Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¡La leche no es buena para la bronquitis!

Artículo relacionado: https://bit.ly/2AEZT6y

Área de usuario

Técnica de Mantoux (tuberculosis)

¿Cómo se hace? 

La prueba de la tuberculina es sencilla. Se utiliza un derivado proteico purificado (PPD) de antígenos del bacilo tuberculoso.

Se llama “técnica de Mantoux”. Se inyectan 0,1 ml de PPD RT-23 (2 unidades de tuberculina) por medio de una punción en la parte superficial de la piel (intradérmica) de la cara anterior del antebrazo con una aguja fina. Se tiene que elevar la piel unos 6-10 mm de diámetro (formando una pápula).

La zona de inyección no se debe manipular (no hay que frotar ni rascar, no aplicar cremas ni sustancias irritantes, no cubrir con apósitos, ...). Se puede lavar y secar de forma suave si fuese necesario.

A las 48-72 horas, el pediatra o la enfermera deben leer la prueba. Palpan la zona de punción y miden el diámetro transversal de la induración producida. No hay que medir la zona enrojecida si la hubiese. La medición ha de hacerse en milímetros y si no se palpa nada se indicará 0 mm.

Pasos a seguir:

1. Limpiar la zona de punción sin utilizar agentes desinfectantes.

2. Realizar la punción intradérmica.

3. Administrar 0,1 ml de la solución.

4. Observar y comprobar que se crea la pápula.

5. Marcar o rodear suavemente la zona de punción para su lectura posterior.