Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Salud infantil: Infecciones y Vacunas

A los padres, les preocupa que sus hijos no estén del todo protegidos ante determinadas enfermedades como la varicela o el neumococo. Ante esta situación, hemos querido pedir consejo a los especialistas ¿Qué podemos hacer con las vacunas?

Los pediatras manifiestan su oposición al calendario vacunal único recientemente implantado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Las vacunas son productos inmunobiológicos que tienen la capacidad de desencadenar una respuesta inmune, específica y protectora contra una determinada enfermedad.

El sistema inmunológico es una compleja red de órganos y células encargadas de defendernos contra cualquier elemento extraño que entre en nuestro cuerpo, incluyendo los microorganismos de las enfermedades infecciosas.

La fiebre es la elevación de la temperatura corporal por encima de los 37 grados, que es la temperatura que se considera normal. Es una respuesta fisiológica del organismo.

Las enfermedades infecciosas son aquellas enfermedades producidas por microorganismos extremadamente pequeños y casi imperceptibles. Estas se clasifican por bacterias, virus, parásitos y hongos.

El sarpullido o exantema es un área de la piel que está inflamada. En los bebés y niños esto suele suceder sobre todo como consecuencia de alguna infección como el sarampión o la rubeola, o como efecto adverso a algún medicamento.

La varicela es la infección por el virus "Varicela Zoster", de la familia de los herpes. Es una enfermedad propia de la infancia pero los adultos también pueden padecerla.

Es una enfermedad exantemática propia de la infancia. Es producida por el virus del sarampión y suele producir en el paciente un cuatro febril, catarral y un sarpullido muy característico. La vacuna es muy eficaz pero hace falta dos dosis para que haga su efecto inmunológico.

El neumococo es una bacteria que se transmite a través de la saliva o el aire. Puede ser asintomático, pero en ocasiones también puede producir ciertas enfermedades o infecciones, como la otitis, sinusitis, neumonía y meningitis.

Páginas