.
  • Situar a los alumnos como protagonistas. Ellos deben ser parte de la salida y no el problema.
  • Organizar a la escuela para luchar contra el abuso y el ciberbuylling.
  • Tratar el tema del ciberbuylling y los riesgos de las TICs dentro del currículum escolar.
  • Elaborar, asumir y llevar a cabo códigos saludables online. Fomentar entre los chicos y chicas buenas prácticas en las relaciones interpersonales virtuales.
  • Diseñar y desarrollar un programa intencional y planificado de educación moral en los ámbitos donde se mueve el menor (escuela, familia, grupo de iguales, medios de comunicación).
  • Fomentar la convivencia positiva en las relaciones interpersonales virtuales en el marco de un Plan de Convivencia consensuado a través de una educación en valores.

¿Cómo tengo que actuar si soy conocedor que un alumno sufre ciberbullying?

1. Investigar los hechos.

2. Hay que lograr romper la barrera del miedo. Para ello los alumnos deben entender que el que lo pasa mal necesita apoyo y no desprecio. Remarcar que el hecho de denunciar un acoso es una acción de valentía.

3. Dar un tiempo de evaluación y reflexión para poder conocer de forma real lo que ha sucedido y quien está implicado en cualquier grado. Hay que tener en cuenta al acosador, a los posibles “animadores” en el acoso y a las víctimas.

4. Si se tienen indicios de que hay acoso se debe activar el protocolo específico del centro y aconsejar a los padres que vayan al pediatra. Este debe estar informado de lo que está ocurriendo para hacer una valoración global. Puede coordinar a los profesionales necesarios y puede valorar y tratar tanto la salud mental como la física y a la vez prevenir secuelas futuras. No hay que obviar que las víctimas tienen un alto riesgo de depresión grave y suicido.

5. Comunicar los hechos a las familias y dar información de forma continua de las decisiones, las medidas a tomar y la evolución del hecho conflictivo.

6. Tomar medidas inmediatas para parar los efectos perjudiciales y minimizar los ya producidos. Quitar los comentarios y materiales utilizados para hostigar al menor, sin destruir las pruebas, para tratar de restablecer cuanto antes su honor.

7. Proponer al acosador, con apoyo del acosado, un pacto para el cese del acoso, que restituya el daño y que pida perdón al acosado. También es muy importante que toda la comunidad escolar se implique en el apoyo de la actuación y compruebe que realmente el compromiso se cumple.

8. Análisis posterior por parte de la comunidad educativa cercana al caso para poder prevenir hechos similares y sobretodo para que sirvan de ejemplo.

9. La denuncia es lo último. Sólo se recomienda si los pasos previos no han funcionado. Muchas veces no hay delito tipificado pero la víctima tendrá que declarar varias veces y tendrá que recordar una y otra vez lo ocurrido, provocando revictimización. 

Más información útil

Enlaces de interés

Fecha de publicación: 25-02-2016
Autor/es: