Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Es verdad que la piel tiene memoria?

Artículo relacionado: http://bit.ly/2xiPXgo

Área de usuario

Detección precoz en Tartamudez

La tartamudez es un trastorno del ritmo del habla caracterizado por frecuentes repeticiones o prolongaciones de sonidos, sílabas o palabras.
Esta alteración del lenguaje es la más común en la edad pediátrica y la que más desconcierto y dudas genera en los padres. Gracias a las investigaciones en el campo de la neurociencia, a partir de 1990 sabemos por ejemplo que no podernos seguir atribuyendo causas de tipo emocional a este trastorno del lenguaje. Sin embargo la tartamudez sigue planteando interrogantes que la ciencia no ha podido responder todavía. Y son los niños con disfluencias los que más padecen las consecuencias de una sociedad que no valora las diferencias y de unos profesionales que no acaban de ser conscientes de la importancia que tiene la DETECCIÓN PRECOZ de las disfluencias infantiles. Con ella no conseguiremos evitar que un niño comience con un habla disfluente, pero sí podremos evitar que esas disfluencias se cronifiquen convirtiéndose en tartamudez.
 
Causas
Investigaciones en las áreas de la genética, neuroimagen y coordinación motora están demostrando que podemos estar ante un trastorno causado por un problema de integración de los "circuitos neurológicos". Sabemos también, que muchas de las personas que tartamudean podrán tener una predisposición genética.
 
Atención temprana
El mejor momento para la intervención siempre será cuanto antes, entre otras cosas porque resulta mucho más eficaz el tratamiento cuando aún no han aparecido "conductas secundarias" (muletillas, fuerza, evitación, circunloquios, ansiedad ...). y porque la aparición de estas conductas son la manifestación del sufrimiento por parte del niño, y debemos evitar esto a toda costa.
Tras un estudio a los papás de niños con tartamudez, podemos obtener unos datos preliminares que evidencian que los niños entre 2 a 6 años si que son conscientes de su dificultad para hablar, por lo tanto a esa edad ya pueden aparecer comportamientos secundarios de esfuerzo y evitación, con lo que es totalmente necesario derivar al niño inmediatamente a un profesional especializado en tartamudez para proporcionar estrategias y determinar cual será el mejor tratamiento.
 
Epidemiología
La tartamudez surge, sobre todo en la infancia (a partir de los 18 meses) y un 5% de los niños tiene disfluencias en algún momento, pudiendo prolongarse y agravarse durante la vida adulta.
Factores de riesgo
El conocimiento de los factores de riesgo permite realizar un diagnóstico precoz, lo que posibilita un rápido acceso al tratamiento, que promueve la remisión total o reducción de los síntomas de la tartamudez, así como minimizar su impacto en la calidad de vida de los niños que tartamudean.
1. Historia Familiar
El riesgo de ser una tartamudez crónica aumenta si el niño tiene un familiar con tartamudez.
2. Edad del niño en el inicio de la tartamudez
Los niños que comienzan a tartamudear antes de los tres años y medio, tienen mayor probabilidad de superar un cuadro de tartamudez.
3. Duración del cuadro
El 80% de niños con disfluencias remiten en aproximadamente 12 meses. Si el periodo se alarga durante más de 6 meses, es importante que sea observado por un especialista, ya que cuanto más tiempo nos esperemos,
menos posibilidad de remisión habrá.
4. Género
Las niñas tienen mayor posibilidad de remisión. En la edad adulta el ratio es de aproximadamente 4 hombres por 1 mujer. Sin embargo, en menores, el número de niños y niñas con disfluencias es muy aproximado.
5. Tipos de disfluencia y velocidad del habla
Los niños que al tartamudear presentan tics asociados, muletillas o más de 3 repeticiones de sonidos o sílabas o una velocidad de habla muy alta, poseen una mayor probabilidad de derivar en un cuadro crónico de la tartamudez.
 
Tartamudez vs Disfluencias
Consecuencias
En un mundo donde la comunicación condiciona nuestras vivencias, estas dificultades pueden manifestarse y provocar consecuencias graves por ejemplo en:
- El colegio: el niño o adolescente puede sentir vergüenza de participar en el aula, le puede condicionar a la hora de escoger su profesión, su progresión curricular ...
- A nivel profesional: la tartamudez puede condicionar al desempeño de la carrera profesional, de acceder a puestos públicos, superar entrevistas de trabajo...
- A nivel social: en muchas ocasiones la persona que tartamudea evita hablar en púlico para no ser burlado, o simplemente para no aburrir al oyente.

Fuente: Campaña Súmate a la detección precoz en Tartamudez (descárgate el pdf)
Fundación Española de la Tartamudez

 

Fecha de publicación: 27-07-2015